www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 1 - GRUPO H: REAL MADRID 3 APOEL 0

Ronaldo vuelve para sacar al Madrid de la depresión | 3-0
Ampliar

Ronaldo vuelve para sacar al Madrid de la depresión | 3-0

Lideró el despertar anotador de los suyos ante un encerrado APOEL. Por Diego García

El Santiago Bernabéu recibió este miércoles dos antidepresivos: la vuelta de la Liga de Campeones y el regreso de Cristiano Ronaldo. El estadio merengue todavía no había visto un triunfo liguero y su último jolgorio se desarrolló en agosto, en la Supercopa de España disputada ante el Barcelona. Pues bien, el estreno de la defensa del título europeo se celebraba ante el APOEL, un rival inferior en lo que a técnica se refiere que venía uniformado de víctima propiciatoria. El campeón chipriota era interpretado por el entorno de Chamartín como el púgil idóneo para la catarsis necesitada por el Real Madrid.

Zinedine Zidane resolvió el brete de la ausencia de delanteros centro -tras la lesión de Benzema y las ventas de Morata y Mariano- colocando al presumible Balón de Oro en dicho rol, flanqueado por Bale en banda zurda e Isco entre líneas. Dio descanso el técnico galo a Kroos y la alternativa a Kovacic, que acompañaría a Casemiro y Modric en un once de zaga identitaria. El objetivo era refrescar la confianza por medio de los goles y que, con el paso de los minutos, el juego y la consistencia defensiva se incorporaran a la fórmula de redención pretendida.

El duelo dio comienzo con la pelota pintada de blanco. Se jugaría siempre en cancha de los visitantes, hecho que favorecía el desquite de un vestuario herido ante el doble empate casero ante Valencia y Levante, que ha desempolvado las sospechas de relajación y autocomplacencia. La posesión y las sensaciones de dominio pertenecieron a los madrileños, pero el bloque chipriota no se preocuparía por batallar por esos parámetros: la idea de Giorgos Donis era achicar de forma intensiva y urgar en la impaciencia del gigante para salir a la contra y pescar un improbable asalto al rectángulo más pomposo del planeta. Durante los 90 minutos.

Sin embargo, la cohesión del 4-4-2 amarillo y su actitud ardorosa no pudieron contener la cumplimentación estricta del planteamiento de Zizou. El primer cuarto de hora resultó un toma y daca en el que el talento individual dictó la senda. Se abriría fuego con dos acciones a balón parado: la primera, un córner lanzado por Isco que Marcelo centró para el cabezazo desviado de Bale -minuto 9-; y la segunda, que forzó la parada de Keylor Navas, fue ejecutada por una falta -de larga distancia- sacada en corto y engatillada por el cañonazo del que fuera lateral del Celta Roberto Lago -minuto 10-.

Tras ese impulso, el abc chipriota entregaría un pelotazo que bajó De Camargo -referencia y faro ofensivo- para que la calidad de Ebecilio concluyera la subida y pase de Lago con un remate trompicado que atajó el meta tico. El Madrid no había salido con la concentración suficiente y se partía tras pérdida, pero su funcionamiento contemplaba lo ofensivo como prioritario y en la transición de ese aviso chipriota Isco inventó una contra mortífera. Cambió el ritmo en la medular, sentó a un zaguero con una finta deliciosa, sutil, y abrió para que Bale centrara y Ronaldo abriera el marcador, de remate cruzado -minuto 12-.

El galés salió como avanzadilla de Marcelo en su perfil de zurdo y su equipo lo aprovecharía, pues el galés conectó de nuevo con Ronaldo, en esa secuencia de centro lateral y cabezazo cruzado, pero el portugués se topó, en esta ocasión, con el lateral de la red -minuto 15-. Y en el 33 una apertura hacia el extremo zurdo fue centrada, con veneno, rebosante de técnica y de primeras, hacia el chut fallido y forzado de Cristiano. El retorno de Bale a su banda natural, alejándose de esa posición de pierna cambiada, estaba agujereando a los chipriotas. Era la mejor noticia de la noche.

Por el camino se profundizó en el soliloquio merengue, ya que la actitud tras pérdida era la adecuada y la vigilancia ante los pelotazos rivales hacia De Camargo también fue efectiva. Y también se lesionó un Kovacic que se retiró llorando. Kroos entraría en el verde por el abatido mediocentro croata y empezó su sinfonía en la distribución que coronó con un chut infructuoso pasada la media hora. Modric y Bale también lo buscarían en sendos intentos, pero el meta Waterman no sería inquietado. El muro visitante daba la cara como rocoso a pesar de sufrir en los contraataques. Ronaldo cerraría el primer acto con una volea demasiado angulada en esa suerte vertigionsa.

El camino a vestuarios se realizaría después de que Vinicius estirara a los suyos con un lanzamiento sin dirección desde muy lejos. El APOEL jugó un buen trecho encerrado en los 20 metros que circundaban a su portero pero sobrevivió metido en el partido. No quiso la pelota el referente del fútbol en Chipre y se limitó a capear las ráfagas, no muy fluidas, de juego ofensivo madridista. No obstante, los de Zidane navegaron con el 64% de posesión y lanzaron 12 tiros (por 3 visitantes) pero empataron en disparos entre palos: 1 por trinchera. Pareciera que el control del juego asumió un protagonismo no pretendido por los locales. Sin brillo, el merecido 1-0 condujo a los contrariados madridistas al intermedio.

La ausencia de argumentos atacantes por parte del sistema de Giorgos Donis -sólo el rudo balón aéreo hacia De Camargo era visualizado como salida del esfuerzo defensivo- podía llamar a la distensión merengue, faltos de ritmo en la circulación para generar el peligro esperado, pero tardaría 53 segundos el Madrid en negar esa inercia: un cambio de banda de Kroos a la incorporación de Carvajal fue zanjada con centro del lateral y remate de Ronaldo que se estrelló en el travesaño. La pelota botó sobre la línea en la reacción local.

Había acelerado su ratio combinativo el bloque capitalino y el enésimo centro peligroso de Bale desde la izquierda concluyó en mano de Lago y penalti. Ronaldo tomó el cuero y, en el minuto 51, tranformó con fiereza una pena máxima más que dudosa. Sea como fuere, el luso corrió para coger la pelota y colocarla en el punto central. La actitud de los locales había mutado y la búsqueda de una mayor cosecha que favoreciera su primer puesto en el grupo nutrió una metamorfosis que Isco, Casemiro y Kroos materializaron con otro trío de lanzamientos claros en dirección a Waterman. Todo ello antes del 60 de juego.

E, instantes después, Ramos ejemplificó el nuevo pentagrama madridista. Cortó el paso al frente dibujado por el APOEL -había entrado el talentoso Farías por Sallai para tener más la pelota-, abrió hacia Marcelo y envió a las mallas, con una chilena plena de garra, un cabezazo rebotado de Bale -minuto 61-.

Hasta el pitido postrero no sufriría enmiendas el aluvión enérgico de un Madrid desatado. Marcelo y Carvajal eran extremos y los centros laterales se multiplicaban, salpicados por una presión intermitente que redondeó un segundo acto suficiente para relanzar la ligazón entre tribuna y césped. Y tendrían minutos para degustar la competición más elitista Dani Ceballos -sustituyó a Isco- y Borja Mayoral -por Bale- . El andaluz y el canterano tocaron tierra ante un rival de brazos bajados (en el minuto 74 llegó su primer y único chut de la reanudación, en las botas de De Camargo) y con el ritmo global congelado.

Cerraría el Real Madrid sus primeros tres puntos en la Liga de Campeones 2017-18 con la mejor versión desde los torneos veraniegos. El campeón de Chipre no fue un obstáculo que examinara aspectos por los que ha sido herido el sistema de Zidane en las semanas precedentes -su concentración defensiva y el equilibrio tras imprecisión- pero este miércoles lo importante para el 12 veces rey de Europa era golear y ganar en convicción ofensiva. Y ambos objetivos fueron resuletos con éxito.

Ficha técnica:

3 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovacic (Kroos, m.25), Modric, Isco (Ceballos, m.73); Bale (Borja Mayoral, m.82) y Cristiano Ronaldo.

0 - APOEL: Waterman; Roberto Lago, Jesús Rueda, Vuros, Carlao; Vinicius, Nuno Morais, Ebecilio (Zahid, m.73), Aloneftis, Sallai (Farias, m.60) y De Camargo (Poté, m.83).

Goles: 1-0, m.12: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.51: Cristiano Ronaldo de penalti. 3-0, m.61: Sergio Ramos.

Árbitro: Benoit Bastien (FRA). Amonestó a Carvajal (52) por el Real Madrid; y a Sallai (53), Ebecilio (63) y Farias (89) por el APOEL.

Incidencias: encuentro correspondiente a la primera jornada de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 71.000 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.