www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Irlanda, un ejemplo para España y Portugal

jueves 22 de marzo de 2012, 21:06h
Primero los datos. La Oficina Central de Estadísticas de Irlanda recoge que en el último trimestre de 2011, el PIB cayó dos décimas. Una mala noticia, en principio, pero no si la vemos con perspectiva. El trimestre anterior supuso una caída en la producción del 1,1 por ciento del PIB, luego ha supuesto una mejoría. Otro dato positivo es que ese 1,1 por ciento negativo es una corrección al alza desde una caída del 1,9 por ciento que se había calculado inicialmente. Los dos datos (la corrección del dato inicial a mejor y la mejora efectiva de un trimestre a otro) son característicos de que la situación está mejorando.

Entrando más en detalle, las exportaciones han caído en los tres últimos meses de 2011 un 1,1 por ciento, reflejo del decaimiento global de la marcha económica, mientras que las importaciones cayeron un 1,0 por ciento, como consecuencia asimismo de la contracción de la demanda interna. El consumo tuvo un respiro en el último trimestre de 2011 (+0,5 por ciento), pero dentro de un contexto de corrección (-1,4 por ciento en el trimestre anterior). El gasto público sigue reduciéndose. Sólo de octubre a diciembre, un 3,4 por ciento.

Para la evolución más inmediata, lo mejor es prestar atención a la evolución intertrimestral, pero también es interesante mirarla con la perspectiva de un año. En términos interanuales, la situación es distinta. 2011 se ha cerrado con un crecimiento de 7 décimas, después de tres años consecutivos de caídas en la producción, en 2008, 2009 y 2010. Las exportaciones crecieron un 2,3 por ciento y las importaciones cayeron un 0,4. El consumo público bajó un 3,7 por ciento, y las inversiones un 10,6.

La construcción ha caído un 13,5 por ciento. Irlanda siempre se ha comparado con España, porque ambos países han vivido sendas burbujas inmobiliarias. Allí la construcción se corrige a gran velocidad, como en España. La diferencia es que esa es una economía flexible y competitiva. ¿Qué quiere decir eso? Que permite que los recursos se vayan de los sectores que hay que corregir a otros sectores que son competitivos y pueden crecer. En el caso de Irlanda, la industria (un 4,0 por ciento) y la agricultura (un 2,0 por ciento). Esa transición, esos cambios entre sectores, permitirán que la tasa de paro no llegue a superar el 15 por ciento, un nivel que nosotros miramos con envidia.

Danske considera que el consumo público seguirá contrayéndose este año y el siguiente, ya que continúa la necesidad de seguir una política de austeridad. Y el consumo seguirá siendo moderado (una caída del 0,6 por ciento este año y una recuperación de una décima en 2013). Pero las inversiones fijas, que se contrayeron un 25,0 por ciento en 2010 y un 10,6 por ciento el año pasado, caerá ligeramente este año y se recuperará (2,0 por ciento) el año que viene. Este año el crecimiento será de medio punto porcentual, y en 2013 del 1,5 por ciento. Todo ello, junto con la contracción del gasto público, la moderación en el consumo y la restitución del ahorro, permiten decir que en Irlanda hay una recuperación genuina de su economía. Por ejemplo, la productividad por trabajador, que sobre un índice de 100 en el año 2000, estaba a comienzos de 2009 en los 102,5 puntos en la eurozona y los 112,5 en Irlanda, ahora rozan los 107,5 puntos en la eurozona y los 124 en Irlanda.

Su Estado sigue incurriendo en graves déficit, aunque están dentro del programa de retorno al equilibrio fiscal. Tenía que haber cerrado 2011 con un déficit del 10,6 por ciento, y se ha quedado en el 10,0. Tiene que lograr un déficit del 8,6 por ciento este año y dejarlo en el 3,0 por ciento en 2015.

¿Qué tiene Irlanda que le permite hacer todos los ajustes y ver cómo se recuperan los sectores más productivos y competitivos? Los Irlandeses llevan contrayendo el consumo privado desde que estalló la crisis. Para un índice de 100 en 2000, llegaron a 145 en 2007 y han caído a 129. También el consumo público ha caído. Su economía está muy liberalizada, lo que ha permitido un rápido reajuste de los sectores, de unos sectores a otros. Y tienen unos bajos niveles de impuestos. Recientemente, un artículo de Diário Económico señalaba que Irlanda sigue siendo un modelo para Portugal. Quizás lo sea también para España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.