www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de arte

[i]Da Vinci, el genio[/i]: el virtuosismo del artista total

miércoles 07 de diciembre de 2011, 17:56h
La creatividad y el talento artístico de Leonardo da Vinci no deja de sorprender. Lo demuestra la exposición que acoge el Canal de Isabel II, en Madrid, en la que han sido reunidas las construcciones de las máquinas que ideó el genio del Renacimiento, así como reproducciones de algunas de sus obras pictóricas más destacadas y un estudio minucioso de la Mona Lisa. El resultado es una muestra ante todo didáctica.
El ingenio del que hizo gala Leonardo da Vinci continúa siendo objeto de estudio por parte de científicos, historiadores o ingenieros. Exponer su obra resulta, pues, una opción atractiva dado el interés que despierta no sólo en especialistas, sino también en el público en general. Basta con atender a las visitas que recibe el Museo del Louvre para ver la Mona Lisa o el refectorio del convento de Santa Maria delle Grazie, en Milán, para contemplar La Última Cena.

Desde esta semana hasta el 2 de mayo, el Canal de Isabel II, en Madrid, organiza una exposición en la que ha sido reunida una selección de la construcción de las máquinas que ideó Da Vinci en sus bocetos, así como recreaciones de sus dibujos anatómicos y de sus lienzos más destacados como La Anunciación, expuesta en la Galería de los Uffizi; La dama del armiño, en el Museo Czartoryski de Cracovia ; o La Virgen de las rocas, en el Louvre. A todas ellas se une un concienzudo estudio de la Mona Lisa a través del trabajo de investigación de Pascal Cotte, inventor de la cámara multiespectral, que ha permitido realizar un escáner digital de este lienzo, con el resultado de haber averiguado detalles desconocidos como los colores originales que utilizó su autor, además de 25 secretos que dan respuesta, por ejemplo, a por qué la retratada carece de cejas y pestañas.

El despliegue que ha sido llevado a cabo en torno a la pintura más famosa de Da Vinci sorprende por el hecho de que es posible contemplar el retrato desde otros puntos de vista. Ofrece al visitante la oportunidad de percatarse de detalles del rostro en imágenes a gran escala, así como del paisaje que acompaña a la figura o de las técnicas utilizadas durante estos siglos para conservarla, con una clara intención didáctica.

Este interés instructivo se mantiene en todo el recorrido de la muestra. Ocurre también en el espacio dedicado a las obras de ingeniería del artista, quien se afanó durante gran parte de su trayectoria en dejar constancia en sus bocetos de un ingenio portentoso que no pasaron por alto siglos después ejércitos y organismos como la NASA, quienes pusieron en práctica sus inventos.

Con idea de hacer más comprensibles los proyectos de Da Vinci, esta exposición ha reunido una selección de las máquinas diseñadas por Leonardo creadas, a su vez, por artesanos italianos de acuerdo con lo que contienen los códices del artista. Sorprenden sus soluciones armamentísticas como un puente de emergencia a base de troncos, un traje de buceo que incluía una bolsa para guardar el aire y una botella para la orina, un tanque con forma de platillo volante o un submarino. También máquinas civiles como un carro autopropulsado, considerado el antepasado del automóvil moderno, o el descrito como el primer robot del mundo.

No hay que pasar por alto su interés por lograr que el hombre volara, del que sirve de ejemplo su ornitóptero vertical o su estudio de un ala batiente. Además, experimentó sobre la óptica y el comportamiento de la luz, motivo por el que ideó un cuarto de espejos, sobre el que anotó que “si una persona se quedaba en el medio, sería capaz de ver cada parte de sí misma un sinfín de veces”.

Sus manuscritos y otros documentos de la época representan otra parte fundamental de la exposición, ya que han sido reunidos cinco de sus códices, de las 6.000 páginas escritas y dibujadas por Da Vinci que se conservan, además de escritos originales en los que figuran encargos o la inscripción del artista en la Compañía de pintores florentinos, que invita a tratar de encontrar su nombre en el listado escrito en la engalanada grafía de la época.

Completan el recorrido obras pictóricas de artistas como Marco de Oggiorno, Andrea Solario, Fernando de Llanos o Fernando Yánez en un intento por dar cuenta de cuál fue la influencia de Leonardo en estos y otros pintores. Está previsto que en febrero acompañe a estos lienzos la copia de La Última Cena de Giampietrino, fechada en 1515, que servirá para completar el espacio dedicado en la muestra a esta pintura mural, que cuenta con una proyección que explica al detalle el proceso de ejecución y la disposición de los protagonistas del fresco.

A la entrada de la exposición le recibirá la recreación de una gran escultura de un caballo de grandes dimensiones cubierto por una tela y una cuerda. Se preguntará por el porqué de la ubicación de esta obra; una pregunta a la que encontrará respuesta una vez haya completado el recorrido de la muestra. Un misterio más que envuelve a la figura de un genio, por ahora, inigualable.

Información sobre la exposición:

Da Vinci, el genio.

Hasta el 2 de mayo.

Todos los días de 10:00 a 21:00 horas.

Entradas: general (exposición y cine 3D): 6 euros / Sólo exposición: 3 euros
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.