www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS DE FINAL

España, eliminada por Rusia en los penaltis

España, eliminada por Rusia en los penaltis
Ampliar
Dos errores de Koke y Aspas en la tanda sellaron el fatal destino de la Selección tras un partido inane y soporífero.

España dijo adiós este domingo al Mundial de Rusia tras caer ante la anfitriona en la tanda de penaltis después de empatar a uno en el tiempo de juego.Ignashévich en propia puerta en el minuto 12 adelantó a España. Una mano de Piqué en el 41 provocó el penalti que transformó Dzyuba para igualar el marcador.

De nuevo ante un muro defensivo de un rival que le regaló la pelota desde el pitido inicial, España fue incapaz de generar peligro. Se recreó en el pase, más de mil, pero sin velocidad ni verticalidad quedó atrapada en la frontal del área ante una Rusia satisfecha de su papel contemplativo. Cero tiros en los primeros cuarenta y cinco minutos (los primeros llegaron en el descuento obra de Diego Costa) atestiguan el bloqueo español en ataque.

Llegó España a este partido de octavos de final arrastrando tres problemas de la fase de grupos: endeblez defensiva, concentración cuestionable y déficit anotador ante rivales cerrados. Hierro buscó soluciones dando entrada a Nacho, Asensio y Koke. Iniesta, Carvajal y Thiago, titulares ante Marruecos, verían el partido desde el banquillo.

De esos tres problemas, con Koke en el medio acompañando a Busquets, se logró estabilizar los desajustes en la zaga. Pero a la vez, ese miedo a las contras que tanto daño han provocado en la fase de grupos, congeló la velociad del pase. Asegurando que no hubiera fallo, España daba a Rusia el tiempo suficiente para parapetarse. Falto de velocidad y desborde para atacar la telaraña defensiva, España se enquistaba.

Sólo el balón parado dio aire a España. Asensio, desde una falta lateral, convirtió la pelota en una golosina enviada al corazón del área donde Ramos, ya cayendo al suelo con Ignashévic, provocó que el defensa tocara la pelota lo suficiente como para desviar la pelota al interior de la portería. Recién pasados los diez minutos España lograba ponerse por delante.

El tempranero gol en contra no cambió la estrategia rusa.Cherchesov tenía claro su plan: esperar encerrada buscando una contra o un error. Y el error llegó. El segundo de los problemas de España: la concentración. Así, en el minuto 41, Piqué saltó para bloquear un remate de cabeza con las manos en alto. La pelota acabó chocando en ese brazo en alto y Kuipers no lo dudó: penalti. Dzyuba desde los once empataba el partido. Haciendo menos que nada, Rusia veía recompensada su propuesta.

Con el dominio total y absoluto de la pelota, quedó expuesto el tercero de los problemas: la falta de gol. Cero tiros a puerta en los primeros cuarenta y cinco minnutos de partido. Mientras el estadio coreaba y se entusiasmaba con cada balón largo lanzado a la nada por Afinkeev y con cada córner o saque de banda que tenían los anfitriones, España se regodeaba con toque, toque y toque. Del central al medio, del medio al media punta y de vuelta para atrás. Isco gambeteaba y se asociaba, pero los jugadores se autoanestesiaban yendo a una velocidad de trote cochinero.Jugar andando e incluso hasta parados.

Salvando los estímulos de los dos goles, el partido fue en sí mismo una oda al sopor. Un equipo entregado a la nada y otro incapaz de tirar a puerta. Hierro buscó aprovechar a Iniesta con la zaga rusa cansada y el héroe de Johannesburgo entró al borde del minuto 70 por un Silva desaparecido en combate. El canario, vital en la fase clasificiación, se marchaba del partido, y a la postre del Mundial, con nula relevancia sobre el terreno de juego.

Ya en el ochenta, fue Aspas el que relevó a Diego Costa. El gallego dio otro aire a España y en esos diez minutos fue cuando mayor peligro se logró generar. Sin embargo, las jugadas que abría Aspas en la banda para centrar se encontraban con que no había rematador en el área. Precisamente, la conexión entre Aspas e Iniesta fue la que protagonizó la mejor ocasión de España en la segunda mitad.

Si los 90 minutos habían sido los más soporíferos del Mundial, la recompensa para el espectador neutro fue tener treinta minutos más de prórroga. Más tiempo para seguir igual, con el exponente de que Rusia ansiaba en esa situación los penaltis. Hierro aprovechó la posibilidad de estrenar la nueva norma de la FIFA con el cuarto cambio en caso de tiempo extra. Así, Rodrigo apareció en el campo para sustituir a Asensio.

El delantero del Valencia se inventó una ocasión haciendo algo que sorprendió a propios y extraños: correr. Dejó atrás a su marcador con un amago y se introdujo como un rayo en el área, su tiro fue rechazado por Afinkeev y el rebote le cayó a Carvajal, que no acertó con su disparo en segunda instancia.

Recuperada de la novedosa iniciativa del delantero, España volvió a chocar con el muro ruso. El tiempo se agotó y la suerte de Rusia y España quedaba a expensas de los penaltis.

Rusia anotó los suyos. España, no. Koke, el tercer lanzador, erró su tiro, al igual que Aspas en el quinto. España quedaba eliminada del Mundial en octavos de final. De nuevo, cruzarse con la anfitriona resultó fatal.

. Ficha técnica:

1 - España: De Gea; Nacho (Carvajal, m.70), Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Koke; Isco, Silva (Iniesta, m.66), Marco Asensio (Rodrigo, m.104); y Diego Costa (Iago Aspas, m.80).

Seleccionador: Fernando Hierro.

1 - Rusia: Akinféev; Mario Fernandes, Kutépov, Kudriashov, Ignashévich, Zhirkov (Granat, m.46); Zobnin, Kuziáev (Erokhin, m.97); Samédov (Chéryshev, m.61), Golovín y Dzyuba (Smolov, m.65).

Seleccionador: Stanislav Cherchésov.

Goles: 1-0, m.11: Ignashévich en propia puerta. 1-1, m.41: Dzyuba.

Tanda de penaltis: 1-0: Iniesta. 1-1: Smolov. 2-1: Piqué. 2-2: Ignashévich. 2-2: Koke falla. 2-3: Golovin. 3-3: Ramos. 3-4: Chéryshev. 3-4: Aspas falla.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Piqué (40) por España; y a Kutépov (54), Zobnin (71) por Rusia.

Incidencias: encuentro de octavos de final del Mundial 2018, disputado en el estadio Luzhnikí lleno, con 78.011 espectadores, 3.000 de ellos españoles. El rey Felipe VI y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, encabezaron la relación de autoridades del palco de honor.