www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica económica

El paro juvenil dura toda la vida

jueves 26 de enero de 2012, 21:21h
Para hablar de la situación de paro en España se ha utilizado en varias ocasiones la expresión, un poco manida, de “generación perdida”. El Observatorio de la familia ha precisado un poco más este concepto.
La organización que soporta este Observatorio es The Family Watch (TFW), una organización de carácter internacional que intenta defender la institución familiar. Ha dado una rueda de prensa para presentar su informe “El desempleo juvenil en tiempo de crisis y sus consecuencias”. Esa es la novedad del informe. No ya que tome nota del paro juvenil, del que este viernes, gracias a la EPA, sabemos algo más. Sino que ahonda en cuáles pueden ser las consecuencias, más a largo plazo, de ese desempleo generalizado y duradero.

El veredicto más preocupante es el siguiente: “El desempleo juvenil y las situaciones que llevan a los jóvenes a renunciar a la búsqueda de empleo o a trabajar en condiciones inadecuadas suponen un coste para la economía, la sociedad, el individuo y su familia. La falta de trabajo decente, si se experimenta a temprana edad, puede representar una amenaza para las perspectivas laborales futuras de una persona y suele suponer patrones de comportamiento laboral inapropiados que perduran toda la vida”.

Este efecto se ha observado por varios estudios en Estados Unidos. En un contexto ligeramente distinto: el de las leyes de salario mínimo. Estas leyes consisten en prohibir a empresarios y trabajadores alcanzar un acuerdo salarial por debajo de cierto límite. Hay grupos sociales a los que estas leyes les afecta especialmente, porque su aportación no es muy productiva: los inmigrantes y los jóvenes.

Las leyes de salario mínimo no sirven para elevar los salarios, pero sí tienen dos efectos: El primero es expulsar del mercado a los trabajadores cuya productividad no alcanza ese mínimo. Es el caso de los jóvenes. Y el segundo, proteger a los trabajadores ya instalados de la competencia de los que llegan nuevos. De ahí la popularidad de las leyes de salario mínimo entre los sindicatos. En Estados Unidos se ha seguido la repercusión del desempleo prolongado en la juventud creado por las leyes de salario mínimo en ciertos Estados. Y se ha comprobado que esos jóvenes, con un menor contacto con el mercado laboral, generan menos ingresos a lo largo de su vida que otros que son comparables en edad y formación.

Es decir, que el joven desempleado pierde hoy ingresos. Pero también pierde en experiencia y formación, y eso le repercute en el resto de su vida. Y cuando esa situación es generalizada, como es el caso de España, lo que perdemos es un buen cacho de productividad de nuestros futuros trabajadores. Los nuevos trabajadores, en lugar de ser mejores que los anteriores, serán peores. Seremos, en consecuencia, más pobres.

El informe habla de un “efecto tijera” de esta primera gran crisis de comienzos de siglo: “El empleo de los jóvenes (menos de 25 años) y el de los mayores (más de 55) ya no evoluciona de la forma armónica a la que estábamos acostumbrados en los últimos 50 años, sino que el empleo de la juventud se ha derrumbado literalmente, mientras que el de los mayores ha aumentado mucho”.

También apunta a otros riesgos sociales: “La incapacidad de encontrar empleo genera una sensación de inutilidad y ociosidad entre los jóvenes, y puede elevar los índices de criminalidad, problemas de salud mental, violencia, conflictos y consumo de drogas”.

Muchos se van del país, como señala el informe. Algo que ocurre también en un país que se ha comparado mucho con España en esta crisis, que es Irlanda. Y también se da una sobrecualificación, que es especialmente grave en nuestro país.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.