www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 2 | GRUPO F

Liga de Campeones. El Real Madrid también muestra su medicina al Leipzig

Liga de Campeones. El Real Madrid también muestra su medicina al Leipzig
Ampliar
miércoles 14 de septiembre de 2022, 22:51h
Los alemanes dominaron las sensaciones y pudieron marcar. Pero su supeioridad táctica se diluyó cuando la convicción hizo acto de presencia. Y ahí, Fede Valverde volvió a decidir (2-0). Asensio volvió con gol. Por Diego García. Estadio Santiago Bernabéu.

Desperezó este miércoles el Santiago Bernabéu su estación de Liga de Campeones, 130 días después de la remontada definitiva del pasado curso -ante el Manchester City- y en la confluencia de dos cauces de reivindicación que ligaban al Real Madrid y al Leipzig. Los españoles, que habían ganado todo lo que habían jugado -siete de siete-, evidenciaron en las citas previas que su producción goleadora excede incluso a Karim Benzema -lesionado-; y los germanos subrayaron, el pasado fin de semana, que su trompicado inicio de temporada se debía al entrenador -le colocaron un 3-0 al Dortmund en el debut del nuevo técnico-.

No muchos equipos saben conjugar el idioma futbolístico tan bien como para jugar mejor que los merengues y, al mismo tiempo, derrotarles. Completar esos dos objetivos se ha convertido en misión peliaguda desde que Carlo Ancelotti tomara las riendas del vestuario en Chamartín. Pues bien, la punta de lanza balompédica de Red Bull, que fue creada en 2009 -en la quinta división alemana-, cumplimentó esta noche capitalina la primera de las dos condiciones expuestas. Pero no la segunda.

Con el abc del libreto del preparador Marco Rose, los 'Toros Rojos' combinaron con fluidez, mezclando una vocación ofensiva fulgurante y una capacidad destacada para hilvanar en estático. Y con un matiz táctico que nubló al equilibrio local: jugaban con un 'falso 9', Timo Werner, que bajaba a la media punta cuando había que salir tocando el cuero desde atrás. Ese movimiento, unido a la permanencia de Fede Valverde como sombra del carrilero zurdo Raum, pegado a la banda, provocaba una superioridad visitante en el medio campo de cinco contra tres. Tchouaméni, Camavinga -que sentó a Kroos- y Luka Modric no daban a basto.

La presión madrileña no surtió el efecto ideado por Ancelotti con su alineación musculosa en lugar de técnica y a Thibaut Courtois, Rüdiger y Nacho -centrales titulares, David Alaba ejerció como lateral- se les multiplicaría el trabajo. El augurado combate entre Vinicius y Nkunku, dos de las proyecciones juveniles con más presente -y sin brillo en este duelo-, trasladó su protagonismo a la verticalidad de Emil Forsberg. El faro sueco, indetectable, alimentó a las galopadas de los veloces atacantes de su esquema y las llegadas aceleradas al área del meta belga brotaron con ánimo frondoso.

En el primer acto bordearon el gol Nkunku -con un derechazo centrado y en un despeje in extremis de Nacho, en el área pequeña-, el propio Forsberg -con todo a favor, chutó fuera desde la frontal- y Werner -remató flojo y puso un centro venenoso como guinda a una estupenda diagonal-. Todo ese bagaje rubricó, a falta de la diana que lo tradujera en estadística, la superioridad en las sensaciones y el funcionamiento del décimo clasificado de la Bundesliga. Y la incomodidad española limitaría sus finalizaciones a dos intentos fallidos -cabezazo claro de Rüdiger a centro de Vinicius y disparo alto de Camavinga en la única circulación lúcida antes del intermedio-.

Le costó mucho mandar a Modric y, por ende, al Madrid. Sufrieron los locales para domar el tempo y, en caso contrario, para dañar en transición. Sólo en el minuto 41 se llevaron a la boca una recuperación en cancha contraria, aliñada por un amague de Rodrygo, culminada con tiro desatinado del croata. En resumen, el partido desnudó que a la delegación alemana le faltaría puntería y a la nacional, claridad de ideas. Y aguantó el favorito su papel de sujeto pasivo también en la reanudación, con Nacho en su versión extraordinaria.

'Carletto' leyó tarde el desaguisado táctico y quiso suturarlo dando entrada a Marco Asensio por Camavinga -naufragaron él y Tchouaméni ante la presión rival-. Su dibujo mutó a un 4-3-3 que fijó a Fede Valverde en el papel de interior diestro. Y ahí cambió la dinámica. Se soltaron las costuras tácticas de los dos escuadrones, amaneció el ida y vuelta. Y si de confianza y convicción se trata, no hay más que el trece veces campeón de Europa. En el 'correcalles' gana el que pega más duro y tras un aviso que detuvo Gulásci, 'El Pajarito' inauguró el marcador -minuto 80-. Con una galopada coronada por un zurdazo ajustado al palo. La mayor reivindicación, la suya. Como obrero indispensable en el pleno madridista. Y Asensio se sumaría a la moda de las autoafirmaciones con un cañonazo, en acción a balón parado, que redondeó otro triunfo industrial.

Ficha técnica

2- Real Madrid: Courtois; Alaba (Mendy, min. 81), Nacho, Rüdiger, Carvajal; Tchouameni, Camavinga (Asensio, min. 64), Modric (Kroos, min. 81), Fede Valverde; Vinicius (Ceballos, min. 85) y Rodrygo (Mariano, min. 85).

0- Leipzig: Gulácsi; Raum, Orban, Diallo, Simakan (Hernichs, min. 74); Haidara (Kampl, min. 74), Schlager (Poulsen, min. 81); Nkunku, Forsberg, Szoboszlai; Werner (Andre Silva, min. 81).

Goles: 1-0, min, 80: Fede Valverde; 2-0, min. 92: Asensio.

Árbitro: Maurizio Mariani (Italia). Amonestó a Haidara, Nkunku, Carvajal y a Schlager.

Incidencias: partido disputado en el estadio Santiago Bernabéu, correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios