www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El arte a favor de la sanación

"Las Poderosas", el teatro contra la violencia de género

sábado 05 de noviembre de 2011, 16:30h
Un grupo de siete guatemaltecas que han sido objeto de la violencia machista, han visto en el teatro una herramienta de sanación y concienciación hacia un problema que es prácticamente una epidemia en ese país centroamericano. Vestidas de luchadoras libres e interpretando ocurrentes relatos sobre valor, coraje y optimismo, las integrantes de Las Poderosas le enseñan a su público que sí se puede dejar de ser víctima para convertirse en heroínas.
Adelma Esperanza Cienfuentes y Lebia Tellez, son dos de las siete fundadoras de la compañía teatral “Las Poderosas”, una iniciativa que comenzó a engendrarse en el vientre del Centro de Investigación, Capacitación y Apoyo de la Mujer (CICAM) en Guatemala, pero que nació oficialmente en 2008 a raíz del documental del director y dramaturgo argentino Marco Canale y la guatemalteca Patricia Orantes, “Hoy puedo ser”, en donde estas mujeres probaron por primera vez el efecto liberador y creativo del teatro, debido a que el argumento del audiovisual no sólo se enfocó en la parte testimonial, sino que se desarrolló mediante una puesta en escena que abordaba los diferentes tipos de violencia de género.

El experimento resultó ser tan revelador y sanador, que Canale y Orantes, junto a la psicóloga María del Carmen Navarro y la socióloga Silvia Trujillo, se contagiaron del ánimo de estas supervivientes del maltrato machista, para hacer de este laboratorio, una realidad concreta sobre las tablas, a fin de darle vida a una compañía integrada por heroínas vestidas como luchadoras libres, que acompañadas de sus hijos, utilizan el escenario como un medio que transforma duras experiencias personales, en moralejas y lecciones de vida, bajo un cariz positivo, lleno de coraje, en el que el miedo o el dolor no tienen lugar en la obra, lo que le ha valido un merecido homenaje en el XXVII Festival de Teatro Iberoamericano de Cádiz. De hecho a este grupo de valientes mujeres no les gusta que las llamen "víctima" y mucho menos "sobrevivientes".

El IMPARCIAL tuvo la oportunidad de entrevistar a Adelma, Lesbia y Marco, que se han presentado estos días en la Casa de América para participar en la semana cultural “Enredados”, organizada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID).

¿De dónde surge el nombre de “Las Poderosas”?

Lesbia Tellez: “El nombre salió de un sueño que surgió luego de que presentamos en Antigua el trabajo que llevamos realizando en el centro de formación, conjuntamente con el Centro Cultural de España. Al regresar de esa reunión, soñé que un día antes de la presentación estábamos con los afiches para promocionar la obra y yo digo que ‘Las Poderosas’ sería un buen nombre y el resto del grupo se entusiasmó y se preguntó por qué no vestirse de luchadoras, y en mi sueño vi un afiche con la más joven del grupo que tiene 14 años, vestida de azul con una máscara fucsia. Luego aparecíamos sobre el escenario todas juntas con los trajes de luchadora”.

¿Cómo comenzó este proyecto?

LT: “Éramos 12 mujeres del CICAM a las que nos llamaron a participar en un documental sobre la violencia de genero en Guatemala y España, porque habíamos terminado la terapia, tanto individual como colectivas y seguíamos en ese proceso de recuperación. De ese grupo quedamos 7, -ahora 6 porque una de nuestras compañeras falleció hace dos meses-, para comenzar a crear una obra que serviría de testimonio para “Hoy puedo ser”, con la ayuda de la psicóloga que nos atendía y que también se sumo al proyecto pero como actriz no como orientadora”.

“Llevar nuestras vivencias a través del teatro en el documental, nos permitió expresar lo que sentíamos, nos animó a proponer ideas, y nos enseñó que se podía salir del maltrato machista, por lo que queríamos seguir con esto y así llegamos a estrenar la primera obra de ‘Las Poderosas’ el 11 de noviembre de 2010 y ahora acá en España nos presentamos con la nueva versión. Algo que no ha sido fácil porque estuvimos investigando y volviendo a recordar las cosas que vivimos.



Marco Canale: “Tanto la obra como el documental no va tanto sobre la violencia. Cada una eligió un tema que hablara sobre algo que le pasaba en ese momento para ponerlo sobre la escena a fin de tocar diferentes problemáticas. Una por ejemplo escogió la relación con su madre, otra prefirió profundizar sobre su hijo que en ese momento estaba preso. Así que más que abordar lo vivido, es dar a conocer el proceso de recuperación. No hablar de la violencia sobre la violencia, si no de las experiencias. Por ejemplo una trabajó los diálogos que tenía con su yo interior. Otra se inspiró en las conversaciones que tenía con su perro mientras su esposo la tenía encerrada.

“Es importante destacar que la idea surgió del proceso creativo de ellas, de su protagonismo a raíz de una propuesta que hice sobre convertir un testimonio en una creación escénica. De allí nació esta idea. Ellas han liderado el camino y han decidido continuar. La misma no ha venido tanto de la terapia, si no del encuentro que estas mujeres han tenido con el teatro. La terapaia, aunque ha sido indirecta, no es el origen de ‘Las Poderosas’.


¿Qué mensaje buscan divulgar con esta obra?

Adelma Esperanza Cienfuentes: Queremos darle fortaleza a las mujeres que sufren maltrato y a decirle que sí se puede salir adelante. Que por ejemplo vean lo que yo viví, que casi me quitan la vida hasta llegar a quedarme sin mi brazo izquierdo y logré hacer justicia, y que como yo, ellas pueden. Todo depende de uno y de ser perseverante.

¿Cómo ha sido la reacción de la gente hacia lo que ustedes hacen?

LT: “Ha sido muy positiva. Hemos tenido el apoyo de la CICAM y la AECID, nos hemos presentado en Honduras en una penitenciaria de mujeres y en Nicaragua. También trabajamos en conjunto con otras organizaciones como la Red de Mujeres Ixhiles, que son una clave importante dentro este proyecto. o la de las feministas de Matagalpa, entre otras. Pero tampoco ha sido un camino fácil porque el problema de la violencia sigue, sobre todo en el interior del país. Aún tenemos que seguir librando nuestras las batallas”.

AEC: “ Los hombres de mi aldea (San José Pinula) me ven como una mala influencia para sus esposas porque yo llevé al mío a la justicia. Ellas viene escondidas a mi casa a buscar consejo y cuando tienen una pelea con sus parejas les amenaza con un ‘le voy a decir a Adelma para que te denuncie’. Mis exmarido puso a mis hijos varones en mi contra, ellos me odiaban y su familia no me creía; en cambio mi hija me ha acompañado todo el tiempo”.

¿Cuáles son los próximos planes de Las Poderosas?

LT: “El 25 de noviembre presentamos en Guatemala un trabajo con sus talleres teatrales y para el 2012 queremos comenzar a crear una nueva obra, fortalecer nuestros proyectos y continuar cooperando con las organizaciones que se dedican a ayudar a las mujeres.

MC: “El año que viene vamos a abordar el tema de la sexualidad, que va a ser bastante subversivo. Para mi ha sido una experiencia reveladora e inspiradora trabajar con estas mujeres y darme cuenta de los falsos concepto e ideas culturales con las que podemos llegar crecer y a creer. Así que nuestra misión es seguir tocando temas plurales que pongan de manifiesto las problemáticas sociales y en donde ellas sean las grandes protagonistas".

¿Qué significa para ustedes estar sobre el escenario?

AEC: “Sentirse bien contenta y dejar atrás lo que he vivido. Con el teatro comencé a sanar, porque nos sentábamos a escribir, a dibujar, hablar, a compartir y así fue como pude sacar en escena esa historia de mi vida y curar el dolor que tenía por dentro".

LT: Para mi el contacto con el teatro fue lo que cambio nuestras vidas y nos hizo más fuertes".