www.elimparcial.es

asier etxeandia

ADAPTACIÓN DE BODAS DE SANGRE DE PAULA ORTIZ

La cineasta Paula Ortiz regala una tremenda e hipnótica adaptación de 'Bodas de Sangre'. Inma Cuesta, de diez. Por Laura Crespo

en el teatro español

El teatro Español acoge estos días y hasta el 16 de junio una nueva adaptación de la célebre obra de teatro del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, 'La Chunga'. Con actores de la talla de Aitana Sánchez Gijón y Asier Etxeandía, cuenta la vida de unos personajes que distorsionan su realidad en el Perú de principios del siglo XX, donde la mujer busca la supervivencia en un mundo en el que impera el machismo.
  • 1

TAMBIÉN ES SOCIO DE FACTORÍA MADRE CONSTRIKTOR

Asier Etxeandía es cantante, actor y bailarín. Este bilbaíno llegó a Madrid con 20 años y desde entonces no ha parado de cosechar éxitos, desde su primera aparición en televisión con Un paso adelante, hasta la grabación de Galerías Velvet. Además, ha interpretado muchas bandas sonoras, como la de la película 13 rosas o las obras teatrales de Hamlet o Cabaret, entre otros. Numerosos premios avalan su carrera artística, entre los que destacan los premios de 2003 Telón Chivas y Unión de Actores a mejor actor revelación por Cabaret; el Premio Ercilla, en 2009, por mejor actor protagonista en Barroco; el Premio Nuevos Valores el mismo año por la película 7 minutos; y los premios de 2012 Unión de Actores y Max de las Artes Escénicas al mejor actor protagonista por La avería. En este último año, ha alternado las obras de La Chunga, El Intérprete y Sagrado Corazón, 45 y la serie Amar es para siempre, entre otras actividades.

Crítica de arte

Un total de 46 instantáneas, de las 60.000 que forman parte del proyecto del fotógrafo Sergio Parra, encargado desde hace 12 años de captar la parte oculta de las artes escénicas, han sido reunidas en el Teatro Español de Madrid, después de haber sido exhibidas con polémica en la última edición del Festival de Mérida. Los retratos que se pueden contemplar dentro del teatro, pero también sobre su fachada y en la Plaza de Santa Ana, están cargados de emotividad, unas veces manifiesta y otras, contenida. Los ojos de los retratados encierran la esencia de qué supone para un intérprete encontrarse en la antesala del espectáculo.