www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GALLARDÓN ACERTÓ

jueves 10 de noviembre de 2011, 13:14h
Jáuregui es un hombre culto, moderado y prudente. Erkoreka tiene sentido común. Por Llamazares siento especial admiración; es coherente y su honradez intelectual me parece rara avis en el mundo actual. A Macías no le conocía ni falta que me hace.
Y Gallardón. El alcalde de Madrid demostró una vez más que es un peso pesado de la política. Sosegado, incisivo, flexible, dio una lección de bien decir ante las cámaras de televisión. Alejado de la mujer de Lot, nunca mira al pasado sino al futuro. Debió perder por cuatro a uno y, sin embargo, ganó un debate en el que los representantes de los partidos políticos minoritarios disponían del mismo tiempo que PSOE y PP, cosa que no sucede ni en el Congreso de los Diputados.
Dicho todo esto se comprende la decepción popular ante sus políticos. Ninguno de los cinco que debatieron bajo la sabia moderación de María Casado dio la sensación de tener conciencia de la realidad española que se esteriliza sobre un sistema agotado. Tras casi cuatro décadas, el pueblo grita ya por la reforma constitucional. No soporta la partitocracia actual. Quiere la democratización interna de los partidos, la regeneración del sistema, la autentificación de la democracia. Los cinco dirigentes convocados por María Casado parece que no se dan cuenta de su propia realidad: pertenencen a una clase política que se ha convertido en el tercero de los diez grandes problemas que atosigan a los españoles, mientras sus partidos se encuentran instalados en la peor valoración de las instituciones españolas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.