www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los directores que optan al Goya 2016

Por Laura Crespo






Cesc Gay | Ganador


Quién | Cesc Gay (Barcelona, 1967) es de esos directores fuera de los focos, poco amigo de redes sociales y exposición pública. Fue la súper 8 de su padre, regente de una pequeña tienda de informática, la responsable de su adicción por el cine desde niño, aunque estudió Periodismo (en los ochenta, la relación entre el séptimo arte y la universidad no era tan bien entendida como ahora, si es que ahora lo es). Pero ya tenía la vocación en las venas y terminó asumiéndola en una escuela municipal de Barcelona. Tras su debut con Hotel Room en 1998 ha ido presentando trabajos más o menos cada tres años. Sin prisa, pero sin pausa, con el saber hacer de un artesano que es consciente de la laboriosidad de su trabajo. Con Krámpack (2000) consiguió llamar la atención internacional en el Festival de San Sebastián, que le concedió el Premio Sebastiane, así como su primera nominación al Goya. La segunda llegaría con su tercera película, En la ciudad (2004). Tras Ficción y V.O.S. llegó en 2012 Una pistola en cada mano, una visión satírica de los defectos del hombre que recorrió medio mundo aplaudida por crítica y público y cuya ausencia en los Goya se consideró una de las ausencias más injustas de la historia de los premios.

Hasta ahora, se veía en este trabajo la mejor cinta de Gay, cuyo cine ha ido madurando con el propio director, de los adolescentes de Krámpack, a las vicisitudes de la treintena de En la Ciudad y la madurez de los cuarenta en Ficción y Una pistola en cada mano. Hasta ahora, porque en Truman se ha superado, contando ahora la aceptación de la enfermedad y la constancia de la muerte, pero manteniendo el fondo de comedia equilibrada que, en mayor o menor medida, siempre hace acto de presencia en su cine.

A favor | El Goya a Gay bien podría ser un acto de justicia. En particular, al caso omiso que la Academia hizo a su anterior trabajo. En general, a una trayectoria que merece reconocimiento. Con Truman, el cineasta ha logrado construir una gran obra sobre pocos cimientos, centrándose en unos personajes ricos, llenos de matices, y en unas situaciones que acongojan sin dramatizar.

En contra | El mayor obstáculo de Gay se llama Paula Ortiz. A favor de Cesc está una mayor accesibilidad de la cinta para el público que tendrá que vérselas con el traspaso de frontera que separa al cine del arte que ha logrado la cineasta. Quizás un reparto entre los dos de los premios a la mejor película y la mejor dirección sería lo más justo.


CRÍTICA Truman: morirse sin melodrama



Fernando León de Aranoa


Quién | El candidato con más palmarés en los Goya llega a esta edición con un trabajo que se separa en cierto modo del cine que había hecho hasta ahora. Fernando León de Aranoa (Madrid, 1968) ha recogido hasta la fecha tres premios de la Academia a la mejor dirección (por Familia –en la categoría novel-, Barrio y Los lunes al sol), además de otro como guionista por Barrio y otro por el documental Invisibles que comparte, por cierto, con otra de las nominadas en esta edición, Isabel Coixet. Tras estudiar Ciencias de la Imagen, pasó por televisión como guionista de series, programas y humoristas, hasta que el éxito internacional de su primer corto, Sirenas (1994), le abrió las puertas del cine.

Su filmografía se ha movido siempre por una vertiente social, con personajes en los márgenes y problemáticas muy pegadas a la realidad. Con Un día perfecto no abandona del todo el componente de denuncia, pero se abre a un tono más desenfadado y a un reparto internacional con el que ha rodado en inglés. Un giro en su cine que ha gustado y lo ha vuelto a colocar en la carrera de los Goya.

A favor | Una película potente para la taquilla y un esfuerzo por abrir el mercado, rodando en inglés y con actores internacionales. El interés, no tan común en la cinematografía española, por contar historias de fuera de nuestras fronteras.

En contra | Los Académicos entenderán probablemente que la nominación es reconocimiento suficiente. Los trabajos de Gay y Ortiz suelen ser más del gusto de los componentes de la Academia de Cine.


ENTREVISTA: El Imparcial charló con León de Aranoa
CRÍTICA. Un día perfecto: el Aranoa más punk




Isabel Coixet


Quién | Una de las mayores representantes del cine de autor en nuestro país. Isabel Coixet (Barcelona, 1960) vive fundamentalmente de la publicidad y es en cine donde se explaya, moviéndose en un universo muy personal, relacionado con la intimidad del ser humano y con una presencia siempre significativa de los personajes femeninos. Su trabajo se caracteriza también por la coproducción y el fichaje de artistas internacionales. La cineasta estudió Historia Contemporánea, pero su gusto por el cine le llevó a trabajar como periodista en la revista Fotogramas. Empezó a acercarse al mundo del audiovisual, desarrollando diversas tareas en cine y publicidad, campo en el que pronto destacó. Es en 1996 cuando se lanza a rodar su primera película, Cosas que nunca te dije; con la segunda, la delicada Mi vida sin mí (2003), consigue su primer Goya, al mejor guión adaptado. Dos años después, con La vida secreta de las palabras, vuelve a triunfar en los premios, con su hasta ahora único Goya en dirección y otro al mejor guión original. Su palmarés en los galardones de la Academia lo completan dos Goya al mejor documental, por Invisibles en 2007 y por Escuchando al juez Garzón 2012.

En los últimos años, además de incidir en la vertiente documental, ha experimentado con nuevos géneros, como la comedia de Aprendiendo a conducir, o la leve incursión en la aventura de la cinta con la que acude a los Goya 2016, Nadie quiere la noche.

A favor | El rodaje de Nadie quiere la noche ha sido una gesta importante para Coixet y la Academia podría reconocer la valentía física de someterse a un proyecto de estas características y también el arrojo artístico de hacer fluir la película desde la inmensidad de un viaje por el Ártico a la intimidad de una cabaña compartida por dos personajes. La dirección de actores también es un punto a favor.

En contra | La relación de Coixet con la Academia es casi de amor-odio y este año no parte como favorita en dirección. Su película es correcta y apasionante, pero ha habido trabajos este año que han generado más sorpresa y debate entre los académicos.


ENTREVISTA: Nuestra charla con Isabel Coixet
CRÍTICA. Nadie quiere la noche: de la épica a Isabel Coixet

Paula Ortiz

Quién | Paula Ortiz (Zaragoza, 1979) se pasó de las letras al cine y ha encontrado con La Novia la conjugación perfecta entre sus dos pasiones. Hija de profesores de Lengua y Literatura, se crió entre historias y versos y quiso incidir en el estudio del vehículo de tanta belleza cuando le llegó el momento de la Universidad. Tras estudiar Filología Hispánica se reorientó hacia la imagen con un máster en Escritura para Cine y Televisión y terminó por enamorarse de la dirección en la escuela de artes de la Universidad de Nueva York. Aunque vive de la docencia (imparte clases en las universidades de Barcelona y Zaragoza, entre otros centros), fue en Estados Unidos donde sus profesores le dieron el empujón definitivo para recopilar las muchas historias que rondaban por su cabeza y lanzarse a escribir un guión. Ese guión se transformó en su ópera prima, De tu ventana a la mía (2012) con la que consiguió, entre otros, el Premio Pilar Miró al mejor director novel de la SEMINCI y su primera nominación al Goya a la mejor dirección novel.

Vuelve a estar en la lista de los nominados, y esta vez parte como favorita por su arrebatadora y radical versión de Bodas de Sangre de García Lorca, el que, según ha confesado, no fue su primer proyecto por considerarlo demasiado arriesgado. Ha habido riesgo, mucho, pero la acogida de la crítica, del público y, ahora, de la industria, ya es una victoria. Es miembro de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA).

A favor | El valor, la pasión y la sensibilidad necesarias para hacer una película como La Novia; la apuesta por el cine como motor de sensaciones y emociones, como arte; la voluntad de reivindicar la adaptación a la gran pantalla de los clásicos de la literatura española, a menudo olvidados por la industria del cine patria; el atrevimiento de dar poder a la palabra y no perderla entre la potencia de la imagen. Todo esto tiene a favor Paula Ortiz para llevarse el Goya a la mejor dirección.

En contra | En contra, un Cesc Gay que ha logrado también una cinta mayúscula que, si bien no puede encajarse en la denominación de “cine comercial”, si puede satisfacer a un público más amplio.


ENTREVISTA: Encuentro con Paula Ortiz
CRÍTICA. La novia: si Lorca hubiera hecho cine…