www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

88 víctimas mortales

Historia de los GRAPO: asesinatos, secuestros y extorsión

jueves 19 de julio de 2012, 12:30h
Los Grupos de Resistencia Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO) nacieron en 1975 como brazo armado del Partido Comunista de España-Reconstituido (PCE-r), durante un congreso celebrado por esta organización en el municipio santanderino de La Cavada.

El PCE-r procedía de la Organización de Marxistas Leninistas Españoles (OMLE), creada en París en 1968 por un grupo de personas que habían abandonado el Partido Comunista de España (PCE), entonces dirigido por Santiago Carrillo, al que acusaban, al igual que a la Unión Soviética, de revisionismo.

Los GRAPO se definieron como una organización clandestina de extrema izquierda que buscaba alcanzar sus objetivos mediante el empleo de la lucha armada y en su fundación al parecer participaron, entre otros, Manuel Pérez Martínez, "camarada Arenas", Pío Moa, José María Sánchez Casas y Fernando Hierro Chomón.

En sus más de treinta años de historia, los GRAPO han asesinado a 88 personas.

Principales atentados y secuestros
El 1 de octubre de 1975 fueron asesinados en Madrid cuatro policías nacionales, en tres atentados distintos en dos bancos y una caja de ahorros, en lo que fueron las primeras acciones asumidas por los GRAPO, que las justificaron como respuesta al fusilamiento por el régimen de Franco de dos miembros de ETA y tres del FRAP el 27 de septiembre.

En realidad, la primera acción de esta banda, aunque aún no se llamaba GRAPO, se había producido el 2 de agosto de 1975, cuando los terroristas mataron a tiros en el canódromo de Madrid al agente de la Guardia Civil Casimiro Sánchez García, en un atentado en el que resultó herido un compañero suyo.

Desde entonces 87 personas han muerto como consecuencia de los atentados de los GRAPO, la mayor parte en las provincias de Madrid (43) y Barcelona (17), aunque las víctimas se han repartido por toda la geografía española. El año en el que los GRAPO causó más muertes fue 1979 (31), seguido por 1977 (9).

La acción de esta banda que causó un mayor número de víctimas fue la explosión de una bomba en la cafetería California de Madrid, que provocó la muerte de ocho personas y heridas a más de cuarenta (26 de mayo de 1979).

El 11 de diciembre de 1976 fue secuestrado el presidente del Consejo de Estado Antonio María de Oriol y Urquijo y el 24 de enero siguiente el teniente general y presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar Emilio Villaescusa. La Policía liberó a ambos el 11 de febrero de 1976 en un piso de Alcorcón (Madrid) y detuvo a sus captores.

Otras acciones terroristas destacadas de los GRAPO fueron los asesinatos del director general de Prisiones y político de UCD, Jesús Miguel Haddad Blanco (23 de marzo de 1978;) del presidente de la Sala IV del Tribunal Supremo, Miguel Cruz Cuenca (8 de enero de 1979); y del general del cuerpo de Artillería, Andrés González de Suso (4 de mayo 1981), todos ellos en Madrid.

El 27 de junio de 1995 los GRAPO secuestraron en Zaragoza al empresario aragonés Publio Cordón. Aunque los terroristas anunciaron su liberación el 17 de agosto de ese año a cambio de 400 millones de pesetas, el empresario permaneció largo tiempo en paradero desconocido. La última víctima mortal de los GRAPO fue Ana Isabel Herrero, asesinada en Zaragoza el 6 de febrero de 2006 durante el intento de secuestro de su marido, el empresario Francisco Colell, por tres individuos que se identificaron como miembros de la organización terrorista.

Principales operaciones policiales y huelga de hambre
Los GRAPO han sufrido importantes golpes policiales a lo largo de su historia, que en ocasiones han llevado a las fuerzas de seguridad a considerar que la banda estaba prácticamente desmantelada.

El 9 de octubre de 1977 fue detenido el Comité Central de la organización, el "comando Madrid" y el secretario general del PCE-r, Manuel Pérez Martínez, "camarada Arenas".

En 1979 se desarrolló una operación en Madrid, Valencia y Barcelona, que culminó con la detención de veintiseis activistas, entre ellos el dirigente José María Sánchez Casas.

Sin embargo, el 17 de diciembre de 1979 se fugaron de la prisión de Zamora los terroristas Juan Martín Luna, Abelardo Collazo Araujo, Francisco Brotons Beneyto, Fernando Hierro Chomón y Enrique Cerdán Calixto.

En enero de 1985 los comandos que operaban en Galicia, Asturias y Barcelona fueron desarticulados.

En noviembre de 1989 varias decenas de presos de la organización iniciaron una huelga de hambre en protesta por la política de dispersión penitenciaria, que se prolongó durante meses. Tras 177 días sin recibir alimentos sólidos, el 24 de mayo de 1990 murió José Manuel Sevillano. Otros reclusos sufrieron graves secuelas en su salud.

Dos meses antes (17 de marzo de 1990) dos activistas habían asesinado en Zaragoza al doctor José Ramón Muñoz Fernández, quien había atendido a algunos de los terroristas en huelga de hambre. El Ministerio de Justicia había ordenado la alimentación forzosa de los reclusos que se encontraban en estado grave.

En la madrugada del 31 de marzo de 1992 Fernando Silva Sande logró evadirse, en una espectacular fuga, de la cárcel de Granada.

El 9 de noviembre de 2000 la Policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, desmanteló en París la dirección de los GRAPO al detener a siete de sus miembros, entre ellos los máximos dirigentes Manuel Pérez Martínez y Fernando Silva Sande, acusado del secuestro de Publio Cordón.
También fueron capturados José Luis Elipe López, María Victoria Gómez Méndez, Isabel Llaquet Baldellou, José Antonio Peña Quesada y Rosario Llobregat Moreno.

El 18 de julio de 2002 otra operación conjunta franco-española permitió detener a los presuntos sustitutos de la dirección anterior y a otros activistas de la banda.

Entre los detenidos en París estaban Fernando Hierro Chomón, presunto jefe militar de la banda, Marcos Martín Ponce, supuesto dirigente de los comandos; y Gema Rodríguez Miguel, presunta responsable de recomponer la dirección. Además fueron apresados en la capital francesa Josefina García Aramburu, Joaquín Garrido González, Marcos Manuel Regueira Fernández, Belén López Calderón y María Angeles Ruiz Villa.

En España ingresaron en prisión Jesús Merino del Viejo, Aurora Cayetano, Yolanda Fernández, Josefa María Bamos, Carmen Muñoz y Leoncio Calcerrada.

El 23 de julio de 2003 el Tribunal Correccional de París condenó a 'Camarada Arenas', Silva Sande, Isabel Llaquet y Jose Luis Elipe a diez años de prisión; a Victoria Gómez, a ocho; a José Antonio Peña, a seis; y a María Rosario Llobregat, a tres. Las penas de los cuatro primeros fueron finalmente reducias a ocho años por el Tribunal de Apelación, que aumentó la de José Antonio Peña, también a ocho.

El 9 de junio de 2006 el entonces máximo dirigente de la organización terrorista, Juan García Martín, su novia, Carmen Cayetano Navarro, y María Aranzázu Díaz Villar fueron detenidos en una operación llevada a cabo en la localidad de Reus (Tarragona).

El 5 de diciembre de 2006 la Policía Nacional detiene al presunto miembro de GRAPO, Vicente Sarasa Cecilio.

El 15 de diciembre de 2006 la Policía detiene en Sevilla a la presunta miembro de los GRAPO, Esther González Ilarraz.

El 7 de junio la Guardia Civil detiene en cuatro pisos de Barcelona a seis presuntos miembros de los GRAPO: Jorge García Vidal, Israel Clemente López, José Francisco Cela Seoane, Manuel Ramón Arango Riego, Isabel María Aparicio Sánchez y Lucio García Blanco.

El 11 de julio de 2007 fue detenido en la ciudad italiana de Novara el supuesto miembro de los GRAPO, Antonio Lago Iglesias.

El 23 de enero de 2008 la Guardia Civil detiene en el curso de la denominada "operación Ditalco" a cinco personas acusadas de formar la "estructura legal" de la banda terrorista: Juan Manuel Olarieta Alberdi, José Luis Fernández González, Fernando Cantabrana Berrio, Fernando Rodríguez Blanco y Carlos Cela Seoane.

Negociaciones para dejar las armas y última etapa
En junio de 1996 diversos medios publicaron que el CESID, en nombre del Gobierno presidido por José María Aznar, negociaba con los GRAPO su abandono de la lucha armada.

Sin embargo, la falta de datos sobre el paradero de Publio Cordón y la ausencia de un declaración pública del "camarada Arenas" frustaron el acuerdo y en febrero de 1997 los abogados del los presos de los GRAPO anunciaron que las negociaciones estaban rotas.

El 29 de enero de 1998 la explosión de una bomba de fabricación casera en la empresa madrileña de trabajo temporal "People" se convirtió en el primer atentado de los GRAPO desde el secuestro de Cordón.

Desde entonces, entre las acciones terroristas de la banda, destacan tres cometidas en 2000: la muerte de dos vigilantes de seguridad (mayo) durante el asalto a un furgón blindado en Vigo; el asesinato de un policía nacional en Madrid (noviembre) y la explosión de una bomba en la sede del diario El Mundo en Barcelona (septiembre) que causó severos destrozos y cinco heridos leves.

El 6 de diciembre de 2001 Estados Unidos incluyó a la banda en su lista de organizaciones terroristas y el 27 de ese mes la Unión Europea también la incorporó a su relación.

El 18 de marzo de 2003 la Justicia española suspendió las actividades del Partido Comunista de España Reconstituido PCE(R), el brazo político de los GRAPO, al considerar que "fija la táctica y estrategia de la lucha armada".

HISTORIA DEL GRAPO El origen de la organización terrorista GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascistas Primero de Octubre) se remonta a la década de los 60, cuando un minúsculo grupo de radicales marxistas-leninistas escindidos del PCE y en el exilio se reunió en Bruselas para fundar la Organización de Marxistas Leninistas Españoles (OMLE), que se autodisolvió en 1975.

De ahí surgió el Partido Comunista Español Reconstituído (PCE-r), en cuyo I congreso, en ese mismo año, se decidió crear una "sección técnica" o brazo armado del partido, los GRAPO.

El grupo terrorista abrió su historial delictivo el 2 de agosto de 1975 con una acción emprendida contra dos guardias civiles, uno de los cuales falleció, en el canódromo de Madrid. Desde entonces ha causado 87 víctimas mortales, la última de ellas un policía nacional que fue asesinado de un disparo en el barrio madrileño de Carabanchel el 17 de noviembre de 2000.

El primer atentado del que abiertamente se responsabilizó el grupo fue el asesinato de 4 policías nacionales el primero de octubre de 1975, en Madrid, en respuesta a los últimos fusilamientos franquistas, el 27 de septiembre -2 "etarras" y 3 miembros del FRAP-.

A lo largo de su violenta carrera los GRAPO han elegido mayoritariamente como blancos a edificios públicos de Madrid, Cataluña, Galicia y Zaragoza.
Sus integrantes, sin apenas infraestructura, eligen las zonas periféricas de las grandes ciudades para ubicarse bajo falsa identidad -en 1988 robaron en Madrid impresos de DNI-, donde pasan largas temporadas sin estar activos, hasta que nuevamente resurgen. Las armas que suelen emplear son las arrebatadas a sus víctimas, así como las que les entran por Portugal y las adquiridas en el "mercado negro".

Los GRAPO han perpetrado numerosos atracos -sólo entre 1988 y 1992 obtuvieron un botín que superó los 238 millones de pesetas-, algún secuestro y el cobro del "impuesto revolucionario" para poder financiar sus actuaciones más importantes.

Entre las acciones más importantes de los GRAPO destacan: los secuestros del presidente del Consejo de Estado Antonio María de Oriol y Urquijo (11 diciembre 1976) y del teniente general y presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar Emilio Villaescusa Quilis (24 enero 1977); los asesinatos del director de Instituciones Penitenciarias Jesús Haddad (1978) y del presidente de la Sala VI del Tribunal Supremo Miguel Cruz Cuenca (8 enero 1979); y el atentado contra la cafetería madrileña "California 47" (26 mayo 1979), que produjo 8 muertos y 40 heridos.

La Policía ha asestado en varias ocasiones importantes golpes a la organización. El 9 de octubre de 1977 fueron detenidos todos los miembros del Comité Central, el "comando Madrid" y el secretario general del PCE-r, Manuel Pérez Martínez, (a) "camarada Arenas".

El 5 de diciembre de 1992 la Guardia Civil apresó a tres de los cabecillas de la banda: Laureano Ortega Ortega, Encarnación León Lara y Elvira Diéguez Silveira.

Algunos de los "históricos" encarcelados (José Balmón, Joaquín Calero, Mercedes Padrós Corominas...) salieron a la calle pero otros, como el "camarada Arenas" e Isabel Llaquet Valdelló, optaron por trasladarse a Francia y desde allí convertirse en ideólogos de la banda.

En 1979 se desarrolló una operación contra los GRAPO en Madrid, Valencia y Barcelona, que culminó con la detención de 26 activistas, entre ellos el dirigente José María Sánchez Casas.

Pero los terroristas reaparecieron al decretarse la amnistía, cumplir sus condenas y al fugarse de la prisión de Zamora (17 diciembre 1979) Juan Martín Luna, Abelardo Collazo Araujo, Francisco Brotons Beneyto, Fernando Hierro Chomón y Enrique Cerdán Calixto.

El 3 de noviembre de 1995, la Policía detuvo a quince personas entre Cádiz, Valencia y Barcelona. En esta última ciudad fueron detenidos los "históricos" Enrique Cuadra Echeandía y Concepción González Rodríguez, mientras que de los ocho detenidos en Cádiz sólopasaron a disposición judicial tres de ellos.

En noviembre de 1982 ofrecieron un "alto el fuego" basado en 7 premisas fundamentales: amnistía total, "depuración" de los cuerpos de Seguridad, salida española de la OTAN, desmantelamiento de las bases estadounidenses en España, solución del paro y la miseria, convocatoria de nuevas elecciones y elaboración de otra Constitución.

Los comandos que operaban en el norte de la península ("comandos Galicia-Asturias, Norte y Barcelona") fueron desarticulados en enero de 1985. Sin embargo, los GRAPO volvieron en 1987 a organizarse con un nuevo "comando", llamado "itinerante" o "Guadiana", más sanguinario aún y con gran facilidad para desplazarse por distintas provincias en breves intervalos de tiempo.

Durante ese mes de diciembre, el día 11, sesenta presos de los GRAPO comenzaron una huelga de hambre en protesta por la política de dispersión por distintos centros penitenciarios. La huelga se prolongó por casi cinco meses y Justicia ordenó la alimentación forzosa de los reclusos que se encontraban en estado grave. José Manuel Sevillano murió tras permanecer 177 días sin alimentos sólidos.

A consecuencia de la asistencia médica alimentaria, el 27 de marzo de 1990 dos activistas asesinaron en Zaragoza al doctor José Ramón y Fernández, quien atendió a algunos de los huelguistas.

El 28 de septiembre fue apresado Francisco Alegret Calero, en el madrileño barrio de Carabanchel, y más tarde fue descubierto un piso franco en Zaragoza. La acción culminó con la detención por la Guardia Civil de la colaboradora de la banda Candela del Pino Ollero.

En la madrugada del 31 de marzo de 1992 Fernando Silva Sande logró evadirse, en una espectacular fuga, de la cárcel de Granada.

El 5 de diciembre, agentes de tráfico de la Guardia Civil detuvieron en Santander a Laureano Ortega Ortega, Encarnación León Lara, que resultó gravemente herida en el enfrentamiento con los guardias civiles, y a Elvira Diéguez. Un cuarto terrorista logró huir. La Policía localizó un piso franco en la capital cántabra.

Cuatro días después, efectivos de la Guardia Civil detuvieron a María Dolores Ruiz Maldonado en su domicilio de Ortuella (Vizcaya) como presunta integrante de la banda. Mientras, la Policía Nacional localizaba otro piso en Santander utilizado por la organización.

El 11 de enero de 1993, Fernando Silva Sande junto a Valentín Benito Iñigo, Enrique Cuadra Echeandía e Isabel Santamaría del Pino, atracaron a dos guardias jurados de la empresa de seguridad "Prosegur" que salían con la recaudación del Galerías Preciados de la calle Villarroel, de Barcelona, y se apoderaron de 13 millones de pesetas y de los revólveres de los vigilantes.

El 7 de abril de 1993, Isabel Santamaría del Pino, Pedro Luis Cuadrado Delabat y Valentín Benito Iñigo murieron cuando intentaban asaltar un furgón blindado de "Prosegur" en Zaragoza, al estallarles una bomba-lapa que habían adosado al vehículo. En el frustrado atraco también falleció el vigilante Manuel Escuder Gimeno, que es su última víctima mortal, y cuatro personas más resultaron heridas de diversa consideración.

Los GRAPO volvieron a hacer acto de presencia en Madrid el 28 de mayo, a escasos días de la celebración de las elecciones generales del 6 de junio, con la colocación de tres artefactos explosivos en la sede central de la Agencia EFE, la Federación Socialista Madrileña (FSM) y la Junta Electoral Zonal, que sólo ocasionaron daños materiales, ya que los inmuebles habían sido desalojados tras recibirse las amenazas de bomba.

La Policía volvió a asestar un duro golpe el 13 de junio al debilitado GRAPO al descubrir en Valencia un piso franco en el que guardaban armas y explosivos.

El 1 de julio, cinco integrantes de la banda asaltaron un furgón blindado de Prosegur cuando transportaba la recaudación del centro comercial de bricolage Leroy Merlín, en la localidad barcelonesa de Sant Quirce del Valles, y se apoderaron de un botín de 25 millones de pesetas. En el atraco, que se realizó explosionando las puertas blindadas del vehículo, un vigilante jurado resultó herido grave al ser alcanzado por la deflagración. La Guardia Civil identificó entonces las huellas dactilares de Fernando Silva Sande y Enrique Cuadra Echeandía.

Nuevamente los "históricos" Fernando Silva Sande y Enrique Cuadra Echeandía, junto a una mujer, intentaron el 14 de noviembre asaltar un furgón blindado de la empresa de seguridad Ausy Segur, en Granollers (Barcelona), pero fallaron en su propósito y sus miembros se dieron a la fuga tras herir levemente al conductor del vehículo al estallar una "bomba lapa" de escasa potencia en su puerta.

Fernando Silva Sande y Enrique Cuadra Echeandía reaparecieron el 3 de marzo de 1995 en Barcelona, donde junto a otras dos personas atracaron, a mano armada y a cara descubierta, la sucursal de la Caixa de Galicia de la calle Rosselló, tras haber mantenido secuestrado desde la noche anterior al director de la entidad y obligarle a abrir en esa mañana la oficina, de cuya caja fuerte se llevaron unos seis millones de pesetas.

El 2 de abril de 1995 una persona murió y otras dos resultaron heridas de gravedad al explotar un artefacto que dos desconocidos colocaron bajo un vehículo blindado que trasladaba la recaudación de un hipermercado de Vigo. Se investigó la relación del GRAPO con el suceso, aunque no se llegó a establecer.

El 7 de abril tres miembros de la banda secuestraron en su domicilio de Barcelona al director de la sucursal barcelonesa "Caixa-Bank" en la Travesera de Gracia número 107, y a su familia, y con posterioridad se apoderaron de 7 millones de pesetas en la oficina bancaria.

El 17 de abril se inició en la Audiencia Nacional el juicio contra siete miembros de la organización: Laureano Ortega Ortega, Guillermo Vázquez Bautista, Olga Oliveira Alonso, María Jesús Romero Vega, Jesús Cela Seoane, Javier Calcerrada Fornielles y Encarnación León Lara, que fueron condenados a 171 años de cárcel en total.

El 27 de junio secuestraron en Zaragoza al presidente de Previasa y del grupo hospitalario Quirón, Publio Cordón Munilla, quien ya fue amenazado hacía quince años por la organización y cuyo nombre aparecía en un listado de personas extorsionadas.

Una operación policial que buscaba el paradero de Cordón permitió el 3 de noviembre la detención de quince presuntos miembros de la organización en Cádiz, Valencia y Barcelona. Entre los detenidos se encontraban los cabecillas Enrique Cuadra Echeandía y Concepción González Rodríguez.
El 9 de agosto de ese mismo año, cuatro miembros de los Grapo fueron procesados por la desaparición de Cordón "sin dar razón de su paradero". Se trataba de Enrique Cuadra, José Ortín y Concepción González, todos ellos detenidos, y Fernando Silva Sande, procesado en rebeldía y última persona que, al parecer, le vio con vida.

En el mes de junio de 1996 se filtró a la prensa que el CESID, en nombre del Gobierno de José María Aznar, negociaba desde abril con la banda su abandono de la lucha armada, aunque la iniciativa partió del último Ejecutivo socialista.

El Gobierno transmitió al GRAPO que estaría dispuesto al reagrupamiento de todos los presos de esta banda y a su progresiva excarcelación a cambio del abandono de las armas.

Sin embargo, la negociación quedó congelada por la falta de datos reales sobre la situación de Publio Cordón y al silencio mantenido por el líder de la banda, Manuel Pérez Martínez, el "camarada Arenas", cuyo pronunciamiento público exigía el Gobierno.

En febrero de 1997 los abogados de los GRAPO anunciaron en rueda de prensa que las negociaciones con el Gobierno habían quedado rotas.
El 29 de enero de 1998 estalló una bomba de fabricación casera en la empresa de trabajo temporal "People", en Madrid, y causó importantes daños materiales. Aunque la explosión no se atribuyó inicialmente al GRAPO, la organización la reivindicó el 6 de mayo. Este fue su primer atentado desde que el 27 de junio de 1995 secuestró al empresario Publio Cordón.

Durante 1998, el GRAPO perpetró nueve atentados que causaron daños materiales diversos pero no víctimas, salvo el penúltimo, en el que tres personas sufrieron heridas leves.

El 5 de octubre de 1998 comenzó en la Audiencia Nacional el juicio contra los miembros del GRAPO Enrique Cuadra Echandía, Concepción González y José Ortín, presuntos secuestradores del empresario Publio Cordón en 1995, que admitieron su responsabilidad en el secuestro pero aseguraron que liberaron al industrial.

El 25 de noviembre artificieros de la Policía Nacional desactivaron otro artefacto explosivo del GRAPO en una empresa de trabajo temporal madrileña, último atentado de la banda en ese año.

Durante la campaña para las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 1999, el GRAPO atentó contra la sede el PP en Carabanchel (10 de junio) y la sede del PSOE en Vallecas (11 de junio).

El 4 de marzo de 2000, días antes de las elecciones generales, dos artefactos de fabricación casera explotaron en Barcelona en la sede del PSC del distrito de Sant Martí de Barcelona y en el Instituto Nacional de Estadística.

El 8 de mayo de 2000 dos trabajadores de Prosegur se convirtieron en las primeras víctimas mortales desde que el GRAPO volvió a la actividad armada. Ambos murieron durante el asalto a un furgón blindado de esta empresa en Vigo (Pontevedra) en el que otras cuatro personas resultaron heridas. Según explicaron los terroristas en un comunicado, uno de sus militantes resultó herido en la acción.

La Policía atribuyó al GRAPO la colocación de nueve bombas de fabricación casera, la mayoría de las cuales fueron explosionadas por la Policía, enttre el 7 y el 10 de junio. Estos atentados no causaron heridos pero sí algunos daños materiales. El objetivo de los terroristas fueron tres empresas de trabajo temporal (ETT) de Madrid, el Registro Civil de Valencia, una ETT de Barcelona y los juzgados de Miranda de Ebro (Burgos).

En Septiembre el GRAPO inició una nueva campaña de acciones terroristas, coincidiendo con el vigésimo quinto aniversario de la fundación de la banda.

El 23 de septiembre tres hombres y una mujer atracaron un furgón blindado en Barcelona y se llevaron 3,5 millones de pesetas, correspondientes a la recaudación de un supermercado.

El 27 de septiembre estallaron tres artefactos en otras tantas oficinas de trabajo temporal de Sevilla, Valencia y Vigo y al día siguiente fue desactivado otro colocado en una ETT de Madrid.

El 29 de septiembre tres encapuchados, dos hombres y una mujer, irrumpieron armados en la sede del diario El Mundo en Barcelona, dejaron una mochila en una papelera del entresuelo del edificio y advirtieron, antes de huir a pie, que en cinco minutos haría explosión.

La deflagración causó heridas leves a cuatro policías y a un transeúnte y cuantiosos daños materiales en las oficinas del periódico y en los locales colindantes.

En la madrugada siguiente el GRAPO hizo explotar una bomba en la sede del Partido Popular en el barrio madrileño de Hortaleza, que causó daños materiales escasos.

Fuentes policiales consideraron que el GRAPO intentó con estos atentados aparentar una fuerza que no poseía y señalaron que la banda disponía de una infraestructura escasa y un único comando operativo, presumiblemente integrado por "gente nueva" y con carácter itinerante.

El 9 de noviembre la Policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, desmanteló en París la dirección del GRAPO al detener a siete de sus miembros, entre ellos los máximos dirigentes Manuel Pérez Martínez, "Camarada Arenas", y Fernando Silva Sande, acusado del secuestro de Publio Cordón.

También fueron capturados José Luis Elipe López, María Victoria Gómez Méndez, Isabel Llaquet Baldellou, José Antonio Peña Quesada y Rosario Llobregat Moreno.

El 13 de noviembre la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó la reapertura del sumario sobre el secuestro de Publio Cordón, al estimar que las últimas detenciones, particularmente la de Silva Sande, podrían aclarar el paradero del industrial desaparecido.

El 17 de noviembre el GRAPO asesinó en el barrio de Carabanchel de Madrid al policía nacional Francisco Sanz Morales de un tiro en la nuca. Marcos Martín Ponce e Israel Torralba Blanco fueron identificados por la Policía como los presuntos autores del atentado.

No hubo nuevas acciones criminales del GRAPO hasta el 6 de noviembre de 2001, cuando cuatro presuntos miembros de la banda robaron once millones de pesetas de un furgón de la empresa de seguridad Prosegur en un centro comercial situado en Camargo, cerca de Santander. Los terroristas desarmaron a los vigilantes y, tras hacerse con el botín, lograron escapar pese a la persecución policial.

El 28 de enero de 2001 falleció en Córdoba el histórico dirigente de la banda terrorista José Manuel Sánchez Casas, quien se encontraba a la espera de un transplante de corazón.

En febrero de 2001 la Policía descubrió un piso en Madrid que había sido alquilado por presuntas miembros del GRAPO, identificadas como Gemma Rodríguez de Miguel y Esther González Ilarraz, que supuestamente formaban un comando junto a Marcos Martín Ponce e Israel Torralba, Durante 2001 hubo dos detenciones Joaquín Vieites (29 de julio en Cambados, Pontevedra) y su compañera María Eugenia Guimón (9 de octubre en Valladolid).

El 6 de diciembre de 2001 Estados Unidos incluyó a la banda en su lista de treinta y nueve organizaciones terroristas y el 27 de ese mes la Unión Europea también incorporó al grupo a su relación de organizaciones e individuos terroristas.

El 18 de julio de 2002 una operación conjunta realizada por la policía francesa y la Guardia Civil permitió desmantelar la dirección del GRAPO que sustituyó a la que cayó en noviembre de 2000 y detener a catorce presuntos miembros de la banda.

En Francia fueron arrestados Fernando Hierro Chomón, presunto jefe militar de la banda, Marcos Martín Ponce, supuesto dirigente de los comandos y a quien se atribuye el asesinato del policía Javier Sanz en noviembre de 2000, y Gema Rodríguez Miguel, presunta responsable de una célula armada y de la recomposición de la dirección.

También fueron apresados en París Josefina García Aramburu y Joaquín Garrido González, presuntos miembros de la comisión política, Marcos Manuel Regueira Fernández, Belén López Calderón y María Angeles Ruiz Villa.

En Vitoria, la Guardia Civil arrestó a la presunta activista Josefa María Baños Andújar y en Madrid a Jesús Merino del Viejo, Fernando Pérez López, Israel Moleón Martínez, Aurora Cayetano Navarro y Yolanda Fernández Caparrós.

Las fuerzas de seguridad registraron cinco pisos en París y tres en Madrid, en los que hallaron material y documentación que mostraba que los comandos preparaban nuevos atentados. En los pisos de la capital de España la Guardia Civil se incautó de dos pistolas, una de ellas utilizada en el asesinato del policía Javier Sanz.

El 21 de julio la Guardia Civil registró un piso en Marín (Pontevedra) en el que encontró abundantes documentos y fue detenido en París Antonio Lago Iglesias, presunto responsable de las relaciones del GRAPO con otras bandas europeas.

Al día siguiente la Guardia Civil apresó en el barrio madrileño de Vallecas a Carmen Muñoz y Leoncio Calcerrada, supuestos colaboradores del GRAPO, y localizó dos zulos vacíos en la localidad de Cercedilla.

Todos los detenidos en Francia ingresaron en la cárcel acusados de pertenencia a banda armada y la Audiencia Nacional ordenó también prisión para Jesús Merino, Aurora Cayetano, Yolanda Fernández, Josefa María Bamos, Carmen Muñoz y Leoncio Calcerrada. Ismael Moleón obtuvo la libertad bajo fianza de 1.200 euros y Fernando Pérez quedó en libertad.

El 26 de agosto salió de prisión el histórico dirigente del GRAPO Francisco Brotons Beneyto tras cumplir condena durante casi 25 años en diversos centros penitenciarios.

El 26 de noviembre de 2002 la Guardia Civil detuvo en Madrid a siete presuntos miembros del GRAPO, seis en Madrid y uno en Valladolid, y al día siguiente fue apresado otro en Pontevedra. Supuestamente se encargaban de tareas de organización, propaganda y relaciones internacionales dentro de la organización.

En Madrid fueron detenidos Francisco Javier García Victoria, Aníbal Saugar Rubio, Juan Carlos Matas Arroyo, Carmen López Anguita, Josefa Alarcón Lafuente, 'Pepa', y Victorio Calcerrada Fornielles.

En Valladolid fue apresada Eugenia Gimón Aranda y en Pontevedra, al día siguiente, su compañero, Joaquín Vieites. Ambos habían sido detenidos en 2001 y luego puestos en libertad.

Los seis primeros fueron procesados por la Audiencia Nacional acusados de un delito de pertenencia a banda armada e ingresaron en prisión. Gimón y Vieites, ya imputados por el mismo delito en otra causa, fueron puestos en libertad al no encontrarse nuevos elementos incriminatorios contra ellos.

El 18 de marzo la Justicia española suspendió las actividades del Partido Comunista de España Reconstituido PCE(R), el brazo político del GRAPO, al considerar que ""fija la táctica y estrategia de la lucha armada".

El 23 de julio de 2003 Manuel Pérez Martínez, 'camarada Arenas', Fernando Silva Sande, Isabel Llaquet y Jose Luis Elipe fueron condenados a diez años de prisión por el Tribunal Correccional de París en el juicio contra la dirección del GRAPO desmantelada en noviembre de 2000 en París.

También fueron condenados sus compañeros Victoria Gómez (ocho años de prisión); José Antonio Peña (seis) y María Rosario Llobregat (tres).
El 17 de diciembre de 2003 la Policía detuvo en Fuenlabrada a los presuntos miembros de un comando operativo del GRAPO Francisco Rodríguez Muñoz, Ignacio Varela Gómez y Mónica Refojos Pérez. Las fuerzas de seguridad atribuyen a los dos primeros varios atracos. Todos ellos ingresaron en prisión por orden del juez.

El 11 de febrero de 2004 fueron detenidos los presuntos miembros del GRAPO Nekane Ruiz Maldonado y David Pérez Hernando en las localidades vizcaínas de Ortuella y Barakaldo, respectivamente; y Fernando Cantabrana Berrio, en Vitoria. Los dos primeros ingresaron en prisión y el tercero quedó en libertad.

El 29 de abril de 2004 el Tribunal de Apelación francés redujo a ocho años las condenas impuestas a Manuel Pérez Martínez, "Camarada Arenas", Fernando Silva Sande, José Luis Elipe e Isabel Llaquet, y aumentó la de José Antonio Peña, también a ocho.

El 15 de diciembre de 2004 fue entregada temporalmente por Francia a España María Victoria Gómez Méndez, supuesta dirigente del GRAPO.
El 20 de mayo de 2005 la Policía francesa detuvo en Portbou (Girona) al presunto miembro de los GRAPO Luis Garaboa Bonillo, decimoquinto detenido por su presunta relación con el GRAPO desde la operación que desmanteló la dirección en julio de 2002.

El 6 de octubre 2005 Francia entregó temporalmente a España al presunto jefe político militar del comando central de los GRAPO, Fernando Silva Sande, para que pueda ser juzgado en nuestro país por el secuestro en junio de 1995 del empresario zaragozano Publio Cordón.

El 17 de octubre de 2005 el presunto miembro "histórico" de los GRAPO, Juan Antonio Ramón Teijelo, fue arrestado, junto a su compañera, Manuela Ontanía Galán, a las afueras de París.

El 6 de febrero 2006 el intento de secuestro del empresario Francisco Colell en Zaragoza, acaba con la vida de su esposa, Ana Isabel Herrero, y causa heridas graves al empresario.

El 21 de febrero de 2006 Josefina García Aramburu llega a Madrid tras se extraditada por Francia, para ser juzgada por su presunta integración en los GRAPO.

El 26 de febrero de 2006 fue detenido en Bilbao (Vizcaya) el supuesto activista de los GRAPO, Israel Torralba Blanco, relacionado, supuestamente, en el asesinato de Ana Isabel Herrero en Zaragoza.

El 16 de marzo los presuntos miembros del GRAPO, Israel Clemente y Jorge García Vidal, fueron identificados por la policía como los autores de un atraco cometido el mismo día en una sucursal del banco Bancaja de Castellón y en el que resultó herido el director de la entidad bancaria. Además la policía les imputó el asesinato de una mujer en Zaragoza el pasado 6 de febrero.

El 6 de junio de 2006 las autoridades francesas entregaron a España al presunto miembro de los GRAPO,José Antonio Peña Quesada, al que se vincula con la colocación de un artefacto explosivo en una sede del PSOE de Madrid en 1999.

El 9 de junio de 2006 el máximo dirigente de la organización terrorista, Juan García Martín, su novia, Carmen Cayetano Navarro, y María Aranzázu Díaz Villar fueron detenidos en una operación llevada a cabo en la localidad de Reus (Tarragona).

El 29 de junio de 2006 las autoridades francesas entregan a España a la presunta miembro de los GRAPO María Angeles Ruiz Villa, sobre quien pesaba una orden europea de detención y entrega cursada por la Audiencia Nacional por un delito de terrorismo.

El 3 de julio la Audiencia Nacional condena por integración en banda armada y falsificación a nueve miembros de los GRAPO y ordena la disolución de su brazo político, el Partido Comunista de España Reconstituido o PCE(r). Las penas fueron de 14 años de cárcel para Jesús Merino del Viejo, 11 años para Aurora Cayetano y Yolanda Fernández, 10 años y nueve meses para Carmen Muñoz y Leoncio Calcerrada, 8 años y nueve meses para Carmen López, 7 años y diez meses a Israel Moleón y 6 años para Francisco Javier García Victoria y Juan Carlos Matas.

El 4 de julio de 2006 dos hombres que se identificaron como miembro de los GRAPO, secuestran a punta de pistola al director de una sucursal de Caixa Galicia en Santiago de Compostela (A Coruña), de donde robaron 20.000 euros. La policía sospecha que los autores del atraco son Israel Clemente y Jorge García, presuntos autores del asesinato en Zaragoza de Ana Isabel Herrero el pasado 6 de febrero. En Suiza, dos artefactos de escasa potencia estallan en las fachadas del Consulado General y de la Oficina de Turismo de España en Zúrich y provocan daños leves en la fachada. La acción fue reivindicada por el PCE-r en un comunicado enviado al Servicio Telefónico Suizo.

El 13 de septiembre la Audiencia Nacional condena al miembro de los GRAPO Israel Torralba a seis años y seis meses de prisión por su intervención en el atraco a una sucursal bancaria de Valladolid el 21 de mayo de 1999.

El 18 de octubre de 2006 la Audiencia Nacional condena a Israel Torralba a siete años de prisión por un delito de robo con violencia e intimidación de carácter terrorista en relación con el atraco a una entidad bancaria en Barcelona el 11 de mayo de 2001.

El 30 de octubre de 2006 el histórico dirigente del GRAPO Manuel Pérez Martínez, "camarada Arenas", llega a España entregado por las autoridades francesas para ser juzgado por el secuestro del empresario Publio Cordón y dos atentados con bomba en 1998. El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ordenó su ingreso en prisión.

El 2 de noviembre de 2006 la Audiencia Nacional condenó a 17 años de cárcel a cuatro miembros del GRAPO -Jesús Merino del Viejo, Mónica Refojos, Josefa Baños y Santiago Rodríguez- por robar en 2001 a dos vigilantes de seguridad que se dirigían a un furgón blindado con la recaudación -68.725 euros- de un supermercado de un centro comercial de la localidad cántabra de Maliaño.

El 13 de noviembre de 2006, Isabel Llaquet Valdellou, dirigente del Partido Comunista de España reconstituido (PCE r), considerado por la justicia como integrado en los GRAPO, fue entregada por Francia a España de forma temporal para ser juzgada por su relación con el secuestro del industrial zaragozano Cordón, en 1995.

El 5 de diciembre de 2006 la Policía Nacional detuvo al presunto miembro de GRAPO, Vicente Sarasa Cecilio. El arrestado, nacido el 12 de enero de 1962 en Cádiz, portaba en el momento de su detención varios documentos de identidad falsos.
El 15 de diciembre de 2006 la Policía detuvo en Sevilla a la presunta miembro de los GRAPO, Esther González Ilarraz, acusada de pertenencia a banda armada y actos de terrorismo.

El 22 de diciembre de 2006 los dirigentes de los GRAPO Marcos Martín Ponce y Victoria Gómez Méndez -pareja del presunto secuestrador del industrial Publio Cordón, Fernando Silva Sande-, llegaron a España tras ser extraditados de forma definitiva por Francia para responder, en total, a 21 reclamaciones de la Audiencia Nacional.

El 23 de febrero de 2007 la Audiencia Nacional condenó a los miembros del GRAPO Ignacio Varela Gómez y Santiago Francisco Rodríguez Muñoz a una pena de veinte años de cárcel por herir de un disparo al cajero de una sucursal bancaria que pretendían atracar en Leganés (Madrid) en abril de 2003.

El 27 de abril el Consejo de Ministros aprueba el indulto de Sebastián Rodríguez Veloso, ex miembro de los GRAPO que cumplía condena por el asesinato del empresario sevillano Rafael Padura en 1984, con la condición de que abone las indemnizaciones pendientes. Rodríguez Veloso, confinado en una silla de ruedas después de mantener una huelga de hambre en 1990 cuando estaba en la cárcel, logró cinco medallas de oro en los Juegos Paralímpicos de Sydney 2000 y tres en los de Atenas 2004, en las pruebas de natación.

El 7 de marzo de 2007 dos miembros del GRAPO, Israel Clemente López y Jorge García Vidal, atracan una sucursal bancaria de Murcia. Los atracadores fueron identificados el 10 de marzo al ser cotejadas las impresiones digitales halladas en el lugar de los hechos.

El 7 de junio la Guardia Civil detiene en cuatro pisos de Barcelona a seis presuntos miembros de los GRAPO. Entre los detenidos están Jorge García Vidal e Israel Clemente López, relacionados con el asesinato de la esposa del empresario Francisco Colell, Ana Isabel Herrero, el 6 de febrero de 2006 en Zaragoza. Los otros detenidos en la operación, tras la que la Guardia Civil considera "totalmente desarticulada la estructura clandestina PCE(r)-GRAPO", son José Francisco Cela Seoane, Manuel Ramón Arango Riego, Isabel María Aparicio Sánchez y Lucio García Blanco.

El 11 de julio de 2007 fue detenido en la ciudad italiana de Novara el supuesto miembro de los GRAPO, Antonio Lago Iglesias.

El 20 de septiembre fue entregado por las autoridades francesas, José Antonio Ramón Teijelo, máximo responsable de los comandos armados de los GRAPO desde finales de 1995 hasta junio de 1998.

El 23 de enero de 2008 la Guardia Civil detiene en el curso de la denominada "operación Ditalco" a cinco personas acusadas de prestar apoyo a los GRAPO y que según el Ministerio del Interior formaban la "estructura legal" de la banda terrorista.

Los detenidos son Juan Manuel Olarieta Alberdi, arrestado en Madrid; José Luis Fernández González, en Vigo (Pontevedra); Fernando Cantabrana Berrio, en Vitoria (Álava); Fernando Rodríguez Blanco, en Ortuella (Vizcaya); y Carlos Cela Seoane, en A Coruña.

El 25 de enero el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ordena prisión incondicional para cuatro de los cinco detenidos, mientras que para el quinto, el parapléjico José Luis Fernández González, solicita cárcel eludible bajo fianza de 12.000 euros y comparecencias semanales.
El 24 de febrero de 2009 se hizo pública la noticia de que el ex dirigente de los GRAPO, Fernando Silva Sande, se habría ofrecido en noviembre de 2008 a colaborar con la justicia para esclarecer los crímenes sin resolver de esta organización terrorista, entre los que se encontraría el secuestro del empresario nacido en Soria Publio Cordón.

A raíz de esta confesión el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, reabrió la investigación sobre el paradero del empresario y la Guardia Civil comenzó la búsqueda de sus restos en el sureste de Francia, cerca del conocido como Mount Ventoux.

La Policía francesa en colaboración con la Guardia Civil española localizó el 11 de mayo de 2009 en un bosque próximo a la localidad de Maisse, al sur de la capital de Francia, dos escondites de la organización terrorista con armas y material explosivo. El primer escondite, formado por dos bidones cerrados, contenía veinte iniciadores de explosivos, cuatro pistolas, dos revólveres y diversa munición.

El segundo estaba formado por un único bidón y guardaba ocho kilos de sustancias para la fabricación de explosivos y cinco temporizadores.
El 23 de febrero de 2010 fue detenida en una céntrica calle de Sevilla Esther González Ilarraz, de 33 años, para cumplir la condena impuesta por la Audiencia Nacional por su participación en el asalto a un furgón blindado en Vigo, entre otros delitos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.