www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

“Y ENCIMA SE RÍEN ESTOS CABRONES”

jueves 03 de noviembre de 2011, 14:08h
La jueza Murillo no debió nunca decir estas palabras en el estrado sin comprobar que los micrófonos estaban cerrados. Hay cargos que exigen discreción y objetividad. Dicho esto, conviene subrayar que la inmensa mayoría de los españoles están de acuerdo con ella.

“Salí al balcón y vi como mi marido se estaba quemando vivo”, explicó la viuda de Múgica ante el Tribunal, en medio de la emoción y la consternación generales. Los autores de la atrocidad, sentados en el banquillo, se regocijaron con el relato, riéndose sin tapujos. Se sentían respaldados por las concesiones a Bildueta de José Luis Rodríguez Zapatero. Actuaron con provocación, de forma desafiante e impertinente. La jueza estalló en un comentario lógico que debió cuidar que no se oyera. Pero tenía razón: “…y encima se ríen estos cabrones”. ¿Dónde está el arrepentimiento? ¿Dónde el pedir perdón a las víctimas? ¿Dónde el ejercicio del reconocimiento de los crímenes y el respeto al dolor de las víctimas y sus familiares?

Que Eta haya abandonado la actividad armada es una excelente noticia. Lo ha hecho, eso sí, sin arrepentimiento y a cambio de concesiones políticas inasumibles para un Estado democrático: la legalización de los terroristas tras la máscara de Bildu y la entrega de la gobernación de Guipúzcoa a la banda, porque en el País Vasco oprime la dictadura del miedo y las elecciones no son libres.

La anécdota de la jueza Murillo ha resultado reveladora. La opinión pública tiene ahora conciencia de que los criminales etarras ni se arrepienten ni piden perdón. Se chulean y se ríen del dolor de los familiares de sus víctimas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.