www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 3 - GRUPO F

El Barcelona se mete en problemas en Praga pero salva el liderato | 1-2

El Barcelona se mete en problemas en Praga pero salva el liderato | 1-2
Ampliar
miércoles 23 de octubre de 2019, 22:53h
Un gol en propia meta de los locales desatascó el despliegue plomizo azulgrana. Messi alcanzó otra marca histórica en Europa -ha anotado en 15 ediciones consectuivas de Champions y a 33 clubes diversos- y Stegen volvió a brillar. Por M. Jones

El Barcelona arribó a Praga con la intención de vencer y ascender al liderato. Se trataba de un duelo clave, de obligatorio triunfo, en la pelea por el liderato del grupo que comparte con Inter de Milán y Borussia Dortmund. Además, los catalanes venían de darse un festín liguero ante el Eibar que aparentaba haber rescatado las sensaciones perdidas de cohesión, coralidad y fluidez en el juego combinativo, con el tridente en su mejor versión en cuanto a entendimiento mutuo.

Por ello, Ernesto Valverde eligió desplegar a su once más reconocible, con la medular conformada por Busquets, De Jong y Arthur y la delantera lanzando a Griezmann, Luis Suárez y Lionel Messi. Semedo y Jordi Alba competirían por las bandas, con Lenglet y Piqué resguardando a Ter Stegen. Tenían que bregar ante un combativo y potente físicamente Slavia checo, que estaba urgido por puntuar para sobrevivir en la competición, y que confiaba en el talento de Stanciu y en el estilo erosivo de ida y vuelta que le caracteriza.

Y el Barça saltó al verde perfectamente comprometido. Alzaron una presión muy alta y coordinada que les entregó el control con celeridad. Y, además, les regaló la ventaja en el marcador a las primeras de cambio. La acción que devino en el 0-1 -minuto 3- ejemplificaría la hoja de ruta marcada por el 'Txingurri': recuperó la pelota Messi en cancha ajena y remató a la red un pase de Arthur, en el relámpago desencadenado tras el fenomenal ejercicio táctico.

Arrancaba con todo a favor el segundo duelo del curso europeo como visitantes para un escuadrón catalán que viene sufriendo sobremanera fuera del Camp Nou en este lustro. Pero repetiría el rendimiento y el plan viciado: pasó a gestionar la pelota con lentitud en la posesión y el gobierno del centro del campo se le fue escapando poco a poco. El Slavia dirigido por Jindrich Trpišovský ganaría confianza para mostrar su personalidad y pelaje correoso. Hasta disfrazar a Ter Stegen como el mejor del envite.

El meta alemán inauguraría su sobresaliente actuación en el minuto 20, a chut del lateral zurdo Boril. No alcanzarían los azulgrana a domar la querencia corrosiva checa -son el equipo que más kilómetros acumulaba en las dos jornadas iniciales de Champions- y su bagaje ofensivo antes del descanso se redujo a la incorporaciones de Nelson Semedo y a los remates tímidos de Lenglet y Suárez. Los fantasmas del juego guadianesco, de la inconsistencia, contaminaron de nuevo a la delegación barcelonesa.

Entonces, pasaron a tratar de ganar el intermedio con ventaja en el electrónico. Nada más. El correcalles en el que navegaría el encuentro sacrificó a un Busquets limitado desde el plano anatómico y convirtió a Griezmann, Messi y Luis Suárez en una línea despegada del resto del dibujo. Y el conjunto local se lo creyó hasta tal punto que rozó el empate en dos oportunidades muy claras. Masopust embocó una pelota que sacó Ter Stegen con una reacción sensacional y el nigeriano Olayinka también examinaría al germano.

Las pérdidas e imprecisiones de De Jong y de Arthur torpedearían la probatura de supervivencia por medio de la posesión. No ayudaría la desconexión con la dinámica de Griezmann, la falta de ayudas en fase defensiva que daban siempre superioridad numérica al ataque checo y los errores que salpicarían a Gerard Piqué. Todavía antes de encaminarse a vestuarios habrían de tragar un susto postrero cuando Masopust perdonó las tablas justo antes de la clausura del primer acto.

No cambio nada Valverde en el camarín y en la reanudación se descubrió con 1-1, en el minuto 50. El carrilero omnipresente Boril se descolgó en ataque, despreocupado por la falta de intensidad colectiva visitante, y amortizó la indecisión de la zaga blaugrana para batir, al fin, a Stegen. Y cuatro minutos más tarde Stanciu tuvo en sus botas el 2-1 respaldado por lo visto en el césped hasta entonces. Pero el rumano marró su lanzamiento y la suerte se aliaría con el Barça: en el 57 de juego Messi botó una falta lateral que Suárez devolvió al campo desde la línea de fondo y que Olayinka, pese a su voluntad, metió en su arco. El tanto en propia meta del nigeriano certificó un 1-2 ciertamente descontextualizado e inmerecido.

En cambio, lo que sobrevino fue un intervalo de mayor control del tempo culé, pues los checos se descoordinarían en su afán presionante. Y Messi frotó su lámpara para mezclar la pausa con el relámpago, creando un puñado de llegadas que pudieron haber sentenciado el reparto de puntos tranquilamente. El argentino no dio en la diana en el 68, como tampoco lo logró Suárez, que se topó con el portero Kolar en el mano a mano. Y el genio zurdo, a continuación, desaprovecharía en el 75 un remate aparentemente muy accesible para su talento.

Este brote de fútbol catalán, en un recuerdo insistente de la esencia del partido, se desinflaría en el desenlace. Comparecieron Dembélé y Arturo Vidal -por Busquets y el desaparecido Griezmann- y la anarquía renació. Y el Slavia adelantó líneas y soñó con un asalto final al arco de Stegen. Mas sólo un remate en el descuento haría que el alemán se estirara para salvar una victoria gris pero de tremendo valor estadístico. Las dudas regresaron con crudeza a Can Barça ante el orgulloso dibujo centroeuropeo, aunque el liderato está encarrilado y el acceso a los octavos de final quedó más que próximo.

- Ficha técnica:

1 - Slavia Praga: Kolar; Coufal, Kudela, Hovorka, Boril; Soucek, Sevcik; Masopust (van Buren, min. 76) Stanciu (Husbauer, min. 76), Zeleny (Tecl, min. 46); y Olayinka.

2 - FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Arthur (Rakitic, min. 84), Busquets (Arturo Vidal, min. 78), de Jong; Messi, Suárez y Griezmann (Dembélé, min. 69)

Goles: 0-1, min. 3: Messi. 1-1, min. 50: Boril. 1-2, min. 57: Olayinka, propia puerta.

Árbitro: Bobby Madden (SCO). Mostró cartulina amarilla a Jordi Alba (min. 35), Masopust (min. 56), Boril (min. 64), Olayinka (min. 71), Sevcik (min. 76) y a Dembélé (min. 90+4).

Incidencias: prácticamente lleno, unos 20.000 espectadores en partido de la tercera jornada, del grupo F, disputado en el Eden Arena de Praga.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.