www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La caricatura de Ana Botella

Alejandra Ruiz-Hermosilla
x
ruizhermosillaelimparciales/14/14/26
martes 27 de diciembre de 2011, 12:46h
Por primera vez en la historia, una mujer gobierna la capital de España. Y esto, ¿es importante? En absoluto. Lo importante es que la nueva alcaldesa lleva 34 años de servicio público como funcionaria -Técnica de Administración Civil- tras aprobar su correspondiente oposición, que su vocación política data de 1978, año en el que comenzó a militar en Alianza Popular (AP), que ha pasado ocho años en La Moncloa, en excedencia temporal y como esposa del presidente del Gobierno José María Aznar, y que ya ha sumado otros ocho años de experiencia como concejal en el Ayuntamiento de Madrid desde que fuera elegida en 2003.

Sin embargo, nadie le va a quitar a la regidora el título de “primera alcaldesa de Madrid” como nadie le va a quitar de delante de la cara la caricatura que de ella han hecho quienes no la conocen junto a aquellos que, conociéndola bien, son adversarios políticos de Ana Botella que han antepuesto sus intereses partidistas a la defensa de la verdad.

Y la verdad es que la alcaldesa de la capital nació en Madrid hace 58 años en el seno de una familia de clase media muy numerosa (trece hermanos), que se licenció en Derecho en la Universidad Complutense y es Técnica de Administración Civil por oposición, que ha trabajado en el Ministerio del Interior, en el Gobierno Civil de La Rioja, en la asesoría jurídica del Ministerio de Obras Públicas y en la delegación provincial del Ministerio de Hacienda en Valladolid, que en 1996 dejó su trabajo al ser elegido su marido, José María Aznar, presidente del Gobierno y que desde 2003 trabaja como concejal en el Ayuntamiento de Madrid después de haber sido elegida por los ciudadanos en tres ocasiones.

También es verdad que Ana Botella tiene tres hijos, que hace gala de una ideología conservadora y de unas firmes creencias religiosas, y que ha dedicado buena parte de su tiempo a realizar labores humanitarias (atención a niños discapacitados, enfermos terminales de SIDA o personas ancianas). Quienes la conocemos -tuve oportunidad de entrevistarla hará unos cinco años- sabemos además que es inteligente, humilde y afectuosa, que tiene sentido del humor, amor por su familia y por España, capacidad de trabajo, compromiso y dedicación a sus responsabilidades.

Flaco favor le hacen a sus adversarios políticos quienes les engañen con la caricatura de Ana Botella, quienes les hagan creer que la alcaldesa es una señora de su casa que va a Misa los domingos con abrigo de visón, que no gusta de mezclar peras con manzanas y que casa a su hija en El Escorial. Les sorprenderá la alcaldesa y no por ser mujer sino por la gestión que va a desarrollar en la endeudada capital cuyo gobierno acaba de asumir.

Alejandra Ruiz-Hermosilla

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios