www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PSOE APOYA EL 29-M, PERO ACUDE A LA CÁMARA; APLAUSOS PARA BÁÑEZ

El Congreso blinda su agenda y burla la huelga

jueves 29 de marzo de 2012, 10:10h
El Parlamento funciona a pleno rendimiento legislativo el 29-M pese al medio gas de sus servicios y a la ausencia de diputados de Izquierda Plural, del Grupo Mixto y de una díscola socialista. El PSOE está, aunque no ha perdido ocasión de expresarse favorable a las demandas de los huelguistas. Aplausos para Fátima Báñez a su entrada en la Cámara.
El Congreso de los Diputados no dibujaba aspecto de huelga general a primera hora. En el hemiciclo, las tradicionales calvas durante la oratoria y lleno en las votaciones. Sin embargo, la apariencia era engañosa. 21 por ciento de servicios mínimos, más allá de los 200 empleados al pie del cañón, y ausencia de al menos 25 diputados, todos ellos de la Izquierda Plural y el Grupo Mixto, con la excepción de un escaño socialista, el de Isabel López i Chamosa.

Minutos antes del comienzo de la sesión, que arrancaba a las 09:00 horas, Soraya Rodríguez ofrecía un discurso de respeto a los argumentos que han motivado la huelga general y a sus participantes, así como para enumerar los ya sabidos motivos por los que el principal partido de la oposición rechaza la reforma laboral, no consensuada y “contraria” al modelo social de España, opina Rodríguez.

Y comenzaba la jornada. Seis debates legislativos en la agenda. Uno de ellos, el último, relativo al Proyecto de Ley Orgánica de Estabilidad y Sostenibilidad. No pocos han visto en el cargado orden del día una clara intención de burlar la convocatoria de los sindicatos.

Entrada de parlamentarios en la Cámara y un momento destacable: la entrada de Fátima Báñez. El camino de la ministra de Trabajo a su asiento ha tenido de fondo los aplausos del Grupo Popular. La responsable del texto que está hoy en boca de todos ha contado con el respaldo público de los suyos.

Desde la tribuna de prensa, bronca a profesionales de los medios que se asomaban a contar diputados; también a quienes fotografiaban el hemiciclo. Algo habitual ya. Por lo demás, sesión normal: discursos en el estrado y animadas charlas, bostezos, lectura de periódicos o trasteo con los iPads en la bancada. Y un largo día de trabajo por delante.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios