www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Elecciones el 1 de julio

Las cinco claves para entender las presidenciales mexicanas

viernes 29 de junio de 2012, 13:00h
Unos 79,5 millones de mexicanos están convocados este domingo a las urnas electorales para elegir al sucesor de Felipe Calderón. Continuidad, pasado y cambio son las alternativas políticas que ofrece los cuatro candidatos presidenciales de cara a los próximos seis años, que pocas respuestas claras han aportado a un país gobernado más por la brutal ley de los cárteles de la droga que por el Estado de Derecho.
Este 1 de julio México celebra elecciones generales bajo una atmósfera de cierta resignación y escepticismo. A lo largo de seis meses, los cuatro candidatos a suceder al presidente Felipe Calderón en el cargo, se han embarcado en una frenética campaña electoral en donde no se han escatimado recursos y que han quedado evidenciados en los sondeos, aún cuando ninguno de ellos termine por convencer del todo a los votantes.

Desde el comienzo de la carrera presidencial, el Partido Democrático Institucional (PRI), que gobernó por 71 años el país norteamericano, promete encumbrarse en lo más alto de la cúpula política después 12 años de ausencia, gracias a una imagen más rejuvenecida.

Tal revitalización ha experimentado también la izquierda mexicana de la mano de la Coalición Movimiento Progresista que se ha ido consolidando como alternativa, en especial de cara al electorado más joven, el cual no se dejó cortejar por la opción independiente y “sostenible” del Partido Nueva Alianza (Panal). Todo esto al compás de debacle oficialista del Partido Acción Nacional (PAN), que no termina de levantar cabeza tras seis años de violencia que ha dejado el saldo de 50 mil muertos .

México se enfrenta a unos comicios en donde las voces de los nuevos votantes se ha hecho escuchar en los campus universitarios, y han puesto en evidencia las limitaciones de cuatro candidatos que no han sido capaces de esclarecer el gran interrogante nacional de cómo van a resolver el principal problema del país: el “lobby” de los cárteles de la droga.

PIE DE FOTOEnrique Peña Nieto: el “remake” político

El PRI quiere regresar a lo más alto de la escena pública al mejor estilo Hollywood, volviendo en una versión mejorada y renovada de este clásico de la política mexicana, gracias al exgobernador del Estado México: Enrique Peña Nieto.

Joven, apuesto y carismático, Peña Nieto parece sacado del argumento de una telenovela. No en vano presume de clubs de fans por todo el país y está casado en segundas nupcias con la estrella de culebrones locales, Angélica Rivera.

A pesar de los escándalos de narcopolítica que han salpicado al PRI en los últimos meses y la supuesta campaña secreta orquestada por el gigante de la comunicación, Televisa, a favor del candidato priista, éste goza de una holgada ventaja de 15 puntos sobre su rival más próximo.

De ser electo este domingo, Peña Nieto promete darle a su país, la visibilidad de “nación emergente que es” y no ha dudado en reclutar al Mejor Policía del Mundo, el exdirector de la Policía de Colombia, el general Óscar Naranjo, para que le asesore en la lucha contra el narcotráfico.

PIE DE FOTOAndrés Manuel López Obrador: el segundo intento

El candidato la colación Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha venido de menos a más a lo largo de estos seis meses de campaña electoral, cobrando tal impulso que se ha situado segundo en las encuestas, por lo que su plataforma apunta maneras de convertirse en estas elecciones en la segunda fuerza política de ganar el PRI.

Este es el segundo intento consecutivo de AMLO de aspirar al despacho presidencial, tras ser derrotado en 2006 por Felipe Calderón en unas elecciones controvertidas, cuyos resultados fueron duramente cuestionados por el líder izquierdista; a quien sus detractores suelen comparar con el excéntrico y vehemente mandatario venezolano, Hugo Chávez.

Pero esto no ha frenado a López Obrador de cara a los comicios del domingo, que ha suavizado su imagen de cara al electorado para aproximar su modelo político más hacia el socialismo brasileño que al “bolivariano” que busca apostar por el crecimiento para erradicar la pobreza y la desigualdad social. Algo que le ha valido al exjefe de Gobierno del Distrito Federal un séquito de nuevos, jóvenes y descontentos votantes.

PIE DE FOTOJosefina Vázquez Mota: esperanzas esfumadas

La representante del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, irrumpió en la carrera presidencial con la esperanza de hacer historia al convertirse en la primera mujer en ocupar el máximo despacho del Palacio de Gobierno, en un país que arrastra los clichés del machismo, a fin de continuar la senda abierta por Michelle Bachelet (Chile), Dilma Rousseff (Brasil), Laura Chinchilla (Costa Rica) o Cristina Fernández (Argentina).

La que fuera secretaria de Desarrollo Social durante el Ejecutivo de Vicente Fox y de Educación de Calderón, es una de las mujeres fuertes de la facción panista y por ende de la política mexicana. Sin embargo, su experiencia no le ha valido para asegurar la continuidad del ala oficialista en el poder.

Los doce años que tiene el PAN gobernando, no han dejado un buen sabor de boca entre los mexicanos, que se debaten entre votar a un “viejo conocido” como el PRI o volver a “probar suerte” con los progresistas.

De nada le ha servido los esfuerzos de Vázquez Mota por desvincularse de las tan criticadas políticas de seguridad del actual mandatario, quien no ha podido frenar su caída dentro de los sondeos ni sumar los apoyos necesario, incluso dentro de su propio partido.

PIE DE FOTOGabriel Quadri: sin pena ni gloria

El paso del candidato del independiente Partido Nueva Alianza (Panal), Gabriel Quadri, ha sido más que gris. Las buenas intenciones de este expriista y actual representante de los “verdes” por hacer de México un país más ecológico, se han visto sin oportunidad alguna de remontar en las encuestas, lo que le ha dejado rezagado en el cuarto lugar y en un “veremos” la presencia parlamentaria que esta plataforma podrá alcanzar de cara a las elecciones de este domingo.

Con un programa centrado en la sostenibilidad como instrumento para impulsar sectores de la economía como la agricultura o la ganadería, a fin de dejar la dependencia que tiene el Estado hacia la renta petrolera; y fomentar la educación en todos los niveles, sobre todo como herramienta para la lucha contra el crimen organizado. Una iniciativa que no a calado muy hondo en el electorado.

#YoSoy132: la “libido” de las elecciones

PIE DE FOTOLa carrera electoral mexicana estaba condenada a morir de tedio, a causa de unos comicios cuyos resultados se muestran más que previsibles; no obstante un nutrido grupo de estudiantes en un gesto de rebeldía contra lo que consideran el “monopolio de los medios” y la “hegemonía del PRI” decidieron levantar la voz.

Lo que comenzó como una manifestación anti Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana de México, es hoy un movimiento estudiantil que va más allá de los “hashtags” de las redes sociales y la ironía política. Yo Soy 132 se ha configurado como una “incubadora” de ideas y nuevos líderes que han agitado la opinión pública en la recta final de las presidenciales.

Si bien los estudiantes reconocen que la iniciativa ha oxigenado la campaña de AMLO, lo cierto es que le ha puesto un acento crítico a la política mexicana y le ha subido la “libido” a un electorado con miedo a votar y propenso a la coacción.