www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Pensé que Punset

sábado 08 de octubre de 2011, 20:28h
El 30 de septiembre se celebró en Madrid el Global Alumni Forum, un encuentro de antiguos alumnos del Instituto de Empresa, que encorbatados ellos y de azafatas ellas, escuchamos ponencias con gran despliegue audiovisual. Yo, como la cantante de Rubi y Los Casinos, tenía otro yo que hizo un MBA y aprendió muchísimas cosas. Me acostumbré a estar rodeada de todos los dependientes de El Corte Inglés, sección caballero, en clase. Digo que me acostumbré pero el viernes pasado me siguió impresionando la facilidad ligera con la que se combinan los gemelos y las pulseritas de tela, pelín ya desvaídas.

El primer conferenciante, tras el acto de apertura, fue Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, al que siguieron Eduardo Punset y Angel Gurría, éste último en calidad de Secretario General de la OCDE. Los mexicanos hablaban en español e inglés y Punset, como en Redes, se dobló a sí mismo.

Punset comenzó su ponencia-relato diciendo que el catalán era su lengua materna (pero nunca aprendió a escribirlo correctamente), que el castellano lo aprendió en Madrid a donde le enviaron a estudiar y que ahora se suponía que tenía que dar una conferencia en inglés. Conocedor de todo tipo de recursos para ganarse a los públicos, ya arrancó las primeras risas. Se le entendía perfectamente, al tiempo que gesticulaba, que daba vueltecitas a un papelito en donde supongo que habría apuntado alguna idea clave: la felicidad. De hecho el título de su charla era: “Dimensiones de la felicidad”. Si vas a hablar delante de alumnos de una escuela de negocios, tienes que usar una de las veinticinco palabras imprescindibles, que como la sal, se esparcen por los casos. Una de ellas es “dimensionar”. El diccionario de la Real Academia, siempre atenta a los usos del lenguaje, incluidos los buenos, la incorpora en el avance de su vigésima tercera edición.

Sus frases chispeantes fueron aplaudidas y parte del público se puso en pie al terminar la intervención. Pero ¿qué dijo realmente? Rescato dos notas de mi teléfono: la felicidad está en la sala de espera de la felicidad y la felicidad es la ausencia de miedo. Dichas en inglés, suenan menos a autoayuda y más a eslogan chispeante. Con esto no lo estoy reprobando. Creo que Punset, con su programa de horarios cambiantes, Redes, nos ha acercado a catedráticos de Neurobiología de Cambridge a los que logramos entender. En tiempos, junto con Doctor en Alaska y Días de Cine, eran la troika perfecta de la parrilla móvil de la dos. Pensabas ver “Pueblo de Dios” y te salía Antonio Gasset relatándote en tono pausado cómo había roncado en Cannes durante cinco horas.

Me estoy deslizando entre ideas, como afortunadamente le sucedía a Punset en su charla. Pensé que me hablaría de conceptos renovados, pero habló como alguno de los poetas latinos que todos conocemos. Punset está actualizando adagios latinos y le funciona. Que ya se haya dicho desde hace dos mil quinientos años no le resta valor. Aunque no está mal conocer el referente, para ahorrarnos tiempo y dinero. Una amiga fue a una sesión de coaching y la coacher le habló durante veinticinco minutos al cabo de los cuales mi amiga dijo: “pero, todo esto que Vd. me cuenta, ya lo escribió Platón”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.