JUAN CARLOS I: BRILLAR POR LA ASUSENCIA