www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUSIA 2018

La FIFA destaca la ausencia de dopaje en el Mundial y el "efecto Guardiola"

La FIFA destaca la ausencia de dopaje en el Mundial y el 'efecto Guardiola'
Ampliar
No se han registrado positivos en ninguno de los análisis realizados en el torneo.

No ha habido dopaje en Rusia 2018. Así lo ha corroborado este jueves la FIFA, que ha anunciado que no se ha registrado ningún positivo en los más de 2.000 controles antidopaje efectuados hasta la fecha. Lo dice en un dominicado en el que aplaude el programa puesto en marcha este año, del que destaca que ha resultado el mayor desarrollado para una Copa del Mundo y desarrollado de acuerdo con la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

El texto apunta que, a falta de la final y el partido por el tercer y cuarto puesto, el éxito se ha cimentado en un protocolo que contempló la ejecución de un grupo de pruebas preliminares de más de 1.500 jugadores que eran potenciales participantes en el Mundial de Rusia. Esta medida preventiva y destinada a lanzar un aviso a navegantes se llevó a cabo por la coordinación con las organizaciones nacionales antidopaje y las federaciones.

Esos análisis se complementaron con el uso por parte de la FIFA del pasaporte biológico de los deportistas. Los datos ofrecidos por esa unidad de gestión, compuesta por expertos independientes, no han advertido desviaciones que pudieran indicar un uso indebido de drogas para mejorar el rendimiento. Y consta en el texto publicado que todos los jugadores participantes de Rusia 2018 fueron sometidos a controles por sorpresa antes de la competición y durante la misma.

La estadística amalgama la relación de la ejecución del programa elaborado por la FIFA desde enero de 2018. Los análisis fueron realizados por el organismo, las asociaciones nacionales y confederaciones. El monto de controles ha llegado hasta los 2.037. De ahí se extrajeron 3.985 muestras (1.928 de orina, 1.031 de sangre y 1.026 de suero). El apartado de pruebas sorpresivas directamente recogidas por la FIFA alcanzó las 2.761 muestras.

Durante el torneo fueron practicadas 626 pruebas (108 fuera de los partidos), una cantidad que ofrece un promedio por el que cada jugador de los cuatro equipos que permanecen en el Mundial ha pasado controles 4,41 veces desde enero. Y algunos de ellos, hasta en ocho ocasiones. Y en esa maraña de muestras sólo se detectó una sospechosa: la de un jugador (no se especifica la identidad) que dio una analítica adversa pero contaba con una autorización de uso terapéutico para la sustancia detectada.

La influencia de Guardiola en lucha con la menor posesión


El Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA (GST) ha comparecido este juevesen Moscú para oofrecer su diagnótico sobre el fútbol visto en este Mundial. Y esta es su conclusión principal: "Guardiola ha tenido un gran impacto en muchos jugadores y entrenadores. En la Liga de Campeones, en muchas Ligas con el Bayern, el Barcelona o ahora el Manchester City, tuvo influencia. Sobre todo, por la intención de jugar desde atrás, esa capacidad para atacar con o sin balón, Con una presión alta".

Lo explicó el técnico escocés Andy Roxburgh, miembro del GST. Pero, cuidado, los expertos han percibido el crecimiento de la propuesta antagónica. "En la Liga de Campeones hubo esta temporada tres filosofías de juego, pero aquí hay una variedad increíble de estilos. Ha habido un gran equilibrio competitivo, con países pequeños dando un gran rendimiento. Es destacable por ejemplo la forma como planteó su partido Bélgica, contra Brasil", destacó el británico, que habló de lección táctica de Roberto Martínez en los cuartos de final.

"En 2010 y 2014 había muchos jugadores que había entrenado Guardiola. Antes la posesión era muy importante, pero en este Mundial hemos visto que equipos como Suecia, Suiza, Dinamarca o Islandia defendieron en espacios muy reducidos. A día de hoy, es casi imposible moverse entre las líneas", subrayó Marco Van Basten, miembro de ese comité y jefe del grupo de desarrollo del juego de la FIFA. Además, de goleador icónico.

El exdelantero del Milan y de la selección neerlandesa, ahondó en esa idea: "España se enfrentó a una defensa férrea. Rusia buscó la mejor forma para ganar a un rival de mayor nivel técnico y eso también eso es parte del fútbol. No se trata sólo de ser bueno a nivel técnico, sino también táctico". El elegante goleador remató su argumentación usando a la vigente campeona: "Alemania creó muchas ocasiones, pero no fue capaz de rematar y luego está el riesgo del contraataque. El fútbol está evolucionando y lo hace todo más difícil. Cada vez se juega en menos metros cuadrados. Hay que mantener un ritmo alto y asumir más riesgos. Alemania jugó mejor que muchos equipos, pero tuvieron poca suerte. En 2014, con menos ocasiones, marcaron más goles".

Y finalizó su intervención en el coloquio sobresaliendo que "en muchos partidos la defensa estaba muy cerca del área y no había espacios. Ha habido defensas fuertes y bien organizadas. Messi o Neymar tuvieron problemas para penetrar en las defensas. Esto va por ciclos y cada vez se juega en espacios más reducidos". A su lado, y compartiendo conclusiones, estuvieron Roxburgh, el brasileño Carlos Alberto Parreira, el serbio Bora Milutinovic y el nigeriano Emmanuel Amunike. El balcánico cerró con la siguiente apreciación: "A mí, mi entrenador (en los años 60) me enseñó que cuando recibes debes ir hacia adelante y tirar a gol lo más rápido posible".