www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OCTAVOS - IDA

El Real Madrid no deja escapar al Atalanta | 0-1

El Real Madrid no deja escapar al Atalanta | 0-1
Ampliar
miércoles 24 de febrero de 2021, 23:31h
Acertó Zidane en el planteamiento, dominador, pero le faltó colmillo y casi desaprovechó una superioridad numérica de 70 minutos. Domó a un equipo explosivo y Mendy remató al borde del descuento. Por Diego García

Sobrevivir. Esa es la premisa sobre la que viaja el Real Madrid desde que se haya desatado un vendaval de bajas en su plantilla y con ese leitmotiv aterrizó en el Gewiss Stadium de Bérgamo. Por delante asomaba la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Contra el Atalanta, uno de los conjuntos más ofensivos y goleadores del Viejo Continente -sólo el Inter ha anotado más dianas en la Serie A-, y que llegaba con una derrota en los últimos 20 partidos disputados. En plena forma y euforia anímica. Todo eso confrontaba con una delegación española bajo mínimos en cuanto a efectivos y convicción.

Gian Piero Gasperini dispuso de toda la plantilla, a excepción del lateral titular Hans Hateboer -infortunado-. Ya sin el talento del 'Papu' Gómez, el estratega italiano replicó su idea atrevida. Compuso una línea de tres zagueros -Toloi, Romero y Djimsiti-, con Gosens y Maehle actuando como carrileros muy largos. El eje correspondería a la dupla De Roon-Freuler, mientras que en la punta de lanza se conjuntarían Pessina, Luis Muriel y Duván Zapata. Esperarían turno Ilicic, Palomino, Lammers, Malinovskyi, Pasalic o Miranchuk.

Zinedine Zidane, en su caso, no contó con los lesionados Sergio Ramos, Dani Carvajal, Álvaro Odriozola, Fede Valverde, Militao, Marcelo, Rodrygo, Eden Hazard y Karim Benzema. En semejante tesitura, el técnico galo recurrió al resto de la vieja guardia disponible. Apostó por el control, dando la alternativa a Isco. El malagueño se incorporaría a la medular poblada por Modric, Casemiro y Kroos. Asensio y Vinicius figurarían en una delantera sin '9', y Lucas Vázquez, Varane, Nacho y Mendy protegerían a Courtois. Mariano y los canteranos Arribas, Chust, Blanco, Duro y Gutiérrez completaban la convocatoria.

Saltó al verde el bloque visitante con personalidad. Cumplieron con el principio fundamental del libreto: dominar la posesión e imponer un tempo lento. Modric y Kroos rápido reclamarían el timón, al tiempo que los transalpinos no se desplegaban con el ardor posicional que les es característico. Eso sí, avisaron con celeridad del riesgo de no presionar de manera coordinada y ofrecerles espacios. En vuelo, Muriel y Gosens enviaron dos centros venenosos y sin remate antes del minuto 15.

Competían los merengues sin mirar al arco local. Hilvanando una red de seguridad en el monopolio del cuero y defendiendo con las líneas adelantadas. Para amarrar a un contrincante eléctrico y que gusta del ida y vuelta. La inercia templada mandaba y en ese fluir madrileño se detonaría un punto de inflexión. En el 18 Kroos, Isco y Vinicius aceleraron la concatenación de pases para detectar el desmarque en profundidad de Mendy. El lateral galo se descubrió encarando al meta Gollini cuando fue derribado por Freuler. El colegiado expulsó (con polémica) al mediocentro y ni Isco ni Lucas Vázquez sacarían tajada del lanzamiento de falta desde la frontal.

Enmendó Gasperini el desaguisado incluyendo a Pasalic y sacando al lesionado Zapata, mas se topó con un slalom de Nacho que desnudó las flaquezas de la 'Dea' en el achique -minuto 25-. El central condujo y llegó hasta el pico del área pequeña para chutar sin dirección. La inferioridad numérica incidió en la paleta especulativa de un escuadrón bergamasco que preponderaba el orden a su explosividad identitaria. Pasó a jugar con un solo delantero y se limitaría a aguardar una contra. Examinaría, pues, la paciencia y concentración del Madrid en un monólogo buscado y conseguido.

Olisqueaba el sistema de Concha Espina un momento de eliminatoria. Una ventana de oportunidad para dar un golpe sobre la mesa, si bien comparecieron desprovistos de colmillos -once jugadores de campo disponibles de la primera plantilla y seis futbolistas del Castilla-. Asensio y Vinicius fluctuaban en la mediapunta y abrieron la espita. Isco lo probaría, con un regate de maestro y un zurdazo desviado -minuto 37-; Modric chutaría fuerte pero alto desde media distancia -minuto 39-; Vinicius perdonaría tras una asistencia brillante del malagueño al espacio -la zaga alcanzó, in extremis, a conjugar el nítido intento del brasileño, en el minuto 39-; Asensio cabecearía a las manos de Gollini -minuto 40-; y el arquero salvó a los suyos en una falta lateral botada por Kroos y embocada por Casemiro -minuto 47-.

Aceleró y se tornó vertical la ofensiva merengue. En cambio, no llegaría a la orilla antes del descanso y concedería un latigazo espinoso de Muriel, en el envés de su maniobra jerárquica. Zidane leyó el ajedrez sobrevenido y no movió ficha. Sostuvo el planteamiento controlador y Modric casi premia a su técnico en la reanudación: dibujó un tiro con el exterior que lamió el poste -minuto 47-. Confiaría el preparador galo en el decantar y en el cansancio de un combinado italiano de desgaste defensivo prolongado. No quiso arriesgar en busca del triunfo.

La activación tras pérdida de los españoles redondeaba la placidez del favorito. Y Vinicius volvería a perdonar, permitiendo a un zaguero que le taponara una opción cristalina en el área pequeña -minuto 54-. Isco lucía concentrado en el rol de distribuidor entre líneas, complicando el encierro de un Atalanta que anhelaba oxígeno y amenaza, por ello metió a Josip Ilicic -por el vaciado Muriel-. Y en el 57, después del cañonazo de Kroos, el Madrid reconfiguró su morfología. Mariano sustituyó a Vinicius, colocando, al fin, a un rematador en la cima del esquema. Con el envite desarrollándose siempre en el territorio local.

Con todo, había decaído la armonía y velocidad de la asociación merengue. Les costaba filtrar balones en tres cuartos y sólo un desmarque y cesión de Casemiro -con disparo arriba de Modric- inquietaría a los bergamascos en un lapso más denso. Un zurdazo de Asensio desperezó a Gollini -en lanzamiento de falta, minuto 72-, sin embargo seguiría el centrocampismo. Ya con Arribas y Hugo Duro en liza -por Asensio y el mejor Isco que se recuerda-. Acabarían los de Chamartín con dos delanteros posicionales.

El desenlace acogería un trueno emitido por Kroos -minuto 79- que describía cierta impotencia madridista en la creación de llegadas. Casemiro se adelantó para ocupar la mediapunta y escudriñar variantes. Malinovski -por Ilicic- y Palomino añadiría pulmones, pero en el 88 surgió el balón parado para desinflar la determinación italiana. Kroos sacó en corto un córner y la redonda le llegó a Mendy, quien descerrajó un derechazo inapelable desde la frontal. Una diana con aspecto dorado, en un cruce con todo por definirse en Valdebebas.

- Ficha técnica:

0 - Atalanta: Gollini; Toloi, Romero, Djimsiti; Maehle (Palomino, m.86), De Roon, Freuler, Gosens; Pessina; Zapata (Pasalic, m.30) y Muriel (Ilicic, m.56; Malinovski, m.86).

1 - Real Madrid: Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Hugo Duro, m.76); Marco Asensio (Arribas, m.76) y Vinicius (Mariano, m.58).

Gol: 0-1, m.86: Mendy.

Árbitro: Tobias Spieler (Alemania). Mostró cartulina amarilla a Gosens (m.71), del Atalanta, y a Casemiro (m.23) y Mendy (m.56), del Real Madrid. Expulsó con roja directa a Freuler (m.18).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Gewiss Stadium de Bérgamo a puerta cerrada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios