www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El segundo al que dará su apellido

El presidente de Paraguay reconocerá a un niño que tuvo cuando era obispo

miércoles 06 de junio de 2012, 12:51h
El Jefe de Estado paraguayo Fernando Lugo, reconocerá la paternidad de un niño de diez años que tuvo con una enfermera cuando todavía ejercía como obispo de la Iglesia Católica, según ha anunciado este martes su abogado, Marcos Fariñas. Este es el segundo hijo al que el mandatario suramericano,- que enfrenta dos demandas más por paternidad-, le dará su apellido.
El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, reconocerá la paternidad de un niño de diez años que tuvo con una enfermera cuando todavía era obispo de la Iglesia Católica, ha anunciado este martes su abogado, Marcos Fariñas.

Lugo ordenó comenzar "hoy mismo" los trámites de reconocimiento de Ángel, cuya madre es Narcisa Delacruz, una enfermera del departamento de San Pedro. Según ha explicado Fariñas, el niño lleva el apellido Zárate, de su padastro, debido a que no fue reconocido por el entonces obispo en el momento de su nacimiento.

"Ahora el señor presidente tiene legitimación para iniciar los trámites de reconocimiento. Ahora está habilitado a iniciar los trámites", ha informado el abogado en una rueda de prensa, al confirmar que la familia dio la autorización para que Lugo iniciara el proceso.

Delacruz anunció hace poco que iba introducir una demanda de paternidad si Lugo no decidía reconocer legalmente, de forma voluntaria, a Ángel como su hijo. Cuando era obispo, el ahora mandatario paraguayo decidió ayudar económicamente la familia de su hijo, aunque, dada su condición, no podía darle su apellido.

En declaraciones a la emisora Monumental, Delacruz comentó que recibe una ayuda mensual de Lugo de casi tres millones de guaraníes (unos 545 euros).

Ángel se convertirá dentro de poco en el segundo hijo reconocido por Lugo, quien enfrenta además otras dos demandas de paternidad. En mayo de 2009, reconoció públicamente haber tenido un hijo con la joven Viviana Carrillo cuando era sacerdote. El niño se llama Guillermo Armindo y actualmente tiene cinco años.

Sobre las otras dos demandas, Fariñas ha dicho que el jefe de Estado se someterá a las pruebas de ADN que ordene la justicia y seguirá los pasos que establece la ley.