www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUARTOS DE FINAL - IDA: JUVENTUS 0 REAL MADRID 3

Un monumental gol de Ronaldo tumba a la Juve | 0-3

Un monumental gol de Ronaldo tumba a la Juve | 0-3
Ampliar
martes 03 de abril de 2018, 22:33h
Dos goles de Ronaldo y otro de Marcelo sentenciaron la ida en Turín en un ejercicio soberbio de puntería. Por Diego García.

Real Madrid y Juventus se dispusieron este martes a abrir los cuartos de final de la Liga de Campeones, exactamente 10 meses después de que ambos se enfrentaran en la final de Cardiff para el éxtasis merengue. El caso es que en el primer capítulo de este cruce estelar se iban a atravesar las inercias contrapuestas de los dos aristócratas continentales por excelencia. Si bien los dos contendientes llegaban en el mejor punto de forma del curso, los españoles arrastraban más irregularidad -esa que les sacó de la pugna por LaLiga hace semanas- e iban a tener que evidenciar más consistencia que en la media de este ejercicio liguero.

Los dos escuadrones han apostado por mantener la mayor parte de sus piezas con respecto al pasado 3 de junio, por lo que se preveía un ajedrez similar. Massimiliano Allegri tuvo que lidiar con las ausencias de Benatia y Pjanic, elementos nucleares en la zaga y la creación de juego, y las molestias que dejaron en el banquillo al otrora titular Mandzukic y al revulsivo Cuadrado. Zidane, por su parte, desplegó un 4-4-2 similar al local, con Isco apoyando a Kroos, Modric y Casemiro. Benzema, Ronaldo, Dybala e Higuaín, por ende, mantendrían la jurisdicción goleadora.

Plantearon los transalpinos el guión característico que implementan cuando defienden el Juventus Stadium: ritmo disparatado, presión muy alta y exigencia absoluta de precisión y concentración. Durante buena parte del duelo, su centro del campo obviaría el ataque en estático y elaborado para abocarse al frenesí de la verticalidad, con Betancur y Khedira -titular en detrimento del fichaje Matuidi- como lanzadores. El equilibrio táctico madridista sufriría de lo lindo para mantener juntas sus líneas y Keylor Navas tendría más trabajo que Buffon. Pero ocurrió que en el tercer minuto Marcelo batió a dos peones rivales en banda para que Isco ganara la línea de fondo y centrara con veneno. Ronaldo se anticipó a los zagueros y abrió el marcador con un golpeo de exterior punzante, que entró pegado al segundo poste.

El zarpazo del vigente campeón, al que asistió su jerarquía antes que el propio juego, le permitió granjearse intervalo de dominio horizontal del cuero. Quiso anestesiar el tempo el conjunto visitante, pero no podría domar el pentagrama turinés antes del intermedio. Allegri acumuló dos laterales en el perfil izquierdo -Asamoah y Alex Sandro- y puso a Douglas Costa y a De Siglio en la banda derecha con el fin de exigir y neutralizar a Carvajal y a Marcelo. Y, salvo en ese precoz fogonazo español, lograría el éxito en su planteamiento. Negó a Zizou el patrón de la pelota y del compás, y no le costó llegar a posiciones de remate. La presión visitante pronto aminoró ante la capacidad juventina para lanzar transiciones fugaces.

Sergio Ramos salvaría, in extremis, el aviso inicial, de Dybala, en el minuto 7. El central sevillano, que sacó otro intento en el área -del todoterreno Betancur, en el minuto 14-, y Varane se destacaron como los mejores de su delegación antes del descanso. El espigado francés pudo filtrar un cabezazo por encima del larguero antes del advenimiento del intento de asalto italiano. Y las imprecisiones en los tres cuartos de cancha gobernarían la tendencia de ida y vuelta antes de que Keylor Navas salvara la ventaja provisional con una mano excepcional al remate, en el área pequeña, de Higuaín -minuto 23-.

El balón parado agujereó a las dos retaguardias como el nicho a explotar en esa guerra de guerrillas desatada. Pudo ajustar el bloque capitalino la cohesión de sus líneas y la pericia en el pase (90% de efectividad) para apagar la efervescencia ajena. En consecuencia, se quemarían los minutos con Modric y Kroos vaciándose para cubrir las superioridades italianas en banda y los pases entrelíneas. Pero Dybala sólo sería intermitente y el peligro remitiría. No obstante, el interior alemán restallaría el larguero de Buffon a pase de Benzema en el 37, tras un latigazo desde 25 metros que refrescaba la amenaza atacante merengue.

Mas, antes del camino a los vestuarios se desdibujaría la concentración en fase defensiva de los favoritos y la Juve detectó una horquilla para insuflar dudas en la resistencia española. De Siglio descorcharía el respingo con un derechazo angulado que no rematarían los puntas bianconeri. Además, Dybala no superaría la barrera en una falta lanzada desde la frontal y ejecutaría un remate de tijera fuera de dirección. Y el cabezazo fallido de Chiellini, a metros de la línea de meta de Navas, dio carpetazo a una conclusión del primer acto que llenaba de esperanza a los de Turín y de desasosiego a un Madrid alejado del escenario que más le favorece.

Impedido para establecer combinaciones controladoras y para contragolpear, Zidane no tardaría en matizar su apuesta. La tarjeta de chuts reflejó el dominio local, con 8-3 en tiros. Así, en el minuto 59, toda vez que confirmó que el paisaje no había cambiado, sentó a Benzema -que venía de propiciar un chut descontextualizado de Ronaldo en el 50 de juego- y colocó a Lucas Vázquez para acumular enteros en la batalla por las riendas de la medular y, con ello, del enfrentamiento. Y con más piezas por detrás de Cristiano los de Concha Espina crecieron y recuperaron la convicción en el pase y en la transición. Sólo una falta lanzada por Dybala, que rozó la cruceta de Navas tras tocar en la barrera, inquietaría a la zaga madrileña.

Y Ronaldo emergería, colosal, para casi decidir el pase a cuartos. El luso ganó la espalda a Chiellini y regateó a Buffon para permitir que Lucas chutara, con el arquero descolocado. El campeón del mundo transalpino se rehízo, pero el rechace cayó en Carvajal, que emitió una parábola que fue cazada por el portugués con una chilena deliciosa. La pelota se coló pegada al palo -minuto 65-. Esta diana constituiría el punto de inflexión global, pues antes del 75 Dybala sería expulsado -doble amarilla por fingir un penalti y por patear, a destiempo, a Carvajal- y Marcelo autografiaría el 0-3 después de hilvanar dos paredes en la frontal -con Isco y Ronaldo-.

Con el ambiente congelado, Allegri sustituiría a Asamoah, Douglas Costa y Khedira para dar una alternativa descorazonadora a Mandzukic, Matuidi y Cuadrado. No funcionarían los relevos, ya que el timón pertenecería a un Real Madrid crecido tras haber navegado al borde del naufragio. Asensio y Kovacic darían respiro a Isco y Modric, y Buffon vería más amenazada su portería. El croata recién incorporado se chocaría con el travesaño local, el balear lo intentaría y Ronaldo buscaría su hat-trick en otras tres probaturas. Los errores de Higuaín y de Cuadrado, en el descuento, dieron testimonio de la distancia sideral en cuanto a la pegada que elevó a los merengues en el feudo juventino (sólo habían perdido los líderes de la Serie A una vez en los últimos 75 duelos disputados en su casa y en todas las competiciones). Para que el proyecto de Zidane alcanzara otra cima.

- Ficha del partido:

Juventus: Buffon; De Sciglio, Barzagli, Chiellini, Asamoah (Mandzukic, m.69); Douglas Costa (Matuidi, m.69), Khedira (Cuadrado, m.75), Bentancur, Álex Sandro; Dybala, Higuaín.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric (Kovacic, m.82), Isco (Asensio, m.75); Cristiano Ronaldo, Benzema (Vázquez, m.59).

Goles: 0-1, m.3: Ronaldo; 0-2, m.67: Ronaldo; 0-3, m.72: Marcelo.

Árbitro: Cuneyt Cakir (TUR). Mostró cartulina amarilla al local Bentancur (m.26) y a los visitantes Sergio Ramos (m.55) y Kovacic (m.88). Expulsó por doble amonestación a Dybala (m.45 y m.66)

Incidencias: Partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Juventus Stadium de Turín ante 40.849 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.