www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 1 - GRUPO D

Atlético y Juventus se exprimen en un combate de élite | 2-2

Atlético y Juventus se exprimen en un combate de élite | 2-2
Ampliar
miércoles 18 de septiembre de 2019, 22:57h
La competitividad madrileña fue llevada al límite por la pegada de un campeón italiano escurridizo y liderado por Cuadrado. Y los colchoneros aprobaron, empatando un 0-2. Por Diego García. Estadio Metropolitano.

Este miércoles se alzó el telón de la temporada europea en el Metropolitano. Se engalanó el recinto que vio triunfar al Liverpool hace meses para acoger un intenso Atlético-Juventus, duelo salpicado de cuentas pendientes y que mediría el calibre del punto de cocción de ambos proyectos ambiciosos. Con la pugna por el liderato del Grupo D presente a las primeras de cambio y en pleno inicio liguero ilusionante, los focos del Viejo Continente volvieron a girarse hacia la capital española.

Diego Pablo Simeone sólo hubo de lidiar con la ausencia de Álvaro Morata -esguince en la rodilla derecha-. Dejó a Mario Hermoso fuera de la convocatoria y eligió a Stefan Savic y José María Giménez como pareja de centrales. Renan Lodi y Kieran Trippier repetiría en los carriles, del mismo modo que KoKe y Saúl ejercerían de interiores. Thomas ocuparía el rol de mediocentro defensivo y Lemar, el de nexo entre líneas. Arriba, Joao Félix y Diego Costa buscarían las cosquillas de la zaga rival. Se trataba del contexto propicio para asestar un golpe sobre la mesa en el plano continental y el 'Cholo' tiró de su esencia más reconocible. Vitolo esperaría turno.

Maurizio Sarri, por su parte, tuvo más trabajo para confeccionar su once. A las ya sabidas bajas de Giorgio Chiellini, Mattia De Sciglio y el brasileño Douglas Costa se unirían las molestias de Miralem Pjanic y Danilo. No poca cosa para visitar a los colchoneros. El estratega, ante tal tesitura y en este momento de rodaje, arriesgó alineando al cerebro balcánico y al lateral brasileño -con Alex Sandro en la izquierda-. Estructuró un bloque medular de notable capacidad física -Khedira, Matuidi y Cuadrado- y dispuso a Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo en punta. De Ligt y Bonucci serían los escuderos de Szczesny en un plan que mezclaría la posesión y la verticalidad. Con Dybala y Bernardeschi en la banca.

Amaneció el envite con un susurro de cara a cara sin amarres, pero con celeridad se denudaría la voluntad de control visitante y la querencia por explotar a la contra de los rojiblancos. Jugarían en horizontal los juventinos, descolgando a Matuidi y Khedira hasta la frontal del área, fluctuando con Ronaldo y Higuaín en el intento de hacer daño entre líneas. Taparía bien los pasillos centrales un Atlético agazapado, que regaló la posesión y estudiaba los huecos para lanzar transiciones. Salió con personalidad el conjunto bianconero, gobernando el tempo, pero no alcanzó a esconder el envés de su propuesta.

No obstante, si la redonda fue transalpina, la jurisdicción del peligro pertenecería a los madrileños. Siempre al galope del vuelo tras robo y del balón parado. Abriría fuego Lodi con un centro cerrado que atajó Szczesny -minuto 7- y antes del minuto 20 se registrarían otras cuatro llegadas al arco de una Vecchia Signora que sufría para replegar, al quedarse sólo Pjanic para hacer coberturas. Alex Sandro y Danilo no bajaban a tiempo y Joao Félix a punto estuvo de desatar el paroxismo en el 11 de juego. Tomó el cuero en el centro del territorio y emitió una conducción que desordenó a la Juve y finalizó con chut de la perla lusa en el área. Szczesny salvó a los suyos con una estirada. Y en el córner subsiguiente, Giménez remató por encima del larguero.

El meta polaco trabajaría más antes de que se cruzase la media hora. En el 13, Koke, Diego Costa y Trippier combinaron con astucia -superioridad numérica en la banda diestra- y el lateral inglés centró para el cabezazo de Joao Félix en el segundo poste. Szczesny mostró seguridad, como también lo haría en la incorporación y chut al primer palo de Lodi -minuto 16- y en el saque de esquina lanzado por Koke y ganado de nuevo por el ataque -minuto 19-. El choque de estilos estaba beneficiando a los relámpagos españoles. Sarri necesitaba bajar las pulsaciones recuperando el timón de la iniciativa. Y cuidándose de cometer imprecisiones que desembocaran en contras a las que su línea defensiva no daba respuesta. De Ligt y Bonucci sollozaban al correr a campo abierto.

Un cañonazo de Ronaldo, desde el pico del área y a las manos de Oblak, constituiría la única traducción del dominio en ocasiones de gol por parte de los turineses. Lodi y Trippier amenazaban mucho más sorprendiendo que sus homólogos oponentes en estático. Tal fue la sensación de comodidad jerárquica de los colchoneros, desde su achique y saliendo por abajo, que tornarían a discutir la posesión poco a poco. Deshilachando el 4-4-2 bianconero por mor de la labor de Koke, que se juntaba con Lodi y Lemar para perforar a un Danilo desasistido. Y aparentaban desplazarse con más agilidad los locales, en cada lance del partido. Presionando con ardor.

Mas, la pegada del gigante italiano, latente por la lentitud y densidad de su fútbol, casi le regala la ventaja en el marcador en el minuto 35. Un avance por la banda de Ronaldo y Alex Sandro devino en centro y despeje. El balón cayó en la frontal, en las botas de Pjanic. Y el talentoso balcánico chutó y los centrales locales se las apañaron y desviaron fuera un tiro venenoso. Y en el 40, Cuadrado entraría en ignición. Primero, lanzando una contra que concluyó en tres para cuatro, centro de Ronaldo y despeje, in extremis, de Savic; y, en segundo término, para conectar una parábola que remataría el cinco veces Balón de Oro a los guantes de Oblak. Se corroboró que la relajación estaba prohibida y que la presión a todo el campo también contenía riesgo para el Atlético. Un derechazo desatinado de Joao Félix y otro zurdazo horroroso de Matuidi clausurarían un primer acto de juego más alegre que tacticista, para regocijo del aficionado.

Y en la reanudación quiso el escuadrón español adelantar líneas y seguir la senda previa al intermedio, pero le sobrevino un golpe duro. En el minuto 48, con todo el equipo en campo contrario, Higuaín trazó un desmarque en profundidad que dibujó un dos para dos. El 'Pipita' contemporizó y cambió la dirección del ataque, dando la alternativa a Cuadrado. El colombiano trazó una diagonal culminada con un zurdazo a la escuadra del segundo poste. Un chispazo le bastó a los italianos para cosechar y examinar la consistencia mental contrincante.

El herido esquema dirigido por Simeone respondería, con 0-1, ahondando en su presión y planteamiento propositivo. Y pescaría, de inmediato, un chut angulado de Lemar que desvió la retaguardia visitante y un derechazo de Thomas, sin oposición en la frontal, que no se acercó a la diana. En cambio, también vio cómo a su espalda brotaba la calidad juventina. Cuadrado ganó a Lodi y activó un tres para dos -Giménez y Savic contra Danilo, Higuaín y Ronaldo- que Oblak neutralizó con una parada de mérito. El desafío que afrontaban los colchoneros había retorcido su pelaje. Entonces, comenzó una contrarreloj en la que los locales disponían de la redonda y los visitantes se atrincheraban.

Una triangulación sensacional entre Saúl, Trippier y Koke rozaría las tablas. El centro del canterano, desde la línea de fondo y en el área grande, fue rematado a las nubes por Giménez. Perdonó el defensor y Correa sustituyó a Lemar -intrascendente-. Le urgía al 'Cholo' detectar un revulsivo ofensivo para su circulación horizontal, pero sobrevino otra cornada. Cuadrado -majestuoso como lanzador de transiciones- se fue al centro para desahogar y la jugada rápida encontró a Alex Sandro en línea de fondo. El titular con Brasil propulsó un centro quirúrgico que Matuidi cabeceó a las mallas -minuto 65-. Los problemas para recomponer la figura tras pérdida, de un Atlético ambicioso, le sentenciaron. Thomas no es un especialista como pivote táctico y lo pagaron los madrileños.

Pero el orgullo de los locales no permitiría que el devenir plomizo continuara así como así. Koke provocó y lanzó una falta centrada y a media distancia de portería, el cuero voló hacia Giménez, que ganó el cuerpeo. Y la redonda le cayó a Savic para recortar distancias. La argucia de la pizarra, en una combinación aérea entre centrales, rescató oxígeno para los atléticos. Y con 20 minutos por disputarse cambiaba la energía y se reiniciaba todo. Porque la tribuna y los futbolistas colchoneros se dispusieron a imponer un asalto. La temperatura y dureza subieron, en consecuencia. Y un derechazo de Koke, parado por Szczesny, abriría la espita.

La Juve, escurridiza, embocaría otra contra espinosa. Siempre a la espalda de Lodi, Higuaín se coló y conectó un derechazo cruzado que resaltó las virtudes de Oblak. Matuidi cazó el rebote y chutó, pero Trippier evitó el 1-3. El volcánico ritmo permitiría intervalos de ida y vuelta, mas los transalpinos quisieron cerrar el resultado desde la posesión. Comparecerían Héctor Herrera, Vitolo, Betancur, Dybala y Ramsey -por el lesionado Thomas, Lodi, Khedira, Higuaín y Pjanic- cuando se avecinaba el incierto desenlace y los madrileños no llegaban a todas las ayudas para recuperar rápido la redonda. Y Cuadrado, protagonista, seguiría su exhibición con un centro que no embocó Ronaldo por la intercepción de Oblak.

Vitolo gritó el centro del escenario al regatear a su par y filtrarse, en conducción, hasta la frontal. El canario tiró y Szczesny sostuvo a los visitantes con un vuelo de foto. Saúl, en labores de lateral izquierdo tras la marcha de Lodi, perforó por su carril y emitió un centro-chut -minuto 85-. Se estaba extinguiendo el minutaje sin un gobernador claro, con el cansancio contaminando por doquier -tras semejante derroche-. Joao Félix, irregular, inyectó fe deshaciéndose de dos peones y generando un saque de esquina y Héctor Herrera dio la razón a su entrenador -por su fichaje y por su rol en la plantilla- empatando. Koke la puso y el mexicano se elevó y encañonó con la testa una trayectoria deliciosa -minuto 90-. El Atlético, guerrero imperecedero, llegaba a la orilla y quería más. Sin embargo, le supo bien el punto, ya que en el descuento Ronaldo se fue de tres y chutó lamiendo la madera. Al final, candidaturas confirmadas y merecido y batallado reparto de puntos.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Lodi (Vitolo, m. 75); Koke, Saúl, Thomas (Héctor Herrera, m. 75), Lemar (Correa, m. 60); Joao Félix y Diego Costa.

2 - Juventus: Szczesny; Danilo, Bonucci, De Ligt, Alex Sandro; Juan Cuadrado, Khedira (Bentancur, m. 69), Pjanic (Ramsey, m. 86), Matuidi; Higuaín (Dybala, m. 79) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 0-1, m. 48: Cuadrado. 0-2, m. 65: Matuidi. 1-2, m. 70: Savic. 2-2, m. 90: Herrera.

Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Amonestó al local Diego Costa (m. 82) y a los visitantes Matuidi (m. 14) y Cuadrado (m. 70).

Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada del grupo D de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 67.000 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios