www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIS - IDA

Un descomunal Messi rescata al Barcelona del dominio del Liverpool | 3-0

Un descomunal Messi rescata al Barcelona del dominio del Liverpool | 3-0
Ampliar
(Foto: Efe)
Javier Nuez
x
javiernuezelimparciales/11/6/11/23
miércoles 01 de mayo de 2019, 22:57h
Una actuación sobresaliente del argentino tumbó a los de Klopp. Por Javier Nuez

Primero el resultado y luego, ya, el juego. El Barcelona encarriló las semifinales de Liga de Campeones tras sobrevivir al dominio del Liverpool con dos momentos de inspiración de Messi. Tres goles por cero de los ingleses que dejan muy a mano el camino a la final del Metropolitano del 1 de junio. Eso sí, con el recuerdo de Roma en el equipaje para evitar dolores pasados en la vuelta el martes que viene.

Primero golpeó Suárez, en la primera mitad. Cuando los equipos aún estaban testando los baremos del partido. Una luz que hizo posible superar el camino de alambres puesto por un Liverpool que presionó desde campo contrario, tomó la pelota y no la soltó ni para meter goles.

La travesía por el desierto de 75 minutos concluyó cuando Messi recibió la pelota en una zona de peligro real y no los 60 metros a los que le hacían retrasarse sus propios compañeros. Ahí abrió la jugada y la acabó cerrando empujando una pelota repelida por el larguero tras un chut de Suárez. Poco después, volvió a asombrar a propios y extraños con un golazo a la escuadra desde un tiro directo desde más de 30 metros.

Un 3-0 que pudo haber sido ampliado en el último tramo cuando el Liverpool se lanzada ya a la locura del todo o nada tras ver que su dominio en el Camp Nou no sólo no tenía premio sino que el billete al Wanda se iba tiñendo de azulgrana.

El primer varapalo para los de Klopp llegó poco antes del 1-0, cuando Naby Keita tuvo que retirarse lesionado. Henderson fue el encargado de asumir el complicado papel de sostener el mediocampo inglés en un partido en que esa zona se convirtió en pura transición.

Valverde apostó por la entrega física de Vidal en lugar del seguro en la entrega de balones de Arthur. Un planteamiento arriesgado el dejar de lado el mejor controlador de pelota en el centro del campo ante un Liverpool gustoso de ritmos frenéticos.

Y en este sentido, el Liverpool hizo suyo el partido, que no el marcador. Apretando desde la primera línea, forzaba pérdidas de pelota poco habituales en el Barcelona. Pero pese a la buena voluntad de Salah, se echó de menos la referencia de Firmino. Sané contó con la más clara en la primera mitad, pero su remate de primeras erró el punto de mira.

El Barcelona, salvando la clarividencia de Alba por banda izquierda en el gol, se entregada a su mesías. Con la pelota en los pies de Messi, la defensa de los reds transformaba sus movimientos férreos en un gelatinoso flan de nervios. Pero el 10, hoy, estaba en uno de esos días de andar con calma por el campo –incluso por momentos cojera- a la espera de inspiración.

En el arranque de la segunda mitad, nuevo aviso del Liverpool. Otra vez obra y gracia de Salah, que asistió a Wijnaldum para hacer entrar en escena a Ter Stegen por vez primera. Ritmo y juego en manos de los de Klopp mientras la instrucción de Valverde se mantenía en modo aguantar.

Con este panorama, el Liverpool, en manos de Salah, seguía acrecentando su protagonismo. Y apenas cinco minutos después, fue el egipcio el que esta vez forzó la segunda estirada del cancerbero alemán entre un mar de piernas. Y una tercera poco después tras una gran jugada por la derecha que acabó con un remate franco de Milner dentro del área que fue directo a las manos de Ter Stegen.

Valverde reaccionó dando entrada a Semedo por Coutinho para adelantar a Sergi Roberto a la medular. Los azulgrana, hasta el momento, sólo corrían persiguiendo una pelota en los pies de su rival.

En medio del drama, tras pitidos a Coutinho, broncas Vidal… Messi, siempre Messi. Cuando el Barcelona encontró al argentino en tres cuartos en lugar de hacerle arrancar desde 60 metros, salió el petróleo. En una jugada embarullada, con un tiro al larguero de Suárez, el 10 apareció para recoger el rechazo, ya sin oposición, e introducir la pelota tras la línea de gol. Minuto 75 y 2-0 en el marcador. No se podía sacer mejor resultado con menos.

Klopp buscó revertir el arreón azulgrana metiendo a Firmino por Wijnaldum. Pero Messi cortó de raíz cualquier atisbo de esperanza red con un soberano golazo de falta directa.

Si no le había quedado claro al Liverpool hasta el momento que el tema del gol este miércoles estaba complicado, el poste surgió de nuevo ante Salah para evitar lo que era un gol que se merecía pero que no llegaba por ninguno de los caminos posibles.

Y ya en la locura en la que se convirtieron los últimos minutos, el castigo a los ingleses pudo ser todavía mayor, pero Dembelé, que entró por Suárez en el descuento, quiso dejar algo de interés para la vuelta fallando un gol cantado en la última jugada del partido.

- Ficha técnica:

3 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Aleñá, min.94), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Arturo Vidal; Coutinho (Semedo, min.60), Messi y Luis Suárez (Dembélé, min.93).

0 - Liverpool: Alisson; Gómez, Matip, Van Dijk, Robertson; Fabinho, Milner (Origi, min.84), Wijnaldum (Firmino, min.78), Keita (Henderson, min.24); Mané y Salah.

Goles: 1-0, m.26: Luis Suárez. 2-0, m.75: Messi. 3-0, m.82: Messi.

Árbitro: Björn Kuipers (HOL). Mostró tarjeta amarilla a Lenglet (min.38), Fabinho (min.81)y Luis Suárez (min.81).

Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 98.299 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

+
0 comentarios