www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 2 - GRUPO D

El Sheriff oficializa los problemas de un Real Madrid que firma un sonrojo mundial | 1-2

El Sheriff oficializa los problemas de un Real Madrid que firma un sonrojo mundial | 1-2
Ampliar
miércoles 29 de septiembre de 2021, 00:42h
Sin equilibrio táctico ni intensidad, los merengues coquetaron con el ridículo. Los moldavos se adelantaron, se encerraron y remataron. Sólo Vinicius tocó una tecla valiosa en la delegación local. Por Diego García

Regresaba la Liga de Campeones al Santiago Bernabéu tras 580 días de ausencia. El Real Madrid acogía al Sheriff, un club que pertenece a un consorcio empresarial que domina la autoproclamada República de Transnistria -su presidente es un oligarca ruso y se habla en ese idioma, aunque esté en territorio moldavo- y que ha debutado en la máxima competición de fútbol europeo hace 15 días, con victoria ante el Shakhtar. Por delante se presentaba, por tanto, el encuentro más sencillo del grupo para los españoles. Al menos, sobre el papel.

Carlo Ancelotti lidió con las bajas de Ferland Mendy, Marcelo, Gareth Bale, Dani Carvajal y Dani Ceballos. Y recuperaba a Toni Kroos. Envió al alemán al banquillo, dando la alternativa a Eduardo Camavinga como acompañante de Casemiro y Fede Valverde en la medular. Y Nacho volvió al lateral derecho de una zaga completada por Thibaut Courtois, Militao, David Alaba y Miguel Gutiérrez. Eden Hazard era titular, al lado de Vinicius y de Karim Benzema. Luka Modric, Marco Asensio, Luka Jovic, Lucas Vázquez, Isco, Rodrygo o Mariano esperarían turno.

Yuriy Vernydub, en su caso, no contó con Evgeni Plesco, Alexandr Belousov y Lovro Bizjak. Reprodujo su idea defensiva del juego con Georgios Athanasiadis bajo palos, resguardado por Cristiano, Gustavo Dulanto, Danilo Arboleda y Fernando Costanza. En el laborioso eje figuraban Edmund Addo y Sebastien Thill, con Adama Traoré, Dimitris Kolovos y Frank Castañeda, su futbolista mejor dotado, en fase de creación. Jasurbek Yakhshibaev sería el encargado de buscar el gol. Con Momo Yansane, Bruno, Maxim Cojocaru o Boban Nikolov como revulsivos.

El guión de partido se desnudó con celeridad. Los favoritos asumirían el control de la posesión y los visitantes se atrincherarían en campo propio, esperando la oportunidad para salir a contragolpe y pescar algún centro oportuno de sus carrileros brasileños -en concreto, de Cristiano-. Y la primera página de la trama encontró una red de ayudas moldava tan ardorosa como para acumular faltas sin ningún tipo de miramiento.

Presionó el sistema madridista con intención. Reclamaría el timón absoluto de las acciones, aunque no se desfondaría en el esfuerzo. La intensidad yacía en un reparto asimétrico, siendo los aspirantes a dar la sorpresa los más anegados en ese parámetro. Y llegando a susurrar amenaza, siempre tras robo y a la carrera. En ese paisaje, Benzema abriría la espita con un lanzamiento de falta desde la frontal que sacó Athanasiadis con una buena estirada -minuto 17-.

Sin ritmo de pase como para desarbolar al agresivo orden oponente, el club de Concha Espina parecía confiar en su teórica superioridad técnica y el decantar del minutaje para adelantarse en el marcador. Pero en el minuto 25 se estrellarían con la realidad: Thill -centrocampista protagónico- abrió en largo, Cristiano centró y Yakhshiboev, sin marca, firmó el 0-1 -testarazo angulado, perfecto, y mala actuación defensiva-. Y antes de la media hora, en plena horizontalidad densa local, no se registrarían más remates que el de Valverde -en transición, muy arriba-.

Yakhshiboev rozó el segundo tanto en el 33. Emitió un zurdazo angulado y lamió el poste de un Courtois que había fallado en el saque. Subrayando los problemas madridistas. La cohesión táctica se había erigido en otro precepto trascendental. Hasta que los capitalinos elevaron sus revoluciones en la circulación y llovieron las llegadas. De camino al descanso, probaron suerte Casemiro -intento en el área pequeña que sacó el meta y misil desde media distancia-, Gutiérrez -cañonazo por encima del larguero-, Vinicius -derechazo suave y demasiado cruzado-, Nacho -testarazo fuera, sin portero-, Benzema -derechazo desatinado- y Hazard -centro-chut espinoso-.

Sobrevivió el Sheriff a ese fogonazo orgulloso. Ancelotti no movió ficha y sus subordinados acometieron la reanudación un tanto congelados. La movilidad interior de Hazard y Benzema había desestabilizado al muro moldavo en el epílogo del primer acto y en este punto era la velocidad de Vinicius la que tiraba de sus compañeros. Y Yakhshibaev no quedó en mano a mano con Courtois por centímetros -después de un córner botado por los españoles-. El precario equilibrio colectivo que arrastran los merengues en lo que va de curso les sangraba de nuevo.

El recurso del centro lateral refrescó su terca primacía en la ofensiva de 'Carletto'. Enredado, además, en imprecisiones y en Dulanto, de sensacional habilidad antiaérea. Pero Hazard destapó su clase para exigir al arquero tras la asistencia de Vinicius -minuto 56-, en otro ascenso de los vatios del ataque local que también vio a Militao cabecear desviado. Al galope, y no sin cierta precipitación, el viento del fútbol soplaría hacia el guardameta griego. Y Vinicius dibujó una maravilla de regate. Se coló entre dos rivales y fue derribado por Addo, pegado a la línea de fondo. Penalti. Y gol de Benzema -minuto 65-.

Con empate y ya en una contrarreloj, a 25 minutos del final, comparecieron Bruno, Kroos, Modric, Jovic y Rodrygo -por Yakhshibaev, Casemiro, Hazard, Gutiérrez y Nacho-. Valverde y Camavinga pasaban a jugar de laterales, en una maniobra ultraofensiva del estratega italiano que arribaría hasta el 90. Se trataba de matar o morir. Para rescatar el pedigrí y el liderato del grupo D -tras el empate encajado por el Inter en Ucrania-.

En esa moneda al aire Bruno festejó el 1-2 -anulado por el VAR-, Athanasiadis repelió los remates de Modric y Militao, Courtois desgastó sus guantes en una contra visitante y Vernydub reforzó su catenaccio con Julien -por el talentoso Castañeda-. El cansancio torpedeaba la efectividad del achique moldavo en un desenlace de asedio español, pero Jovic perdonó la guinda a un maravilloso desborde de Rodrygo y Thill puso en la escuadra un zurdazo espectacular -minuto 89-. Y la madera negaría el 2-2 a Valverde -minuto 96-. Para despeñar el crédito que había acumulado el proyecto de 'Carletto'.

- Ficha técnica:

1- Real Madrid: Courtois; Miguel Gutiérrez (Kroos, min. 65), Alaba, Militao, Nacho (Rodrygo, min. 65); Casemiro (Modric, min. 65), Camavinga, Fede Valverde; Vinicius, Hazard (Jovic, min. 65) y Benzema.

2- Sheriff: Athanasiadis; Cristiano, Arboleda, Dulanto, Fernando Costanza; Addo, Thill; Traorè, Kolovos (Nikolov, min. 91), Castañeda (Julien, min. 77); Yakhshibaev (Bruno, min. 56).

Goles: 0-1, min.24: Jasurbek Yakhshiboev; 1-1, min. 64: Benzema; 1-2, min. 88: Thill.

Árbitro: Lawrence Visser. Amonestó a Arboleda (min. 16), Casemiro (min. 38), Addo (min. 44), Dulanto (min. 46), Jovic (min. 80) y Thill (min. 89).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Santiago Bernabéu.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios