www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Sobre la ausencia de El Juli en San Isidro

domingo 25 de marzo de 2012, 19:28h
Cuentas, cuentos y “perlas” impagables (para enmarcar) sobre la ausencia de El Juli en San Isidro.

Cuentas:

Roberto Domínguez, apoderado de El Juli, compareció en multitudinaria rueda de prensa el pasado miércoles visiblemente molesto con Taurodelta (acusando de filtrar cifras de liquidación de su torero en 2011) y con los medios de comunicación que publicaron la cifra de 30.000 euros (el único dato, si hay que ser rigurosos con la verdad, que “filtró” la Empresa de Madrid) como la distancia insalvable para que El Juli estuviera en San Isidro dos tardes en 2012.

Lo de los 240.000 euros globales que cobró por su actuación de San Isidro nunca lo “filtró” la Empresa y sí es consecuencia de una pregunta que hizo Lorenzo Díaz en Herrera en la Onda y que fue debida y correctamente contestada por quien correspondía. Tal que un servidor. Primicia no reconocida por el resto del sector plumilla pero a la que ya estamos acostumbrados. Nuestro único objetivo es satisfacer la demanda informativa de 2.000.000 millones de oyentes. Punto (si dicen que “dizan”… Y ladran luego cabalgamos).

Domínguez acreditó que entre lo que pedía el torero y la oferta de la empresa había una diferencia de unos 72.000 euros. Su criterio base era la percepción por honorarios (sin televisión -estimados en un 20%-) de la última corrida toreada en San Isidro, 192.000 euros. Ese sería el caché por cada tarde de las dos, que en principio era solo una (el dato no es baladí).

La última corrida lidiada por el de Velilla en Madrid fue días después en el festejo de Beneficencia cuya importe devengado por honorarios fue de 168.000 euros. Corrida de Victoriano del Río, dato que es otro de los puntos de conflicto. Y ese fue el criterio que plasmó la Empresa en documento acreditado para fijar los dineros de la primera corrida. Para la segunda ofrecía 144.000 euros.

Ahí vino el desencuentro, la guerra de comunicados y la indignación de torero y apoderado que provocaron la conferencia de prensa. Las cuentas quedaban acreditadas unas y otros. Sumar y restar. A Roberto le faltaban esos 72.000 euros y la empresa con su planteamiento lo fijaba en 24.000, más o menos.

Si bien y atendiendo a la literalidad del “El Juli quiere ganar lo mismo que el año pasado” (cierto que con una coletilla ambigua “lo mismo que desde hace 10 años”) la diferencia global entre lo percibido por matar 4 toros en 2011 (sin TV) y la oferta empresarial es de 48.000 euros, aproximadamente.

Los números estaban negro sobre blanco. Las cuentas de cada uno estaban claras. No el cuento. El cuento no se ha podido acreditar documentalmente, por lo cual queda al libre albedrío de juicio.

El cuento (dicen):
En principio El Juli torearía una sola corrida en Madrid por aquello de ser territorio hostil. En cordial reunión el apoderado pediría la de Victoriano del Río… y estaba asignada. Se dio preferencia a los triunfadores de 2011 Manzanares y Talavante para la confirmación de Diego Silveti, evitando así que Josemari abriera plaza.

Comoquiera que la corrida del ganadero de Guadalix era una prioridad para el torero, dicen, se llegó al acuerdo de que la matara y hacer nuevas combinaciones pero procediendo a tomar como honorarios la misma corrida con el mismo hierro (Beneficencia 2011).

Fue horas después cuando el apoderado, tras cónclave con Juli y su “entorno”, decidieron solicitar una segunda corrida por aquello del “que dirán”.
Hubo acuerdo en hierro y cartel y la empresa mandó su oferta con esa segunda corrida “a la baja” 144.000. Los famosos 24.000 euros, + -, respecto de la de Victoriano del 2011.

A partir de ahí, lo ya conocido: la réplica postal de Roberto y la visita posterior para aclarar conceptos donde, al contrario, surgió la ruptura y sus consecuencias hasta la mentada rueda de prensa.

“Perlas” impagables para enmarcar:
1.- DE SONROJO:
Roberto, en su indignación denunció que Taurodelta se portaba así con El Juli, mezquinamente, cuando a éste se le debían, todavía, 90.000 euros correspondientes a los derechos audiovisuales del 2011. Mostró como aval dos reconocimientos de deuda por parte de Taurodelta. Pero no el –maginamos- pagaré que dicen vencía en abril una vez la Empresa hubiese cobrado de la TV.

No había pasado una hora cuando la oficina de El Juli tuvo que salir al paso con un comunicado en que refutaba que la deuda se había satisfecho una semana antes de la tal denuncia de impago ¡ AGUUUAAA!

2.-DE PERPLEJIDAD:
Preguntado por el G-10 y su agencia ASM dijo: “soy torero antes que apoderado y estoy con los toreros….pero ni estoy de acuerdo ni como lo están gestionando, ni en tiempo ni en forma”.

Para confesar que “se lo advertí a El Juli de tal improcedencia y de las consecuencias que podría traer”. Es lo que todos veníamos diciendo y la causa de todo el mogollón formado que ha hecho de los aficionados de Valencia y Sevilla rehenes. Afortunadamente todo se ha arreglado, de momento, en Madrid (la feria será televisada). ¿Hacía falta tanta guerra de guerrillas?

Lo del viaje y las alforjas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.