www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ADVERTENCIAS, DUDAS Y CERTEZAS DE LA CAMPAÑA ELECTORAL CATALANA

La independencia, único argumento de la campaña

La independencia, único argumento de la campaña

Fin de campaña, jornada de reflexión. Ya se ha dicho todo lo que se podía decir antes del 27S. Y son muchos los que han dicho algo. En unas elecciones autonómicas en las que hay un trasfondo que transciende más allá de la regencia de una comunidad, son muchas las voces nacionales e internacionales que se han alzado con sentencias y advertencias, dudas y certezas. Para reflexionar, quizá sea un buen ejercicio recordarlas –casi- todas.

Aunque la oficiosa comenzó mucho antes, fue en la noche de la Diada cuando comenzó la campaña oficial. En el plano político, ha habido poca política. Lejos de ser una comunicación de programas y propuestas, ha sido un interminable cruce de declaraciones entre el unionismo y el independentismo. La coalición Juntos por el Sí, que ha conseguido juntar -que quizá no unir- a Convergencia y ERC, se ha apropiado de unos comicios autonómicos para llevar hasta sus últimas consecuencias el proceso independentista que se inició hace ahora tres años. Una coalición que, como critica la oposición, “no lleva ni programa”. En el mismo bando -llevado al extremo- la CUP, partido nacionalista radical que previsiblemente será la llave para abrir paso a un Gobierno independentista, pero que no apoyará ningún pacto si Mas lo encabeza. Enfrente, los unionistas. Ciudadanos, que insiste en la necesidad de una regeneración política a su cargo; el Partido Popular, que confía en hacerse con el voto de la “mayoría silenciosa” y UDC, que podría admitirse que aspira a poco más que nada, ya que reconoce que es una “marca nueva” y que necesitará su tiempo para hacerse un hueco. Y en el medio, que ni contigo ni sin ti, un PSC que apoya la Tercera Vía y un Podemos que no termina de marcar su postura, aunque las últimas declaraciones de su líder nacional animaban a los catalanes a quedarse en España “para echar juntos a Rajoy”.

Europa sí, Europa no
Las dos principales candidaturas independentistas, Juntos por el Sí y la CUP, divergen sobre la permanencia en la Unión Europea de esa hipotética Cataluña secesionada. Si bien los primeros abogan por un Estado independiente que pase a formar parte de la UE, los segundos quieren una república completamente divorciada de España y de Europa.

Pero, quieran lo que quieran estos políticos catalanes, las posturas externas han sido claras.

En una reunión mantenida con Rajoy, David Cameron advirtió de que si Cataluña sale de España, sale de la UE. Al respaldo al Presidente de España se unió también Angela Merkel, asegurando que hay que respetar los tratados internacionales que garantizan la integridad de los Estados.

El ex dirigente socialista Josep Borrell afirmaba tras el inicio de campaña que Cataluña ni siquiera sería Estado porque no lo reconocería la ONU, y diez días más tarde el ex ministro Solana, reafirmaría que el nuevo Estado catalán no sería parte ni de la UE ni de la OTAN.

Así mismo, un informe elaborado desde el prisma del Derecho por diversos catedráticos, aseguró que Cataluña quedará fuera de todas las organizaciones internacionales.

En el mismo día, la Comisión Europea, a través de su portavoz Margaritis Schinas, afirmó que si Cataluña se independiza dejaría de ser parte de la UE y pasaría a ser considerada un tercer Estado. Días más tarde el Presidente de la institución, Juncker, subrayaría que un parlamento autonómico no puede declarar la independencia.

Una de las intervenciones internacionales más comentadas ha sido la del Presidente Obama, quien en su encuentro con Felipe VI y Doña Letizia, habló de una España “fuerte y unida”-pese a las diferentes interpretaciones que se han hecho aludiendo a un error en la traducción-.

La recta final de campaña ha estado también muy relacionada con los síes y los noes europeístas, centrándose en la polémica y las dudas sobre si los catalanes mantendrían la nacionalidad española y la ciudadanía europea en caso de separación.

Advertencias económicas
Ante la declaración de intenciones de los partidos independentistas de secesionar el territorio catalán si ganan las elecciones, han sido múltiples las advertencias desde dentro y fuera de las fronteras españolas.

De las primeras en pronunciarse, a principios del mes de septiembre, fue la patronal catalana, que alertó de la inestabilidad para la economía del proceso soberanista.

Una semana más tarde, fueron los presidentes de la CEOE y la Cámara de Comercio de España quienes augurarían que la independencia arruinaría Cataluña.

Pero fue el 18 de septiembre cuando llegó una de las advertencias de mayor magnitud: los grandes bancos advertían a Mas de que abandonarían Cataluña si llega a declararse la independencia. Algo que Podemos e ICV vieron como una amenaza que vulneraba “el derecho a un proceso libre y democrático” y así lo denunciaron ante la Comisión Europea.

Tres días después llegó otro aviso económico que sacó a la palestra una palabra que pica. Linde, el Gobernador del Banco de España, alertó de la posibilidad de un ‘corralito’ financiero en una hipotética Cataluña independiente. Además, en esa misma jornada empresarios privados, como el presidente de Pronovias, empezaron a pronunciarse sobre la cuestión advirtiendo de una posible salida de tierras catalanas. También entró en el debate César Alierta, presidente de Telefónica, asegurando que los efectos económicos de la secesión serían “supernegativos”.

Por su parte, Hacienda emitió un comunicado en respuesta a las amenazas de Artur Mas de no hacer frente a la deuda catalana si no hay un acuerdo con el Estado sobre la independencia, advirtiéndole de que nadie querrá financiar a una Cataluña independiente con su actual calificación crediticia de 'bono basura'.

Días de manifiestos
Expolíticos e intelectuales se unieron también a las voces que tenían algo que decir sobre la cuestión catalana y hemos asistido en la última etapa de campaña a la suscripción de dos manifiestos con un fondo común: la unión. Veinticinco ex ministros hicieron un llamamiento a la reflexión y la corcordia, defendiendo la posible suspensión de la autonomía de Cataluña en caso de declaración unilateral de independencia y veinte intelectuales hicieron un llamamiento a la responsabilidad civil de los votantes catalanes.

Mucha declaración, sí. Quizá demasiada en torno a lo mismo. Pero para reflexionar, mejor tenerlas todas frescas.