www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SE MEDIRÁ A LA JUVENTUS EN CARDIFF EL SÁBADO 3 DE JUNIO

El Madrid, de nuevo finalista de la Champions tras un vibrante partido

miércoles 10 de mayo de 2017, 22:35h
Una obra de arte de Benzema apagó el desempeño fulgurante del Atlético para el 2-1 definitivo. Por Diego García. Estadio Vicente Calderón

Este miércoles, 10 de mayo de 2017, ya disponía de una caracterización histórica per se, en lo que a fútbol se refiere, más allá de lo de que en el verde aconteciera. Esta fecha sería el marco que despediría al Vicente Calderón de la Copa de Europa y de los derbis madrileños. Y, por si eso no bastara, el aura pomposa de la cita se esclarecía al albergar el tercer cruce en semis o finales de Liga de Campeones, en una horquilla de cuatro cursos, entre clubes de la misma ciudad. Lo nunca visto en la era de la Liga de Campeones. Además, iba a resultar la plataforma para enmarcar una remontada jamás vista en esta altura de la mejor competición del Viejo Continente (para sonrisa del Atlético) o el empujón casi definitivo para que el Real Madrid abordara el hito pionero de repetir triunfo en Champions. Esa amalgama de circunstancias, amén de la rivalidad caldeada y las cuentas pendientes entre ambos enemigos íntimos ("Orgullosos de no ser como vosotros", rezaba el mosaico inaugural de la tribuna), empaquetaba un día inolvidable para el balompié nacional. Con el mundo mirando.

Diego Pablo Simeone, consciente de lo complicado de la empresa tras el 3-0 de la ida, vaticinó una salida ardorosa. Necesitaba desestabilizar al rival y avanzó la pretensión de plantear una guerra de guerrillas que peleara por cada segundo. Por cada pulgada. Para poner en práctica dicho guión volcánico hubo de sobreponerse a los infortunios padecidos por su plantilla, ya que Juanfran y Gameiro no llegaron a tiempo al duelo (el primero no fue convocado y el segundo empezó en la banca). Torres jugaría en punta, con Giménez como improvisado lateral diestro. Volvía el sistema del argentino a sufrir un agujero en el perfil de Ronaldo y Marcelo. Pero, por el contrario, un Carrasco en plenitud entró en la titularidad para acribillar la baja de Carvajal, única reseñable en el equipo visitante. Zidane aseguró que no especularía y reproduciría su guión, y así lo atestiguó un 4-4-2 en el que Isco desatascaría y Danilo volvería a ser examinado. Varane también refrescaba su preeminencia como pareja de Ramos. Se trataba, entonces, de comprobar qué púgil imponía su estrategia.

Los colchoneros golpearían primero. Y con ferocidad. Había tratado el equipo en ventaja de congelar el ambiente, prolongando su receta de posesión controladora, pero un minuto tardaría el club local en asestar una bofetada de realidad a tal propósito. Modric la perdió en su cancha, víctima de una emboscada, y Griezmann abrió fuego con un latigazo desviado. La respuesta de Ronaldo, desde larga distancia y fuera de arco, y el intercambio de cabezazo peligrosos en saques de esquina -uno de Torres, por encima del larguero y otro de Casemiro que sacó Oblak, prodigio de reflejos- corroboró la hiperactividad como herramienta clave para navegar en un arranque incendiado de enfrentamiento. Y los merengues no podrían empastar tal condición. En este capítulo era la circulación atletica la que fluía, con Carrasco encarando a Marcelo como punzón predilecto. Por esa vía arribó el paradón de Navas, telonero de la furia goleadora rojiblanca venidera: el belga desbordó y cedió para que Koke, sin ángulo, ajustara a la cepa del poste. El tico reaccionó a tiempo.

Sin embargo, el meta visitante no pudo evitar que el testarazo de Saúl, a la salida de un córner, inscribiera el 1-0 en el electrónico -minuto 12- e insuflara gasolina a la fe del coliseo. La presión del subcampeón de Europa asfixiaba a un Madrid que tampoco estaba cómodo en el cierre. La ola de efervescencia le desbordaba y ni en ataque ni en defensa encontraba sendas de desahogo. Así, jugando en cancha ajena, el Atlético alcanzó el paroxismo en el minuto 15: Varane derribó a Torres en el área y en un fallo de bulto. La idea de buscar la espalda de Kroos y Modric, en la mediaunta colchonera, estaba agujereando a los favoritos. En el Bernabéu no dio fruto, pero este miércoles hizo tremar a una delegación madridista que no esperaba la tesitura construida por los locales. Griezmann transformó el penalti y colocó a los suyos 2-0, con 75 minutos de eliminatoria.

Se había jugado sobre el cumplimiento ortodoxo del plan local: sembrar dudas desde el inicio a su oponente y, tras cosechar, pasar a defender y entregar la iniciativa. Un gol era, entonces, la distancia para con la prórroga. En torno al 20 de juego, el paisaje contemplaba al Madrid, temeroso y dubitativo, monopolizando el cuero para respirar pero despovisto de fluidez y argucias (la ausencia de Carvajal era ya un agujero negro en la salida de pelota) que significaran una amenaza para Oblak. Sólo escapadas a la contra salían de la densidad visitante -de una de ellas nació su mejor opción del primer acto, con recorte y remate de Isco a las manos del esloveno)-. Al tiempo, el listón físico traducía el centrocampismo reinante en escaramuzas que el colegiado turco se negaba a sancionar y el brillo precedente se apagó para efectuar una aproximación plomiza al descanso. Con Modric como bálsamo merengue en la tormenta.

Y, en esa reducción de espacios extrema, en la que el sudor y la entega desaforada arrinconaron la trascendencia del estilo colorido, en esa compresión mutua al que quedó abocado el duelo, amaneció la clase de Karim Benzema para covulsionar la lógica interpretada, con excelso rigor, por los colchoneros. Una transición rápida dejó al galo en el córner. Recibió, de espaldas al marco y a su marcador, Savic, y contemporizó. Al alzar la vista intuyó, de reojo, la llegada de la ayuda de Godín, que despoblaba el centro de la zaga contrincante. Entonces cambió de ritmo, pivotando sobre su precaria situación en cuanto a margen de maniobra, y a través de un cambio de dirección bailó sobre la línea de fondo en un ejercicio maravilloso de escapismo. Ya sin osbtáculos, cedió para el remate de Kroos que salvó Oblak y que Isco remató a las mallas en el 2-1. Corría el minuto 42 y la calidad rescataba, otra vez, a los de Chamartín. Amortizaron los de Zidane la suelta del mando local (62% de posesión, 9-9 en tiros y 3 a 5 en intentos entre palos en el primer tiempo) gracias a un fogonazo individual, cima aislada de un movimiento coral de seducción del control de la redonda a partir del 35 de envie. Simeone había negado los espacios a un equipo que sufría para ser profundo en estático, a pesar de Isco, pero se fue a vestuarios con la empresa a enfrentar duplicada.

La reanudación alzó el telón sin chispa y con la sensación de riesgo trasladada a la trinchera de enfrente. El Atlético quiso repetir comienzo desorbitado, pero se sabía frágil si no terminaba las jugadas. De hecho, Ronaldo encendió las hostilidades con una falta lateral que Oblak se quitó de encima con los puños -minuto 46-. Griezmann respondería con otro lanzamiento, más centrado, que no ligó la dirección adecuada -minuto 49-, pero el compás era jurisdicción de un equipo que ha marcado en 61 partidos consecutivos y que logró dictar el tipo de encuentro con el valor doble de los goles anotados a domicilio. Isco -nuclear en el mando ejecutado sobre los 45 minutos finales- pudo empatar en pleno manejo sosegado del tempo -ese parámetro que no pudo ni rozar en los primeros 15 minutos-. La pelota era merengue y se jugaba en la frontal del portero local. Simeone, sometido a un desafío contra el reloj, decidió mover ficha sin abandonarse al asalto del cielo: Thomas y Gameiro entraron por Giménez y Torres.

Anheló el Cholo que los suyos refrescaran el punch evidenciado, pero el Madrid había salido del hoyo y competía a sus anchas: ora en la disposición de la iniciativa, ora cediendo metros y en contraataque. Ronaldo también lanzó sin tino (varias veces) mientras que el minutaje se quemaba irremisiblemente. Hacía rato que la grada premiaba a los suyos no por el despliegue presente, sino como homenaje a la ilusión que han hecho germinar en ella (en este lustro y en este mismo lance) esos futbolistas que perecían ante la combinación perpetua visitante. Un doble remate de Carrasco y Gameiro, que Navas leyó como coronación propia, en una exhibición de agilidad, constituiría la única llegada clara de un Atlético que presionaba pero se partía. El peligro era potestad madridista, con un tanto anulado a Ramos y un puñado de remates faltos de precisión.

Gameiro no acertaría a poner al guinda a un desborde estiloso del recién entrado Correa -sustituyó a un Koke desfondado, retrato de la ejecución global de su vestuario- cuando Zidane empezó a dar respiro. El técnico galo reservó para la final a Casemiro, Benzema e Isco, dando la altentiva a Lucas Vázquez, Asensio y Morata. Volvía Zizou a mandar un mensaje de contragolpe a su dibujo, cediendo el control del cuero, cuando se dejaba atrás el minuto 80. Como en la ida, aunque sin más en juego que el orgullo. Y los últimos 10 minutos de fútbol elitista en la ribera del Manzanares certificarían el billete a Cardiff de un Real Madrid superviente de sí mismo (tragó sus demonios de compromiso para, a la postre, ser más calmado, solvente y resolutivo) y atestiguarían la dignidad de la obra de Simeone. Un proyecto que, otra vez, tiene su frontera en el vecino norteño -nadie eliminó a un equipo cuatro años seguidos en competición europea-. La tromba de agua que sobrevino como envoltorio épico del desenlace que se degustaba ante los acordes del cántico de la hinchada local supuso el cúlmen eléctrico a las últimas líneas de la deliciosa rivalidad capitalina (18 a 17 disparos fue la vibrante relación ofensiva final) que acogió el Calderón. Otro equipo español buscará ampliar el monopolio nacional en Champions (últimas tres ediciones ganadas).

Ficha técnica:.
2 - Atlético de Madrid: Oblak; Giménez (Thomas, m. 55), Savic, Godín, Filipe; Carrasco, Gabi, Saúl, Koke (Correa, m. 75); Griezmann y Torres (Gameiro, m. 55).
1 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Ramos, Marcelo; Kroos, Casemiro (Lucas Vázquez, m. 75), Modric; Isco (Morata, m. 87), Benzema (Asensio, m. 75) y Cristiano Ronaldo.
Goles: 1-0, m. 12: Saúl cabecea un saque de esquina de Koke. 2-0, m. 16: Griezmann, de penalti. 2-1, m. 42: Isco aprovecha un rechace de Oblak a una magnífica parada al tiro de Kroos.
Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía). Amonestó a los locales Savic (m. 6), Gabi (m. 36) y Correa (m. 85) y al visitante Danilo (m. 3).
Incidencias: partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 55.000 espectadores. Lleno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios