www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Primarias socialistas francesas: Hollande ¿Mr. Nobody?

domingo 16 de octubre de 2011, 22:12h
Los simpatizantes del Partido Socialista francés, emulando a la izquierda italiana, han elegido de manera bastante clara a François Hollande como candidato a la Presidencia de la República. El proceso de primarias ha sido bastante ejemplar y la participación ha sido suficientemente elevada para hacer de esta primacia política un relativo éxito. Las ambigüedades políticas sin embargo existen ya que el abanico ideológico de los candidatos era amplio. Los partidarios de Hollande afirman que con su elección el PS francés hace su aggionarmiento, su propio Bad Godesberg. Es un refrán que se oye desde 1983… Ya dijimos en estas columnas el lamentable estado ideológico en el cual está el Partido Socialista y no parece ser que la cosa vaya a mejorar sustancialmente. ¿Dónde está el centro de gravedad del PS? Nadie puede decirlo y Hollande no encarna una alternativa.

¿Quién es François Hollande? Nacido en 1954, François Hollande es el producto del sistema francés de creación de las élites francesas : estudios en el Instituto de Ciencias Políticas, en la École Nationale d’Administration de donde salen los expresidentes Valéry Giscard d’Estaing (1974-1981) y Jacques Chirac (1995-2007), los exprimerministros Laurent Fabius (1984-1986), Michel Rocard (1988-1991), Edouard Balladur (1993-1995), Alain Juppé (1995-1997), Lionel Jospin (1997-2002), Dominique de Villepin (2005-2007)… No creo que se conozca un país con menos diversidad en la formación de sus gobernantes. Después, en 1979, entró al servicio de François Mitterrand, le siguió como consejero en el Eliseo. Diputado en 1988, portavoz del PS en 1995, primer secretario socialista de 1997 a 2008, fue el testigo de las grandes derrotas de 1993 y de 2002… Fue elegido diputado en circunscripciones preparadas para él. Su única función ejecutiva ha sido la presidencia de la diputación de la Corrèze (lo que equivaldría en España a haber gobernado la provincia de Teruel). En 2008, abandonó la dirección del Partido para correr su suerte… es decir presentarse a la presidencia de la República. Fue el compañero sentimental de Ségolène Royal con la cual tuvo cuatro hijos. Mantuvo una relación sentimental con Valérie Trieweiler mientras estaba con Ségolène Royal, razón de su ruptura pública en junio de 2007. Si traigo a cuentas esta anécdota es porque revela el carácter profundo del hombre y la huella de su mentor François Mitterrand. Mitterrand tuvo también una doble vida (una de la cual pagada por el erario público).

En 2007, Ségolène Royal fue la candidata del PS ; en 2012 es François Hollande. Un escritor de la talla de Balzac podría revelarnos la energía, para no decir el derroche de ambición, que habitaba esta pareja. Un sociólogo podría decirnos por qué el pueblo francés no se da cuenta del carácter surrealista de esta endogamia tan pronunciada… ¡estamos en Argentina!

Hollande es el hijo espiritual de François Mitterrand: su visión de la política es la de un campo de maniobra donde lo que más importa es no decir nada claro. Como lo decía el expresidente francés: “solo uno sale de la ambigüedad en detrimento suyo”. Su campaña para las primarias es un ejemplo de esta manera de ser: poco ha dicho, lo que ha dicho no lo ha aclarado y sobre todo ¡no se ha comprometido a nada! Hay más grave: el cinismo subyacente y primordial. Hacer política es jugar como en un ajedrez. En 2000, aconsejó a Jospin no lanzarse en una reforma de las pensiones, tema candente. En 2002, la derecha francesa atacó con eficacia Jospin sobre este tema. Nunca la izquierda intentó proponer su reforma de las pensiones dejando el monopolio a la derecha que ahora - ¿cómo no? – hace alarde de su valor. Hollande no tiene la estatura de un hombre de Estado. Es un político fino pero no es un Estadista. Es el hombre de su proyecto personal no de una visión de Francia. Es el producto de la nomenklatura francesa… esa misma que nos ha malgobernado desde hace treinta años.
Parafraseando a Churchill hablando de Attlee, un taxi vacío se ha parado delante de la sede del Partido Socialista francés. Se ha bajado de él François Hollande…
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.