www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Argentina: a diez años del final

sábado 24 de diciembre de 2011, 16:54h
El 20 de diciembre se cumplieron diez años de la renuncia de Fernando De La Rúa como presidente de la nación, en el marco de la más grave crisis institucional vivida hasta el día de la fecha en la Argentina.
Merece ser destacado que, el doctor De La Rúa había sido elegido en las elecciones presidenciales de Octubre de 1999 con un porcentaje cercano al 49 por ciento de los votos, siendo el candidato presidencial de una coalición electoral entre el Frente por un País Solidario (FREPASO), agrupación constituida a comienzos de la década de 1990 a partir de núcleos disidentes del peronismo, y la Unión Cívica Radical (UCR), un partido de tradición centenaria.
La experiencia de Fernando De La Rúa se inició en un contexto de severas restricciones en materia económica, pero también de penuria de recursos políticos y organizacionales: a comienzos del mes de agosto de 1997 la Unión Cívica Radical (UCR) y el Frente por un País Solidario (FREPASO) conformaron una coalición electoral con el propósito de derrotar en las urnas al menemismo –en aquel entonces expresión del peronismo de la década del ´90-. El éxito acompañó en forma inmediata a dicha alianza que triunfó en las elecciones de diputados nacionales de 1997 y luego en los comicios presidenciales de 1999.

Las desavenencias internas producidas en el seno de la coalición fueron resultado de, por una parte la ausencia de reglas claras para el procesamiento de los naturales conflictos que podían surgir entre los socios electorales, como así también de un debate interno destinado a sentar las bases de una coalición de gobierno, y por otra la brecha entre un liderazgo de carácter formal como el del ex presidente Fernando De La Rúa y el real de Raúl Alfonsín en la UCR y Carlos “Chacho” Álvarez en el FREPASO. Su consecuencia fue la existencia de crisis crónicas en el gobierno aliancista: desde la renuncia del entonces vicepresidente “Chacho” Álvarez en el mes de octubre del 2000 hasta el desenlace de la renuncia de Fernando De La Rúa en diciembre del año 2001 en medio de una severa crisis social y económica, la “Alianza” vivió en un contexto de crisis de gobernabilidad recurrente.

A la debilidad organizativa de la coalición electoral –y su fracaso en la conformación de una coalición de gobierno- se suma una compleja herencia económica en materia fiscal y cambiaria: debemos destacar respecto de esto último, el compromiso del candidato Fernando De La Rúa en la preservación de la convertibilidad entonces vigente desde comienzos del año 1991, en tiempos de la presidencia de Carlos Menem.
Así también el relevo producido en el funcionariado de los organismos internacionales – a tono con el cambio de administración en los Estados Unidos y la llegada a la presidencia del republicano George W Bush en el año 2001- implico una redefinición de la estrategia de los organismos internacionales en relación a la problemática de la deuda externa, imponiéndose una perspectiva poco proclive a la proliferación de programas de rescate de países endeudados como aquellos producidos durante la década de 1990 y la tesitura de la quiebra de los estados deudores como mensaje aleccionador.

La combinación entonces de una coalición electoral frágil sustentada en acuerdos inestables, un contexto económico interno de recesión, restricción fiscal y rigidez cambiaria y un ambiente financiero poco disponible para la cooperación en un marco de severas dificultades constituyen los principales factores que desencadenaron la crisis de comienzos de siglo en la Argentina.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.