www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Melinda Nadj Abonji: Las palomas emprenden el vuelo

domingo 15 de enero de 2012, 12:56h
Melinda Nadj Abonji: Las palomas emprenden el vuelo. Traducción de Alfonso López Alloza. El Aleph. Barcelona, 2011. 268 páginas. 23,90 €
Parece que el devenir de los tiempos realmente tiene un aspecto pendular que hace que ciertas situaciones se repitan. Las palomas emprenden el vuelo, de Melinda Nadj Abonji –nacida en Becsej, Serbia, en 1968, y afincada en Suiza-, es una buena muestra, en lo que tiene que ver con la emigración. La gran diferencia, por suerte, respecto a nuestro tiempo, son los motivos. El mero hecho de emigrar a un país, normalmente con una lengua distinta, afecta sobremanera al ámbito personal, y es aquí donde las protagonistas del libro entran en escena. Ilde y su hermana Nomi son las palomas que vuelan de un país a otro que les es ajeno en lo personal, pero el sustento en lo económico y laboral.

En su país de destino sufrirán algo que teme cualquier emigrante: ser tratado como un ciudadano de segunda, a pesar de estar contribuyendo a la riqueza del país en el que se encuentra. Podría parecer un tema menor, pero no es una cuestión baladí el sentirse aceptado. El dibujo de una gélida y casi estamental sociedad suiza pone de relieve el muro invisible que muchas sociedades levantan frente al que viene de fuera. En el caso de esta familia no es ya por el mero hecho laboral, sino que hay que añadir el crudísimo enfrentamiento vivido en los Balcanes, que sirve de cruel telón de fondo al que miran desde la lejanía de su país de adopción.

Pero, sin duda, la parte más sorpresiva de esta novela la encontramos en su prosa, nada habitual, fresca, descriptiva, amena y que, debido a ese estilo, hace de lo más agradable el transitar por las vivencia de esta familia emigrante, vistas desde la siempre única y sincera perspectiva de Ilde, que crecerá y, en compañía de su hermana, podrá reinterpretar sus percepciones con el punto de vista diferente, el que dan la edad y la madurez que se acumula con el paso de los años, madurez que llega más deprisa si las circunstancias que te rodean se alejan del terreno de lo amable para adentrarse en la aridez de las malas experiencias, que a la fuerza nos hacen tener una visión adelantada de la cruel realidad que encierra la vida.

Melinda Nadj ha conseguido encontrar un estilo diferente al de la mayoría de las novelas de similares características, componiendo una narrativa moderna que merecidamente le ha valido el Premio Alemán del Libro y el de Mejor Libro suizo en 2010. Quizás su polivalente personalidad dentro de las artes ha influido de modo decisivo en su prosa, alcanzando el ritmo necesario para que un relato tan cercano como es una casi biografía, enganche desde el primer momento. En el mercado literario podemos encontrar numerosos volúmenes que analizan la sociedad en cada momento, pero desde la casi asepsia científica. Por suerte, aquí encontramos ese mismo análisis pero realizado desde la cercanía personal que nos ofrece Melinda Nadj.


Por Jorge Pato García
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios