www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS - IDA

De Bruyne rescata al City ante un Real Madrid que acabó autodestruyéndose al final | 1-2

De Bruyne rescata al City ante un Real Madrid que acabó autodestruyéndose al final | 1-2
Ampliar
(Foto: Efe)
miércoles 26 de febrero de 2020, 22:49h
Sergio Ramos no jugará en el intento español de remontada. Por J. Nuez

El Manchester City logró este miércoles imponerse al Real Madrid por 1 a 2 en la ida de octavos de final de Liga de Campeones. El conjunto de Guardiola acabó remontando el tanto en contra de los blancos en la segunda parte, liderados por un De Bruyne que no tiró la toalla y que se echó a su equipo a la espalda. Un Real Madrid que respiró mientras controló la pelota y que sufrió tras un período de caos y desorden.

Un intercambio de papeles que acabó beneficiando al City, que se marcha para la vuelta con un triunfo con dos goles a favor y la baja de Ramos, que acabó viendo la roja cuando los locales se lanzaban a por el empate.

El pulso por el control del balón que se aventuraba con los onces iniciales quedó claro desde el primer momento. Un asalto ganado por el Real Madrid y que dejaba ver también el porqué de la entrada de Gabriel Jesús por el Kun. La presión alta del City, achuchando Jesús la salida de Carvajal, con Bernardo Silva de falso nuevo haciendo lo propio con los centrales.

Buscaba la alternancia en el mando del partido el City, pero de momento la presión del Madrid funcionaba obligando a los ingleses a abusar del pase largo.

El primer intento serio, de Varane al cuarto hora, aprovechando un balón que se quedó sin dueño en las inmediaciones de la frontal tras una buena jugada de ataque de los blancos.

Pero el que estuvo a punto de adelantarse fue el City en el minuto veinte. En jugada aislada, sí. Pero si está De Bruyne con el periscopio de pase el peligro es inminente. Y así inventó una asistencia genial a Gabriel Jesús, que tras un amago en el área se abrió el hueco suficiente para un tiro claro, que se encontró con la providencial intervención de Courtois.

Con la batalla por el balón perdida, el cambio a jugar al contraataque le dio mejores opciones al equipo visitante.

A la media hora, llegó la respuesta local. Gran centro de Mendy que cabeceó Benzema con peligro, quedando la pelota suelta al alcance de un Vinicius que, para desesperación del Bernabéu, no alcanza a rematar una pelota que olía a gol.

Los problemas para Guardiola se acrecentaron en ese tramo, pues Laporte, el central que mejor estaba sacando la pelota, se tuvo que retirar por lesión. Llegó con dudas al partido y estas se confirmaron. Fernandinho fue el elegido para sustituirlo.

Sin embargo, ya en el alargue antes del descanso, el City volvió a dar un susto gracias una concatenación de fallos blancos en un córner lanzado por De Bruyne. Erró Courtois en el despeje de puños, cayendo la pelota a los pies de Gabriel Jesús, que tampoco pudo armar un disparo protocolario, Ramos, al ir a despejar el errático chut redirige la pelota hacia el interior de la portería justo donde bajo palos, Valverde decide acabar con la psicosis mandando la pelota lo más lejos que le permitió su pierna.

Dominó la primera parte el Real Madrid, imponiéndose en el pulso por el control del juego y con Vinicuis, que si bien falló la que sólo tenía que empujar, fue el mejor también en las pocas ocasiones que le permitieron electrificar con su velocidad la banda izquierda. La poblada batalla del centro del campo bloqueó el peligro.

El City, resignado, vivió tramos en los que ni sus centrales ni portero supieron qué hacer con el balón, acudiendo al pase largo que acababa casi siempre en manos blancas. Pese a ello, las pocas veces que De Bruyne contó con tiempo y espacio suficiente, construyó el poco peligro generado por los ingleses.

En la reanudación, el mismo esquema, con un aviso serio para el Madrid a los cinco minutos. Una frivolité de Casemiro al intentar alargar un pase de tacón acabó poniendo las bases de una fulgurante contra llevada, cómo no, por De Bruyne, y que acabó con un chut cruzado de Mahrez que se marchó alto.

Poco después, otro error a la hora de controlar una pelota acabó beneficiando al City y provocando una amarilla para Modric. Síntomas de que el control se le estaba escapando a los blancos.

Mahrez acentuaba los problemas de los de Zidane en dos ocasiones, gambeteando en la primera y con un chut en solitario entrando en el área. En ambas oportunidades volvió a aparecer Courtois.

Pero si el Madrid parecía estar deshilachado, el que encontró oportunidad en el caos fue Vinicius. Con fe acudió a pelear una pelota en tres cuartos de campo, la ganó, entró en el a´rea y vio a la derecha como entraba Isco en solitario. El malagueño recibió y, con calma, buscó la mínima pausa para saber dónde colocar la pelota, esto es, en el fondo de las mallas.

Un gol para disipar los apuros de un arranque de segunda parte a la que parecía que no se había personado el mismo Madrid ordenado y con garra de la primera. Y no por intenciones blancas, que seguía siendo errático en el juego sino por reducción en revoluciones del City. Un ritmo escandalosamente lento para estar en pleno minuto 60.

Y esa parsimonia le sentó de maravilla al Real Madrid. Alejados los achuchones, poco a poco fue recuperando la confianza perdida y llegó a asentarse con comodidad en las inmediaciones del área de Ederson.

Guardiola buscó la reacción en los suyos dando entrada a Sterling por Bernardo Silva a quince minutos del final. Al otro lado de los banquillos se preparaba Bale, que entró poco después en lugar de Vinicius, aquejado de un gemelo.

Y de la acción, la reacción. Pero no ya gracias a Sterling sino al de siempre: ese belga pelirrojo llamado De Bruyne. Cogió la pelota dentro del área, la logró mantener ante las piernas de hasta tres defensas y se inventó un centro mágico, bombeado, por el que lucharon Gabriel Jesús y Ramos en el área pequeña. Y el triunfo fue para el brasileño, que midió mejor y logró rematar para certificar el empate en el minuto 78.

Y si un gol supuso comprar una nueva vida a un Madrid bajo aprietos, la igualada volvió a poner en el camino al City. El recién entrado Sterling mostró a Carvajal cómo hace un delantero para que su zaguero se coma un penalti. Y esa enseñanza acabó con un 1-2 transformado por De Bruyne que se sintió como un puñal en el corazón de los blancos.

Zidane optó por quemar naves a ocho minutos del final dando entrada a Luka Jovic y Lucas Vázquez por Modric e Isco. Un toque a rebato que buscaba una llamada al ataque pero que acabó contagiando a quien tenía el deber de mantener la calma.

Y así acudió Ramos a la búsqueda de Gabriel Jesús cuando el brasileño entraba en el área. Apenas a centímetros de considerarse penalti metió el de Camas el hombro. No fue pena máxima pero sí roja. El Real Madrid perdía ya por completo la compostura en diez minutos trágicos. Un tramo en el que se iba a lanzar a por el empate se transformó en una misión de aguante y no empeorar una herida que si bien lo dejaba tocado para la vuelta, aún no significaba la debacle total.

- Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Ferland Mendy, Casemiro, Valverde, Modric (Lucas Vázquez, m.84), Isco (Jovic, m.84), Vinicius (Bale, m.75) y Benzema.

2 - Manchester City: Ederson; Walker, Otamendi, Laporte (Fernandinho, m.33), Benjamin Mendy, Gündogan, Rodri, De Bruyne; Mahrez, Bernardo Silva (Sterling, m.73) y Gabriel Jesus.

Goles: 1-0, M.60: Isco. 1-1, M.78: Gabriel Jesus. 1-2, M.83: De Bruyne, de penalti.

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Expulsó a Sergio Ramos en el minuto 86 por una falta cuando se escapaba Gabriel Jesús. Amonestó a Benjamin Mendy (m.29), Valverde (m.48), Modric (m.54),

Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 75.615 espectadores, unos tres mil de ellos seguidores del City.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.