www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El fundamentalismo y la “Primavera Arabe”

lunes 09 de abril de 2012, 22:03h
El líder en el exilio de Hamas, Jaled Meshal, expresaba este pasado fin de semana su apoyo “a los ciudadanos que aún siguen sublevándose contra sus gobiernos para exigir más libertades y el respeto de los derechos fundamentales”. Se refería Meshal no a quienes se manifestaron en defensa de reformas democráticas porque creían en ello, sino de los radicales islámicos que han procurado sacar tajada de las revueltas. Y lo han conseguido.

En Egipto, por ejemplo, la victoria de los Hermanos Musulmanes ha sido incontestable. Más allá de irregularidades puntuales, lo cierto y verdad es que los integristas egipcios han sabido llegar a un amplio espectro social con una acción política notable. Médicos, abogados, estudiantes o desempleados conforman un todo uniforme con el fundamentalismo islámico como nexo común. Frente a ello, los partidos de un corte algo más liberal -todo lo que se pueda en un país musulmán- apenas han obtenido representación parlamentaria, fruto de su escasa implantación en una sociedad a la que nunca han conseguido atraer.

Y ese es ahora uno de los retos más importantes del mundo árabe: no cambiar unos tiranos por otros. Al Qaeda se infiltró entre los rebeldes libios que querían acabar con Gadafi, y otro tanto sucede ahora en Siria. También pasó en Yemen, lo que demuestra que si bien el fundamentalismo islámico pareció ir con el pie cambiado durante los inicios de la “Primavera Arabe”, ahora marca el paso de un modo cada vez más firme. Y ha de haber un término medio entre tiranía del pasado y la Sharia que podría venir.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios