www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Pedro González-Trevijano: Dragones de la política

domingo 08 de enero de 2012, 17:23h
Pedro González-Trevijano: Dragones de la política. Prólogo de Mario Vargas Llosa.
Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores. Barcelona, 2011. 217 páginas. 24,95 €

Este es un libro singular. Trata de los grandes dragones de la política mundial, desde los tiempos clásicos a nuestros días. Desfilan por sus páginas toda suerte de dragohumanos: dragohombres y alguna dragofémina, como Juana de Arco; dragociviles, dragopolíticos y dragomilitares, ya fuesen dragocruzados o dragoconquistadores; dragones de dos cabezas –el cristiano dragón ibérico con las cabezas de Don Pelayo y del Cid- o dragones barbudos, como el dictador cubano Fidel Castro. El ansia de poder guió sus pasos, sirviendo causas variopintas, desde las más nobles a las más abominables; todos, sin embargo, deben siempre, como recuerda Mario Vargas Llosa en el prólogo, “su fama a las matanzas que perpetraron y padecieron, a las violencias indescriptibles que fueron dejando alrededor a su paso por la historia y el miedo y la veneración que inspiraron y que se proyectó en las obras literarias y artísticas con que fueron endiosados, ridiculizados o execrados.”

Consta el libro de veintisiete biografías -en veinte capítulos- de grandes dragohumanos, la mayoría individuales, pero también algunas que integran dos o tres personajes, como los ya citados Don Pelayo y El Cid, o Stalin, Mao y Castro, el trío de “criminales dragones rojos” a los que otros, como Pol Pot o los dirigentes de Corea del Norte, podrían ser añadidos. El orden de la colección de breves biografías es cronológico. Para la Antigüedad sobresalen Aquiles, Alejandro Magno, Aníbal, Julio César y Atila, mientras que, de la época medieval, se presta atención a Don Pelayo, Rodrigo Díaz de Vivar, Almanzor, Guillermo el Conquistador, Ricardo Corazón de León, Gengis Kan, Juana de Arco y al trío formado por Alfonso el Batallador, Alfonso VIII de Castilla y Jaime I el Conquistador, “el señero dragón hispánico de tres cabezas hermanadas, que ponía cerco al islam”. De la etapa moderna, González-Trevijano selecciona al Papa Julio II, a Gonzalo Fernández de Córdoba, más conocido como el Gran Capitán, al tercer duque de Alba Fernando Álvarez de Toledo y a Hernán Cortés. Esto es, dragopapas, nobles dragones y dragoconquistadores. Finalmente, los siglos contemporáneos empiezan con Napoleón y terminan con Fidel Castro, pasando por Simón Bolívar, Ulises S. Grant, Douglas MacArthur, Adolf Hitler –“el más perverso dragón causante del pavoroso hedor de los hornos crematorios”-, Iósif Stalin y Mao Zedong.

Dragones de la política propone un interesante, a la vez que terrible, viaje a la historia de la humanidad a través de algunos de sus “grandes” hombres y mujeres. Los dragohumanos fascinan y provocan terror, construyen y destruyen, crean y matan abundantemente. La violencia parece crecer exponencialmente. Al igual que el dragón, el dragohumano inspira, asimismo, leyendas. Pedro González-Trevijano ha escrito un libro, basado en unos grandes conocimientos históricos y artísticos, que obliga a la reflexión. Cada biografía se acompaña de un par de ilustraciones: la primera, del personaje o de los personajes tratados; la segunda, de un dragón, que el autor relaciona con los dragones humanos. La selección es cuidada e inteligente, incluyendo pinturas de Rubens, Tintoretto, Gustave Moreau o Gustavo Pérez Villalta, grabados de Doré, dibujos de Miguel Ángel o esculturas de Emilio Jiménez Moncayo. La sensibilidad y los conocimientos se unen en esta obra notable. Los dragones han vivido y viven, sin duda, entre nosotros.


Por Jordi Canal

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.