www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Marcos Giralt Torrente: El final del amor

domingo 19 de febrero de 2012, 14:56h
Marcos Giralt Torrente: El final del amor. Páginas de Espuma. Madrid, 2011. 168 páginas. 15 €
Este libro ha ganado el premio internacional de narrativa breve “Ribera del Duero” en 2011 con cuatro relatos: “Nos rodeaban palmeras”, “Cautivos”, “Joanna” y “Última gota fría”. El trasunto de los cuatro es el amor: su hallazgo, su pérdida, su desbaratamiento o su permanencia. No se trata de grandes historias, sino de personajes cotidianos que desde un punto de vista de narrador en primera persona, cuentan lo sucedido en torno a ellos. En realidad, se describen muchos sentimientos y circunstancias y podríamos hablar del final de la amistad, del final de la confianza, del final de la intimidad, etc… solo que en una relación estable entre dos personas, inevitablemente en su cariño y gestos, ya podemos hablar de amor. No espere, por tanto, el lector grandes historias pasionales ni arrebatadas.

Tratándose como digo de historias cotidianas, los personajes, sin embargo, hablan de una manera, en mi opinión, demasiado engolada y artificial. Sucede especialmente en el primero de los relatos: “Nos rodeaban palmeras”. En un monólogo interior del protagonista puede leerse, hablando de su novia: “No consigo explicarme, así las cosas, por qué consintió Marta en acompañarme esa mañana. ¿Un paliativo a su manera de concluir nuestro diálogo nocturno? ¿Un intento de conjurar, desestimándola, la amenaza que sentía cernirse? ¿Un desliz? ¿El cálculo errado de que sus temores encontrarían su confirmación al amparo de la noche? […]”. Alguien que piensa así, es que habla así y es bastante improbable que una pareja de novios en una isla del Pacífico en viaje de placer y compras se dirijan la palabra de esta forma sin mesarse la barba y aludir a continuos complejos sexuales. Por tanto, este estilo rebuscado en ciertos diálogos y reflexiones desentona con respecto a la llaneza de las historias y personajes. Se pierde credibilidad.

Finalmente, en esta edición he encontrado algunos errores en la corrección, propios de lo apresurado de la misma (al ser ganador de un premio, imagino que tendrían prisa en su publicación y difusión). Así, en la página 60 se habla de la casa de subastas “Christy’s” y, más adelante, en las últimas páginas del libro (página 86) se hace mención al ensayo Cartas a Lucio, de Séneca, cuando el título correcto es Cartas a Lucilio. El que se llamaba Lucio era Séneca.


Por Mayte Ortega

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios