www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA PORTUGAL DE CRISTIANO RONALDO SERÁ EL PRIMER RIVAL (20:00/TELECINCO)

España se estrena en el Mundial en medio de la tormenta

España se estrena en el Mundial en medio de la tormenta
Ampliar
jueves 14 de junio de 2018, 23:19h
El fulminante despido de Lopetegui a dos días del debut marca el arranque de la Selección.

España aterrizaba en Rusia esta semana con la vitola de candidata al triunfo final. Una fase de grupos en la que permaneció invicta, dejando en la repesca a Italia, junto a una renovación de la plantilla que cayó con estrépito en Brasil y no respondió a las expectativas en Francia. Todo ello con Julen Lopetegui al frente de la Selección. Una apuesta de Villar tras la marcha de Del Bosque y que refrendó su sucesor al frente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, cuando hace unas semanas firmó su renovación hasta 2020.

El buen juego desplegado, pese al pero de la falta de acierto goleador, refrendaba la confianza del equipo en afrontar este Mundial con esa etiqueta de candidato. Todo estaba dispuesto para el difícil debut de este viernes frente a Portugal, el rival más duro del grupo B formado también por Marruecos e Irán. Pero el martes se originó el terremoto Lopetegui.

El Real Madrid hacía público que Julen Lopetegui sería su entrenador tras la finalización del Mundial de fútbol. La RFEF hacía lo propio y en una nota declaraba que “la RFEF ha estado en todo momento en contacto con el Real Madrid y al tanto de las negociaciones de su entrenador con su futuro equipo”, deseando al técnico “la mejor de las suertes” y pidiendo “el máximo respeto para mantener la normalidad (…) a las puertas de nuestro debut en el mundial ante Portugal” y convocando a los medios a una rueda de prensa conjunta de Luis Rubiales y Julen Lopetegui para despejar las dudas a la prensa.

Sin embargo, minutos después ese comunicado desapareció y en su lugar se publicó otro en el que se omitió cualquier referencia al contacto entre club y Federación. Así, en la rueda de prensa del miércoles, donde Luis Rubiales apareció en solitario, el presidente de la RFEF anunció el despido fulminante de Lopetegui aduciendo que se enteró “cinco minutos antes de que se emitiese el comunicado”. De esta manera, España se quedaba sin entrenador a poco más de 48 horas del debut frente a Portugal.

Lopetegui abandonaba la concentración en Krasnodar ese mismo día y ponía rumbo a Madrid. En el entretanto, Fernando Hierro fue nombrado seleccionador nacional para coger el timón de una plantilla que se dividió entre partidarios de la continuidad del técnico vasco y otros a los que no les importaba tanto su marcha. Procedente del staff de la Federación como director deportivo y con un único referente al frente de banquillos en su temporada con el Oviedo, el malagueño fue presentado en otra comparecencia ante los medios junto a Rubiales en una apuesta continuista.

Ya este jueves, en la prevista rueda de prensa por la FIFA, previa al partido contra Portugal, le tocó al nuevo entrenador Hierro y al capitán Ramos dar las primeras declaraciones tras el tsunami de noticias de los últimos dos días. De manera conciliadora, el mensaje era claro: “España debe estar antes que cualquier nombre propio” y “cuanto antes pasemos página, mejor para todos”.

La necesaria calma plasmada por las palabras de Ramos y Hierro quedó aplastada minutos después cuando desde Madrid, en la presentación de Lopetegui como entrenador blanco, Florentino Pérez arremetía con inusitada dureza contra el presidente de la RFEF.

"A Rubiales le comuniqué el acuerdo que incumbe a Lopetegui y al Real Madrid en legitima libertad. Lo que debería ser un acto de normalidad se fue transformando en una absurda reacción de orgullo mal entendido para desprestigiar al Real Madrid", aseguró.

"La respuesta de Rubiales fue desproporcionada e injusta. En decenas de casos menos conocidos que firmaron con otros equipos pasó esto. Tampoco en ningún caso el equipo era el Real Madrid, que se siente orgulloso de haber contribuido a la grandeza y éxitos de la selección", manifestó.

Y este viernes, Portugal


El ciclón de estos días atisba este viernes a los ocho de la tarde un claro donde por fin sobresaldrá el protagonista absoluto del próximo mes: el balón. España afronta un complicado debut frente a su sucesora como campeona de Europa. La vecina Portugal de Cristiano Ronaldo tratará de pescar en el revuelto río español.

Fernando Hierro, ante un debut como seleccionador por todo lo alto, tiene claro que apostará por la fórmula Lopetegui. "Lo que no se puede tocar en dos días es lo que lleva dos años de trabajo", declaró.

Lo que sí tiene que resolver son las tres dudas, una por línea, que quedan en el once titular. Una, la banda derecha del lesionado Carvajal, aún con molestias de su lesión en la final de la Liga de Campeones. Odriozola o Nacho Fernández aspiran al puesto. Dos, en el centro del campo, el tercer componente de una media con Busquets e Iniesta como indiscutibles y con Thiago y Koke como candidatos para acompañarlos. Y tercero, el punta que recibirá los envíos de Isco e Iniesta. Diego Costa ha sido el elegido de Lopetegui en anteriores citas, pero las escasas cifras goleadoras y el buen hacer de Aspas o Rodrigo pueden hacer cambiar de idea a Hierro.

Con todo, el talento de los jugadores, la conjura de vestuario tras el vendaval y el juego desplegado hasta ahora no desmerecen la condición de candidata a todo de la selección española. Que dependiendo del resultado contra Portugal, y contando con duelos más amables contra Marruecos e Irán, tendrá tiempo suficiente para rebajar los ánimos y centrar su atención.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.