www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Las nominadas a Mejor Actriz Protagonista

Laura Crespo
x
lauracrespoelimparciales/12/5/12/24




Macarena Gómez

Quién es | Puede que la mayoría de los mortales conozcan a Macarena Gómez (Córdoba, 1978) por interpretar a Lola en el torbellino televisivo La que se avecina. Lo mejor de todo, es que a ella tampoco le importa demasiado, consciente de que la popularidad de la serie de Telecinco se come inevitablemente en visibilidad a sus otros trabajos. Y son muchos. Gómez es actriz de escuela, constante, siempre ha querido ser actriz y se ha preparado para ello. Debutó en cine en 2001 con Dagón, la secta del mar, aunque fue su papel de drogadicta en la miniserie Padre Coraje el que hizo que directores y productoras empezaran a fijarse en ella para papeles en películas como Romasanta. La caza de la bestia, El calentito, Diario de un skin, 20 centímetros, Sexykiller, morirás por ella, Carne de Neón, Verbo o Las Brujas de Zugarramurdi, entre otras. En los últimos dos años ha participado en montajes teatrales como Orquesta Club Virginia o Las dos bandoleras, y en televisión, aparte de ser uno de los personajes fijos de la comunidad de vecinos de Montepinar, ha trabajado en Hospital Central o Al filo de la ley. Y lo que nunca ha faltado en la trayectoria de la cordobesa son los cortos, en los que se ha probado constantemente a sí misma.

¿Por qué está nominada? | Porque ha conseguido que la agorafóbica y obsesiva Montse de Musarañas resulte aterradoramente real, haciéndola a ratos oscura y hermética, a ratos tierna y desgraciada. Porque es muy difícil contener un personaje como el que le han regalado los debutantes Esteban Roel y Juanfer Andrés, llevarlo al extremo necesario para la trama sin pasarlo de rosca, y Macarena Gómez hace un triple salto mortal encima de la cuerda floja con uno de esos villanos a los que somos capaces de terminar queriendo.

Goya sí | Macarena Gómez tendría muchas papeletas de llevarse el Goya. Es su primera nominación, pero suelen ser del gusto de los académicos los papeles que escarban en la psique humana y llevan al actor/actriz al extremo, más aún si al intérprete en cuestión no se le asocia habitualmente con ese tipo de registros. La Macarena cómica más conocida ha dejado paso a la Macarena capaz de perturbar al espectador con su mirada, y el factor sorpresa, la ruptura, siempre es bienvenido en las votaciones.

Goya no | El mayor obstáculo es Bárbara Lennie, la favorita en las quinielas, además de que muchos de los votantes pueden considerar que para Macarena Gómez lo mejor está por llegar.


María León

Quién es | Lo de María León (Sevilla, 1984) ha sido un ascenso rápido pero firme. Hace apenas cuatro años, en 2011, protagonizó junto a Inma Cuesta La voz dormida, un papel que le valió la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián y el Goya a la mejor actriz revelación. Antes, había participado en algunas series televisivas como SMS o La Tira, pero fue a partir de su desgarradora interpretación en la película de Benito Zambrano cuando se convirtió en una asidua del cine y la televisión españolas, casi siempre en proyectos de éxito. Junto a su hermano, el director y actor Paco León, y su madre, la también actriz Carmina Barrios, ha rodado Carmina o Revienta, que le valió su segunda nominación al Goya, esta vez como mejor actriz de reparto, en 2012, y Carmina y Amén, que este año sólo acude a la gala con una opción (la de mejor actriz revelación para Yolanda Ramos). Además, ha protagonizado una de las series españolas de mayor éxito de las últimas temporadas, Con el culo al aire.

¿Por qué está nominada? | Por su papel en Marsella, de Belén Macías, en la que interpreta a una madre que lucha por la custodia de su hija, retirada cinco años antes, y protagoniza un profundo duelo dramático con Goya Toledo, la madre de acogida de la niña.

Goya sí | María León podría llevarse un Goya con cada papel. Es de esas actrices que, con la mirada, la expresión vocal y la gestualidad, se comen la cámara sin demasiado esfuerzo. En Marsella, es capaz de irradiar el cansancio vital del personaje, cargado de mochilas de una vida pasada poco agradable, mientras se ríe, baila y flirtea con todo bicho viviente. Es la capacidad de la pequeña del clan León Barrios para decir sin decir y sobreponer una capa tras otras en sus interpretaciones.

Goya no | Hay tres factores que hacen que María León lo tenga muy difícil este año (sería una completa sorpresa que resultara ganadora). En primer lugar, lo hace tan bien siempre que su papel en Marsella no despunta, es una más de sus brillante interpretaciones de personajes duros pero heridos. Sería más fácil un nuevo reconocimiento a la actriz si de repente le ofrecieran un papel totalmente distinto. Segundo, Marsella es una película que ha pasado muy desapercibida y, probablemente, haya una parte considerable de los académicos que ni la hayan visto. Por último: Bárbara Lennie.


Elena Anaya

Quién es | Elena Anaya (Palencia, 1975) ha conseguido superar el viaje a la madurez, hito difícil en el mundo de la interpretación sobre todo para las actrices. A sus 39 años, Anaya proyecta una imagen seria, exigente y profesional, que le ha servido para superar la era ‘lolita’ a la que se enfrenta la gran mayoría de las actrices jóvenes. Con 19 años decidió que quería estudiar arte dramático y desembarcó en Madrid para cumplir, en la misma semana, un buen puñado de objetivos: su primera película, con un papel protagonista (África, de Alfonso Ungría) y entrar en la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático). Al año siguiente, 1997, rodó Familia, de Fernando León de Aranoa, y fue encadenando papeles de más o menos envergadura año tras año hasta que en el 2000 le llegó el reconocimiento nacional con Lucía y el sexo, de Julio Médem, con la que consiguió su primera nominación al Goya (que no ganó) como actriz revelación y una apertura de su carrera a Hollywood, donde rodó Van Helsing. Ha trabajado en Frágiles, de Jaume Balagueró; en la superproducción Alatriste, de Agustín Díaz Yanes; o en el debut de Gabe Ibáñez, Hierro. Repitió con Médem en Habitación en Roma y en 2011 consiguió el premio Goya a la mejor actriz por su perturbador personaje en La piel que habito, de Almodóvar. Y entonces frenó. Hay quien dice que el Goya tiene algo de gafe. También pudo ser un descanso necesario y renovador –Anaya dice que rechazó algún papel-; pero lo cierto es que desde el premio estuvo dos años sin trabajar, hasta que en 2013 reapareció con la inadvertida Pensé que iba a haber fiesta, de la argentina Victoria Galardi.

¿Por qué está nominada? | Por un personaje, el de Lupe de Todos están muertos, con el que convivió dos años antes del rodaje. El debut en la realización de Beatriz Sanchís, cineasta y ahora ex pareja de Elena Anaya, fue el siguiente guión que llegó a manos de la actriz justo después de La piel que habito. Era un personaje especialmente pensado para ella de una ex estrella del rock que vive encerrada físicamente, por una agorafobia que la mantiene día y noche en casa, y también en lo psicológico por un pasado oscuro, hasta que se le aparece el fantasma del compañero de banda con el que triunfó en la Movida Madrileña. Un importante retraso en la financiación y rodaje de la cinta la regaló un tiempo inestimable para conocer a Lupe hasta las entrañas. Anaya ofrece una actuación delicada, que supura nostalgia y miedo al futuro, pero al mismo tiempo vitalista en los flashbacks.

Goya sí | Los académicos podrían valorar el extenso trabajo de preparación del personaje y la apuesta arriesgada por una ópera prima que se sale del cine más convencional.

Goya no | Después de haber ganado un Goya con un personaje complejo y absolutamente protagonista como el de Vera Crus en La piel que habito, es difícil que Anaya repita galardón con un registra más ligero como este de Todos están muertos. Además, la película ha pasado muy inadvertida, por lo que es poco probable que los académicos se acuerden en masa de Lupe. Por último, Bárbara Lennie se perfila como ganadora.


Bárbara Lennie

Quién es | Bárbara Lennie (Madrid, 1984) sería lo más parecido que tenemos en España a una musa indie americana, al estilo de Jennifer Lawrence (salvando las distancias entre Hollywood y nuestra industria). La actriz madrileña, de antepasados escoceses y criada hasta los seis años en Argentina, se ha curtido en el teatro, cuenta con una quincena de títulos cinematográficos a sus espaldas y es poco amiga de los photocalls. Debutó en cine a los 17 años en Más pena que gloria, de Víctor García León, y por su siguiente trabajo, Obaba de Montxo Armendáriz, fue nominada al Goya como mejor actriz revelación. Ha participado en películas como Las trece rosas, Todas las canciones hablan de mí o La piel que habito, entre otras. Con una amplia trayectoria sobre las tablas, tiene un Premio Max y un Ojo Crítico, y en los últimos años se ha hecho un hueco también en algunas de las series de más recorrido de la parrilla televisiva española como Amar en tiempos revueltos e Isabel.

¿Por qué está nominada? | Además de optar al premio a la mejor actriz de reparto por su papel en El Niño, Bárbara Lennie parte como favorita en la categoría de mejor actriz por su inquietante interpretación de Bárbara, su personaje en Magical Girl.

Goya sí | Hasta ahora, Bárbara Lennie había recibido papeles más o menos pequeños, personajes secundarios en los que era difícil lucirse. Con Magical Girl le ha llegado su gran oportunidad, ese trabajo que los académicos valorarán tanto en su estricta interpretación como en un premio a la película en sí misma. La contención, frialdad, hermetismo y sugerencia con la que Lennie envuelve a la protagonista es, per sé, digna del Goya, que premiaría además la meticulosidad con la que la actriz ha sacado adelante uno de los personajes más complejos del cine español de los últimos años. Además, es menos probable que Magical Girl se lleve el Goya a mejor película, y el reconocimiento al arrojo de Carlos Vermut y sus productores podría venir en otras categorías. Parece que está cantado que la musa indie española se irá a casa con su primer Goya.

Goya no | Sería una sorpresa que Bárbara Lennie no se hiciera con el Goya. Probablemente sea Macarena Gómez su mayor rival. Un duelo de piradas hipnóticas.