www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crítica de cine

Los tres Mosqueteros: vuelven sus míticas aventuras en la era del formato en 3D

domingo 02 de octubre de 2011, 17:45h
Este fin de semana ha llegado a nuestra cartelera la última versión de las aventuras protagonizadas por los míticos personajes de la popular novela histórica de Alejandro Dumas. La cinta, que apuesta por el espectáculo visual, viene a sumarse a la infinidad de adaptaciones cinematográficas realizadas a lo largo de varias décadas y se vale en esta ocasión de la “excusa” del formato en 3D para realzar la acción.


Dirigida por el cineasta británico Paul W. S. Anderson, la película sigue estando ambientada en el siglo XVII pero los guionistas Andrew Davis y Alex Litvak no han podido resistirse a introducir elementos tremendamente modernos como las naves voladoras al estilo de las deportivas escobas de Harry Potter. Con ellas los personajes “surcan” los cielos entre Francia e Inglaterra para hacerse con el valioso collar de diamantes que los malos han robado y escondido en la Torre de Londres, en un intento, otro más, del malvado Cardenal Richelieu para derrocar al joven monarca y hacerse con el codiciado poder absoluto en el país galo.

Aunque los protagonistas siguen siendo los mismos, la realidad es que no se parecen en nada y la nueva cinta sirve, por tanto, no sólo para que los espectadores armados de sus supersónicas gafas disfruten de los duelos y las batallas de espadas como si estas se blandieran en el interior de la oscura sala de cine, sino también para poner nuevos rostros a esos personajes de novela cuyos nombres nos sabemos todos de memoria. Así, el reparto incluye caras tremendamente conocidas de la actual industria cinematográfica, como es el caso del oscarizado Christoph Walz, estupendo como siempre dando vida en esta ocasión al citado malo por excelencia, Richelieu. Y es precisamente en el bando de los conspiradores donde encontramos los otros dos nombres de estrellas consagradas, ya que Walz aparece secundado por Milla Jovovich, o lo que es lo mismo por la atractiva espía doble y sin escrúpulos Milady de Winter, y por Orlando Bloom, que se mete en la piel del codicioso Duque de Buckingham. Todos ellos interpretan a esos malos que no siempre ganan, pero que saben rehacerse de los fracasos con la elegancia y el sentido del humor que caracterizan a las clásicas películas de aventuras.

Bastante menos conocidos son los rostros y los nombres de los tres Mosqueteros que siempre son cuatro. Personalidades distintas para estos héroes, todos para uno y uno para todos, al servicio de su Rey y de Francia, por supuesto también de la taquilla, interpretados por Matthew Macfadyen (Atos), a quien los seguidores de la serie de televisión “Los pilares de la Tierra” sí conocerán, Ray Stevenson (Porthos) y Luke Evans (Aramis). Y el cuarto en discordia, el recién llegado al grupo, D’Artagnan, a quien interpreta el jovencísimo actor californiano Logan Lerman que, a pesar de no haber cumplido aún los veinte años, ya tiene a sus espaldas una larga trayectoria frente a las cámaras iniciada a los 2 años de edad con campañas publicitarias hasta su debut en el cine a los 8, como uno de los hijos de Mel Gibson en el filme “El Patriota”. Su último y quizás más conocido trabajo hasta la fecha había sido el de protagonista en “Percy Jackson y el ladrón del rayo” estrenado en 2010. Como cuarto Mosquetero, Lerman demuestra que está a la altura de medirse con veteranos y que su carrera no ha hecho más que empezar.

El reparto se completa con otras estrellas en alza como Freddie Fox en el papel de ingenuo rey de Francia y la británica Juno Temple, a quien ya pudimos descubrir en “Las hermanas Bolena” o la más reciente “Diario de un escándalo”, dirigida en 2006 por Richard Eyre, y que actualmente rueda en Santiago de Chile la cinta Magic Magic a las órdenes de Sebastián Silva. Por último, destaca el simpático personaje interpretado por el famoso cómico británico de la televisión James Corden, que pone la nota más humorística con su papel de Planchet, el fiel y desgarbado criado de los espadachines más famosos de la historia.

Y aparte de naves voladoras o supercañones lanzallamas, el largometraje de Anderson es en definitiva una de aventuras de las de toda la vida, que incluye romances, traiciones palaciegas y muchas espadas. Que nadie espere nada nuevo distinto de las gafas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios