www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN PENSILVANIA Y CAROLINA DEL NORTE

Springsteen, Lady Gaga y Obama, traca final de la campaña de Clinton

Pensilvania y Carlolina del Norte, dos de los Estados clave en las presidenciales de este martes en EEUU, fueron los escenarios elegidos por la candidata demócrata Hillary Clinton para poner punto y final a su campaña entrada bien la madrugada, en dos actos en los que estuvo acompañada de su marido, Bill Clinton, Barack Obama o los artistas Lady Gaga y Bruce Springsteen, entre otros.

Ante la igualdad que reflejaron las encuestas en la recta final de la carrera hacia la Casa Blanca, los principales candidatos a ocupar el Despacho Oval convocaron sendos actos electorales de última hora. Hillary Clinton viajó pasada la medianoche a la ciudad universitaria de Raleigh, en Carolina del Norte, donde una multitud de universitarios esperaban a la candidata demócrata, que apareció esta vez acompañada de Lady Gaga.

"Este país necesita vuestro voto", exclamó la cantante neoyorquina, que también afirmó que Clinton está preparada para "restablecer la paz" en Estados Unidos tras la agresiva campaña presidencial en la que se ha sumido. La candidata, por su parte, dijo que la elección en unos comicios presidenciales estadounidenses "nunca ha sido tan clara" como en la actual contienda. "Cuando miréis hacia atrás, podréis decir que votasteis por un país mejor, más justo, en el que construimos puentes y no muros", agregó la ex primera dama.



Horas antes, Clinton realizaba el mitin oficial de fin de campaña, también rodeada de caras conocidas. Barack y Michelle Obama, su marido, el expresidente Bill Clinton, su hija, Chelsea Clinton, y los cantantes Jon Bon Jovi y Bruce Springsteen mostraron su apoyo a la demócrata ante unas 40.000 personas en Filadelfia (Pensilvania).

"Mañana nos enfrentamos al examen de nuestro tiempo", aseguró Clinton en el Independence Hall de Filadelfia, e insistió en que sus políticas inclusivas permitirán "un sueño y una oportunidad", "un lugar para todos", a diferencia de lo que propone su contrincante por la Presidencia. "No queremos hundir la visión de este país. Queremos hacerla más grande", afirmó la demócrata en Pensilvania, uno de los estados más disputados en este ciclo electoral.

La ex secretaria de Estado insistió en que no permitirá "a nadie que destroce el progreso" que ha logrado Estados Unidos bajo el mandato de Obama, quien la precedió en su turno de palabra, y dijo estar convencida de que "los mejores días" para el país están aún por llegar. "Creo con todo mi corazón que nuestros mejores días están por llegar y que los alcanzaremos juntos", afirmó. Ante las afirmaciones del magnate inmobiliario sobre la falta de imparcialidad del sistema electoral, Clinton pidió el voto en Filadelfia para hacerse con una victoria holgada que no deje lugar a dudas. Muestren a Trump que "no hay duda sobre el resultado de estas elecciones", insistió la demócrata ante los miles de asistentes. "¡Salgamos a votar!", concluyó.

Mientras, Obama apostó a que los votantes, en los comicios de este martes, "rechazarán el miedo y elegirán la esperanza", al presentar a Clinton -una "luchadora" y "patriota"-, como su sucesora en la Casa Blanca. "Apuesto a que los hombres en todo el país no tendrán problema en votar por el mejor candidato, que resulta ser una mujer", destacó Obama durante el multitudinario mitin.

El presidente dijo, además, que confía en que los jóvenes vayan a votar este martes, porque su futuro "está en juego" en estas elecciones, y que los afroamericanos escojan al próximo presidente no por el color de su piel, sino por sus aptitudes. "En 2008 me dieron una oportunidad", cuando era "un hombre flaco con un nombre gracioso", recordó Obama. A su juicio, este martes los ciudadanos no tienen que acudir a las urnas "contra" alguien, porque hay una persona "extraordinaria" por la que votar a favor y esa es Hillary Clinton. "Ella trabajará" y "no solamente tuiteará", enfatizó Obama en alusión a Trump, de quien dijo que, si sus asesores no confían en él ni para utilizar Twitter, cómo se puede dejar en sus manos los códigos nucleares del país.

Por su parte, la primera dama declaró que EE.UU. necesita un líder que vea la "diversidad como una bendición". "Hablar aquí hoy es quizá la última y más importante cosa que puedo hacer por mi país como primera dama", enfatizó Michelle Obama, que ha sido una de las oradoras más eficaces y apasionadas de la campaña a favor de Clinton. "Esta elección depende de nosotros. Está en nuestras manos. Si salimos a votar mañana, Hillary Clinton ganará", anticipó entre aplausos.

En su turno, el expresidente Bill Clinton aseguró que su esposa ha vivido esta campaña electoral como "ha vivido su vida, dedicada a lograr cambios para la gente", y aseguró que su fortaleza y dedicación han marcado su carrera. "No importaba lo que viniera, no importaba lo que le hicieran, no importaba lo que pasara, siempre decía: Somos más fuertes juntos", dijo el exmandatario, parafraseando el lema de campaña de su mujer. "Tenemos que decidir si vamos a cambiar hacia adelante, juntos, o hacia atrás", agregó Clinton en referencia al candidato republicano.

Antes de que Clinton partiera hacia Carolina del Norte, el acto cerró con las actuaciones de Bruce Springsteen y Jon Bon Jovi. Cerca de 227 millones de estadounidenses están llamados este martes a las urnas para elegir a su presidente, renovar a la totalidad de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, un tercio de los cien senadores federales y seleccionar a sus gobernadores en 12 estados.