www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ministrables: ¿Seré yo, seré yo?

domingo 04 de diciembre de 2011, 20:10h
Dada la crónica de la victoria anunciada, ya se venían barruntando posibles nombres de ministros, posibles nombres de ministerios que desaparecen, que se refunden, que se transforman (más allá del membrete. Con suerte algún ministerio recupera material de papelería anterior). Está todo pensado. Los que van a ser nombrados esbozan media sonrisa cuando se les pregunta en una tertulia televisiva, ponen los ojos un poco chispeantes y engolan la voz para decir: “yo estoy aquí para servir a mi partido, y lo que decida el presidente será lo que tenga que acatar. Ave, Imperator, morituri te salutant” “ahora bien, si el presidente de mi partido considerase a bien que puedo hacer una buena labor al frente de este o ese ministerio, pues yo, lo haré con el convencimiento de estar sirviendo a mi país y al conjunto de los españoles… y no hay enemigo pequeño, son once contra once…” y vuelve a sonreír con el equilibrio justo de seriedad y nervio.

En los periódicos se pide el voto en encuestas intrascendentes sobre quién creemos que estará al frente de cada ministerio y qué más da. Cómo nos gusta perdernos en los recovecos de la vida, y también de la política. El nombramiento sorpresivo durará veinticuatro horas, luego se normalizará y comenzará la carrera. También nos encanta perdernos en puentes y en atajos semanales y lo más normal en estas fechas es escuchar aquello de que ya en las fechas que estamos y después del puente, pues ya nos metemos en Navidad y luego ya año nuevo y total que fijamos la reunión para el quince de febrero. No podemos permitirnos esa laxitud de tiempos, en realidad nunca debimos y ahora todos se esfuerzan en planear calendarios, en hablar de días concretos y acciones próximas a días festivos. El plazo de la deuda, el vencimiento en los préstamos no entiende de puentes ni de “a las fechas que estamos”.

Entiendo el alborozo y nervios de los ministrables para la puesta de largo en sociedad, porque ahora les saldrán novias y novios y les volverán enemigos zombis, indebidamente mal rematados. Acabemos ya con el famoso chiste del “¿seré yo, seré yo?”, saldemos deudas, cobremos favores, apliquemos estrategia, generemos estómagos agradecidos, pero pónganse a trabajar ya, que Madrid es una región de más de medio millón de parados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.