EL PNV, EN SU LUGAR DESCANSO