www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La carrera hacia al Eliseo (I)

lunes 23 de enero de 2012, 22:02h
El domingo 22 de enero, Francia estaba a justo tres meses de la primera vuelta de las elecciones presidenciales que se celebrará el 22 de abril. Quince días después se decidirá en una segunda vuelta el ganador de estos comicios. La campaña ya está servida aunque el presidente saliente Nicolas Sarkozy aún no se ha declarado candidato. Pero nadie duda de su candidatura.

Más allá de las circunstancias que vamos a analizar enseguida, es necesario un apunte institucional. Las elecciones de 2012 son las terceras dentro del nuevo esquema que ha acortado a cinco años el mandato presidencial. Este cambio de la constitución propiciado en el año 2000 ha tenido como consecuencia una presidencialización del sistema que Nicolas Sarkozy ha llevado hasta el extremo. En los resultados entrará en cuenta la valoración que los ciudadanos franceses han hecho del ejercicio de la presidencia por Sarkozy, no solo en términos de políticas sino también institucional.
Ahora bien ¿cuál es el panorama a tres meses de la primera vuelta? ¿Son posibles los pronósticos?

Hoy por hoy, los sondeos apuntan a un triunfo socialista. François Hollande recibe entre un 26 y un 30% de intención de voto en la primera vuelta y un entre un 55 y un 60% en la segunda. Acaba de afianzar su candidatura con un importante discurso en un mitin multitudinario en el cual ha sabido encontrar palabras y formular propuestas que hacen de el un presidente creíble. Ha sabido presentarse como una alternativa razonable.

Sarkozy parece según algunas encuestas capaz de mantener el tipo en la primera vuelta (26%) pero se hunde en la segunda (con una horquilla de 40-45%). Todos los politólogos saben que estas cifras son exageradas y que el resultado final será mucho más apretado. Puede ser y los sondeos pueden equivocarse. Sin embargo en 2007 el resultado se dibujó claramente en las encuestas a partir de finales de enero.

Sigue la gran incognita del nivel de la extrema derecha. Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, goza de excelentes perspectivas : entre un 17% y un 22%. Muchos piensan que puede calificarse para una segunda vuelta eliminando a Nicolas Sarkozy. Eso sería un terremoto político para la derecha francesa… Aún no se ha producido.

El centrista François Bayrou parece reproducir su trayectoria ascendente de 2007 cuando pasó de un 6% de intención de voto a un 18,5% de resultado en la primera vuelta. Si tal es el caso (los sondeos le otorgan entre un 13 y un 15%), eso significa que existe un electorado centrista, razonable y europeísta que rechaza tanto a la derecha populista como a la izquierda ambigua.

A la extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon, ex senador y ex ministro socialista, lidera una especie de Izquierda Unida a la francesa. Sus indiscutibles cualidades de orador, sus análisis de la crisis cuajan en un electorado huérfano de grandes perspectivas revolucionarias y radicales. Puede complicar la vida al candidato socialista al aglutinar un voto no desdeñable (¿un 10%?) que obligaría François Hollande a radicalizar su discurso lo que podría alejar a los electores centristas.

Tal es hoy el panorama, un panorama que evolucionará y que puede cambiar si unos acontecimientos graves surgen de ahí a las elecciones. Hoy por hoy, el único pronostico casi cierto que podemos arriesgar es la derrota de Sarkozy. Sufre un rechazo fuerte de la opinión pública. La crisis ha pasado factura pero también su ejercicio de la presidencia. No-conformista, no ha sabido suscitar el apoyo masivo de la población. Provocador, no ha sido capaz de hacer que los franceses entiendan sus reformas. Al contrario, le ha gustado levantar polémicas y debates envenenados como el debate sobre la identidad nacional durante el cual mezcló la inseguridad con la extranjería. Sarkozy será derrotado: es una apuesta que hago hoy.

Pero le añado un complemento: Sarkozy seguirá al frente de la derecha francesa a pesar de su derrota (salvo en el caso de que Le Pen le adelante en la primera vuelta). Animal político inconformista, Sarkozy sabe que ha perdido las elecciones. Su proyecto es volver a liderar su partido la Unión para un Movimiento Popular… para seguir escribiendo la historia de una derecha modernizada y renovada. ¡Sarkozy no habrá acabado su tarea con la pérdida del Eliseo!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.