www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El retorno del Atlántico

lunes 16 de julio de 2012, 20:41h
Entre el 15 y el 17 de junio pasado en Talloires, una encantadora aldea frente al lago de Annecy, en la Alta Saboya francesa, participé en una conferencia, organizada por el Weatherhead Center for International Affairs (WCFIA) de la Universidad de Harvard, cuyo tema fue: Los Estados Unidos y Europa en el marco de la cambiante política global. Entre los asistentes podemos mencionar : Jorge Domínguez, Vicerrector para Asuntos Internacionales de Harvard y los profesores Beth Simmons , Directora del WCFIA, Richard Rosecrance, Jeffrey Frieden , Karl Kayser y Richard Cooper , Thierry De Montbrial, Presidente del Instituto Francés de Relaciones Internacionales, Kalypso Nicolaidis, Directora del Center for International Affairs de Oxford, Shirley Williams, ex Ministro y actual miembro de la Cámara de los Lores británica y Jaakko Laajava, actual Vice Ministro de Relaciones Exteriores de Finlandia.

Entre las numerosas e interesantes presentaciones, quisiera destacar la brillante ponencia de Anne Marie Slaughter, profesora de la Universidad de Princeton y ex Directora de Planificación de Política Exterior del Departamento de Estado: El futuro de la Política Exterior de los EEUU. Frente al resurgimiento de China, como un actor fundamental del sistema internacional y el acelerado crecimiento económico de Asia y la cuenca del Pacífico en general, Slaughter propone, en primer lugar, aprovechar las ventajas geográficas, demográficas y culturales que tienen los EEUU en un mundo interconectado. En el actual sistema internacional, será cada vez más relevante lo que Slaughter llama la “conectividad”. El Estado con más conexiones será el jugador central, capaz de poner la agenda global y desarrollar mejor la innovación y el crecimiento sostenible. En segundo lugar, la profesora Slaughter propone revitalizar la cuenca del Atlántico, con una nueva relación entre las dos Américas, Europa y África. La Unión Europea y los EEUU representan alrededor del 60% del PNB global. La mayor parte del comercio y la inversión directa mundial pasan sobre el Atlántico. Además el potencial para una integración económica más profunda entre las dos Américas es enorme. Podría llegar a convertirse en un mercado integrado de más de de 800millones.

El 15 de septiembre de 1997 publiqué un artículo en el Universal de Caracas: El Triángulo Atlántico y Venezuela, donde en sintonía con la actual propuesta de la profesora Slaughter ,también proponía fomentar la integración económica entre Norte América, la Unión Europea y América Latina y afirmaba que Venezuela podría convertirse en el verdadero “corazón energético” del triángulo , dadas sus enormes reservas petroleras , particularmente en la faja petrolífera del Orinoco y su planificado, en esa época, aumento de nuestra capacidad productiva a 6.4 millones de barriles diarios. En ese año, se había publicado el famoso libro del profesor de Harvard, Samuel Huntington: “El choque de civilizaciones y la remodelación del orden mundial”, en el cual, entre otras cosas, Huntington afirmaba que América Latina, si consolidaba las instituciones democráticas y el Estado de derecho podría llegar a formar parte integral de Occidente.

Hoy como ayer, sigo pensando que el destino y el desarrollo de una América Latina integrada pasan por incorporarse definitiva e integralmente a la civilización occidental, manteniendo nuestras características culturales y negociando inteligentemente los temas comerciales y económicos. Pero para encaminarnos hacia un futuro de modernidad y desarrollo, debemos lograr derrotar lo que Enrique Krauze llama los cuatro paradigmas del retraso histórico de América Latina: el militarismo, el marxismo revolucionario y universitario, el caudillismo populista y la economía cerrada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.