www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS DE FINAL

Forsberg y la defensa sueca destierran a Suiza | 1-0

Forsberg y la defensa sueca destierran a Suiza | 1-0
Ampliar
El esfuerzo de resistencia de los escandinavos volvió a salirle redondo. Por M. Jones

San Petersburgo asistió este martes al enésimo entrentamiento entre estilos en este Mundial ruso casi impredecible. Suiza, que venía de mostrar solvencia en la fase de grupos, iba a proponer y a llevar la iniciativa, con largas posesiones, mientras qur Suecia, rocosa selección que participó en la eliminación prematura de Alemania, confiaría todo a su catenaccio y al contra golpe o las acciones a balón parado. Las condiciones estaban claras. Quedaba por comprobar quién impondría sus presupuestos estilísticos.

Los escandinavos no ejecutaron modificacioes. El seleccionador Janne Andersson, que ha gozado de la valentía de dejar fuera de la cita mundialista a Zlatan Ibrahimovic, sólo tuvo que sustituir al sancionado Sebastian Larsson -dio entrada a Gustav Svensson. El resto de la nómina se mantendría. Y los helvéticos, por si parte, hubieron de sobreponerse a los sancionados trascendentales Michael Lichtsteiner y Fabian Schaer. Michael Lang y Johan Djourou ocuparían sus escaños y Josip Drmic se ganó la titularidad.

Así las cosas, el ardor táctico y posicional sueco comenzó cediendo el chut precoz de Xherdan Shaquiri, tras conectar un pase de Drmic tras la recuperación de Dzemaili. Ese susto alertó a los amarillos, que pasarían a imponer su físico y a manejar el tempo a través de la pelota. Con Marcus Berg como islote y único capacitado para disparar a puerta en los 10 minutos iniciales -fuera, a pase de Ola Toivonen-, no les resultaría sencillo inquietar a Sommer.

Precisamente un error del meta suizo permitió a Berg pescar otra opción, pero Manuel Akanji se interpuso, in extremis, en su intento. Y el rechace cazado por Ekdal se fue a las nubes. Los dirigidos por Vladimir Petkovic leyeron la necesidad de bajar las revoluciones con la pelota y llegarían a un 66% de posesión y más de doble de pases de su contendiente al descanso. Pero sin profundidad ni verticalidad. Se quemarían los minutos sin más aproximaciones que la pared trazada entre Zuber y Dzemaili que éste envió por encima del travesaño.

Sería Suecia el bloque que emitió síntomas de mayor peligro antes del intermedio. De hecho, antes de concudirse a vestuarios la pizarra a punto estuvo de proporcionarles la ventaja. La primera nació de una falta lateral lanzada por Forsberg que devió Dzemaili y la segunda tomaría tierra por medio de un córner rematado sin dirección por Ekdal. De este modo concluyó un primer acto que daría paso a una reanudación de mayor ambición, aunque siempre calculando los riesgos.

Forsberg crecería y advertiría de esa inercia con rapidez: sentó al colegiado y a dos rivales antes de filtrar un pase para el centro de Augustinsson y el remate de Toivonen. El mediapunta del Leipzig se echó a su equipo a las espaldas y acomplejó a una Suiza constreñida a ceder metros ante el peligro ajeno a la contra. Y recogería el fruto de ese renacer. Victor Lindelof arrancó desde la cueva en una conducción que tradujo en transición punzante. Forsberg recogió la redonda en el pico del área, amagó y chutó para abrir el marcador. El balón se colaría tras ser desviado por Akanji. Sommer nada pudo hacer.

Quedaban 24 minutos de partido y comenzaba una contrarreloj para los favoritos. Pero ni Xhaka ni Shaquiri aparecerieron. Acumularían centros laterales que engrandecieron las figuras de Lindelof y Granqvist. La entrada en la hierba de los rematadores Seferovic y Embolo no cambiarían el guión, pues la resistencia sueca no ofreció fisuras. úncamente un remate del delantero de origen camerunés, que sacó bao palos Forsberg, rozaría las tablas.

El seleccionador escandinavo apostó por reforzar los laterales con Martin Olsson y Emil Krafth, en un intento exitoso por torpedear la lluvia de centros laterales que le amenazaban. Seferovic embocaría un testarazo a centro de Rodríguez pero Olsen lo paró sin pestañear. Y, en pleno asedio inocuo de los helvéticos, los amarillos se estiarían y forzaron un penalti que el VAR corregiría a falta en la frontal. Toivonen chutó, Sommer repelió la probatura y el colegiado pitó el final. Suecia volvía a los cuartos de final 26 años después (Estados Unidos'94), rememorando aquella generación de Tomas Brolin, Henrik Larsson o Thomas Ravelli. Los suizos, impotentes, vivieron otra frustración en la fase eliminatoria.


- Ficha técnica:

1 - Suecia: Olsen; Lustig (Krafth, m.81), Lindelöf, Granqvist, Augustinsson; Claesson, Svensson, Ekdal, Forsberg (Olsson, m.81); Berg (Kiese Telin, m.90) y Toivonen.

Entrenador: Janne Andersson.

0 - Suiza: Sommer; Lang, Djourou, Akanji, Rodríguez; Behrami, Xhaka; Shaqiri, Djemaili (Seferovic, m.74), Zuber (Embolo, m.74); y Drmic.

Entrenador: Vladimir Petkovic.

Goles: 1-0, min. 66: Forsberg.

Árbitro: Damir Skomina (SVN). Amonestó con tarjeta amarilla a Lustig (min. 30), Behrami (min. 61), Xhaka (min. 67) y expulsó por roja directa a Michael Lang (min. 93) por hacer una falta a un contrario en clara opción de gol.

Incidencias: partido de los octavos de final del Mundial de Rusia 2018 disputado en el Saint Petersburg Stadium ante 64.042 espectadores, con la presencia en el palco de autoridades del presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino.