www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

J6 - GRUPO B

Dembelé, puntual con el gol, alegra el empate del Barcelona |1-1

Dembelé, puntual con el gol, alegra el empate del Barcelona |1-1
Ampliar
(Foto: Efe)
martes 11 de diciembre de 2018, 22:55h
La igualada permite el Tottenham clasificarse a octavos de final. Por M. Jones

El Barcelona, clasificado ya como primero de grupo, se presentó en el Camp Nou para cerrar la primera fase de la Liga de Campeones ante el Tottenham, equipo que se jugaba el pase a los octavos ante el Inter. Los italianos jugaban en casa ante el PSV, colista, por lo que los pronósticos no auguraban nada bueno para los británicos. En paralelo, Ernesto Valverde entendió que esta oportunidad, en la que sólo dinero y el orgullo estaban en juego para los favoritos a todo, era idílica para repartir descansos.

Alineó a Cillessen, Semedo, Vermaelen, el canterano Miranda, Aleñá, Arthur, Munir y Coutinho como variables. Y además, indultó sobre el verde el enésimo retraso de Dembèlè en un entrenamiento -esta semana fue de dos horas, nada menos-. El 'Txingurri' sabe que el joven francés va a ser necesario a lo largo del curso y por eso intentó cuidarle. Y el 'Mosquito', inserto en un conjunto lleno de hambrientos secundarios, daría la talla con una celeridad sobresaliente.

Tardó siete minutos en demostrar por qué la directiva apostó por él como suplente de Neymar. Robó la pelota en la medular y entró en ignición para dibujar un slalom que retrató a toda la zaga inglesa y acabó por resolver con un recorte de seda y un chut cruzado y directo a la red. La tribuna cayó a sus pies y el galo no se desconectaría. Compitió con una mejor predusipisión, sabiéndose protagonista de las riendas de la ofensiva del colsoso, en un día en el que Messi esperaba en el banquillo.

Pero el tempo impuesto por los azulgrana se desplomaría, evidenciando cierta relajación que permitiría a los londinenses creer en sus posibilidades. Un intervalo de 20 minutos, hasta que se cruzara la media hora, se quemó sin nada más destacable que un denso centrocampismo que arrinconó a las porterías de la plomiza dinámica. Y tras esta elipsis vacía de contenido, para el bostezo del graderío, amaneció el dibujo de Mauricio Pochettino al verse al borde de la lona con un remate de Aleñá -debutante en Champions- que pasó por encima del travesaño. Respondió, ipso facto, Son. El coreano falló un mano a mano con Cillessen y emitió un disparo débil, dando paso a un intercambio fútil de golpes en el que se alzaron la revoluciones.

Antes del descanso asomarían dos acciones individuales. La primera, de Rakitic, con parada de Lloris; y la segunda, de Coutinho, con estallido de la madera. Y desde esa traca final los futbolistas se encaminaron a vestuarios. En el camarín, el técnico argentino avisó a sus jugadores de la derrota provisional de los italianos en San Siro, y los 'Spurs' descubrieron la ventana de oportunidad ante un Barça a medio gas en cada parámetro analizable. Batallarían con vatios hasta hacerse con la posesión y la iniciativa. Y, por ende, creció la figura nuclear que representa Eriksen.

El danés abrió la espita de la reacción que hizo mutar el paisaje con un cañonazo que sacó Cillessen. Y, a continuación, Kane se hizo notar por vez primera la ganar el cuerpeo a Lenglet y rematar fuera de dirección. Se había atrincherado un Barcelona que yacía impedido para lanzar contras, por lo que Valverde recurrió a Messi para que el argentino sentenciara en los 30 minutos postreros. En cambio, el zurdo legendario se dejó las ganas de demostrar que se merece el Balón de Oro cada año en Cornellá. Sólo otra jugada solitaria de Coutinho, con chut al poste -otra vez- exigiría a Lloris.

La trama había girado hasta la épica aceleración de un Tottenham que tenía en su mano, de forma inesperada, la clasificación. Entrarían Lamela, Fernando Llorente y Lucas Moura, en el todo por el todo de Pochettino. Antes de abandonar el campo, Son chutaría desde larga distancia. Esa maniobra fue telonera de las asistencia de Kane para que Rose marrara el cara a cara con Cillessen. Pero llegaría a la orilla el esfuerzo agónico británico, apoyado en la complacencia de un gigante al que no le activó tampoco al entrada de Busquets (por Rakitic) y de Denis Suárez. Finalmente, Moura embocó un centro de Kane en el minuto 85, fracturando la racha continental culé como local y desatando la algarabía en su delegación, pues el empate del Inter les había metido en el sorteo de la fase eliminatoria. En una noche sosa desde el prisma del líder de LaLiga.


- Ficha técnica:

1 - Barcelona: Cillessen; Semedo, Lenglet, Vermaelen, Miranda; Rakitic (Sergio Busquets, min.46), Aleñá, Arthur Melo, Dembélé (Denis Suárez, min.76), Munir (Messi, min.63) y Coutinho.

1 - Tottenham Hotspur: Lloris; Walker-Peters (Lamela, min.61), Alderweireld, Vertonghen, Rose; Sissoko, Winks (Llorente, min.83), Eriksen, Dele Alli Heung-Min Son (Lucas Moura, min.71); y Kane.

Goles: 1-0: Dembélé, min.7. 1-1: Lucas Moura, min.85.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Mostró tarjeta amarilla a Walker-Peters (min.15) y Semedo (min.68).

Incidencias: Partido de la sexta jornada del Grupo B de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 69.961 espectadores. Antes del encuentro, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del expresidente del FC Barcelona, Josep Lluís Núñez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.