www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Por un total de 2.197 millones de dólares

Argentina "sepulta" al "corralito" con el último pago de los bonos Boden

viernes 03 de agosto de 2012, 04:14h
Este viernes el "corralito" se convertirá en historia en Argentina con la cancelación de los bonos Boden 2012, por un valor de 2.197 millones de dólares en títulos públicos emitidos en julio de 2002, en plena crisis financiera, para ser entregados a los clientes bancarios cuyos depósitos quedaron atrapados por el "crash" argentino.
La presidenta argentina, Cristina Fernández, aseguró que mantendrá una política de desendeudamiento para garantizarse una "inmensa independencia" frente a la volatilidad internacional y afirmó que sólo es posible saldar los compromisos si se crece "porque los muertos no pagan".

En un acto en la Bolsa de Buenos Aires, la mandataria ratificó que este viernes se cancelarán los Boden 2012, por un total de 2.197 millones de dólares, títulos públicos emitidos en julio de 2002, en plena crisis financiera, para ser entregados a los clientes bancarios cuyos depósitos quedaron atrapados en el "corralito".

"Hoy se cumple un ciclo histórico", dijo Fernández, quien señaló que el pago de esos bonos no es para "festejar" sino para "reflexionar" sobre el historial de Argentina como deudor y ratificar la política de desendeudamiento de su Gobierno.

En su discurso, transmitido a través de la cadena nacional de radiodifusión, Fernández repasó cómo Argentina se endeudó durante la última dictadura (1976-1983) y los efectos de la convertibilidad entre el peso y el dólar (1991-2002) que culminaron con la crisis de 2001-2002 y el llamado "corralito" bancario.

La mandataria afirmó que Argentina sólo pudo comenzar a pagar su deuda a partir de la recuperación del crecimiento económico, en 2003, cuando asumió el Gobierno su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, y quien entonces dijo ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) que debían dejar crecer al país porque "los muertos no pagan" sus deudas, frase recordada por Fernández.

Precisó que la deuda pública total de Argentina en relación al PIB bajó del 168 % en 2002 al 41,8 % sobre finales de 2011. En tanto, la deuda pública en manos de privados emitida en moneda extranjera pasó del 92 % del PIB en 2002 al 9,6 % y este viernes, tras la cancelación de los Boden 2012, bajará al 8,4 %.

Fernández destacó que este descenso se logró, principalmente, a partir de la reestructuración de la deuda en 2005 y de la cancelación de los pasivos con el FMI, en 2006, operaciones realizadas sin que Argentina tuviera acceso a los mercados.

Precisó que hace diez años Argentina necesitaba el 815 % de sus reservas monetarias para pagar la deuda en moneda extranjera a privados y sólo requeriría el 88 %.

Este nuevo perfil de deuda, destacó, le da al país "una inmensa independencia frente a la volatilidad de los mercados" y le "permite además actuar eficazmente contra el club de los endeudadores" que, dijo, piden que el país se endeude porque después lo paga el Estado.

"Tenemos que seguir en la tarea de desendeudarnos para no caer en lo que vive en mundo desarrollado en una forma dramática y que nos esta impactando también", señaló.

Fernández sostuvo que el millonario pago que se concretará este viernes "no es ningún mérito" sino simplemente el cumplimiento de una "obligación", aunque "es meritoria" para un país que cayó en cese de pagos hace una década y "virtuosa" en un mundo que "se está derrumbando".

La presidenta puntualizó que sólo el 22 % de los Boden 2012 permanece en manos de inversores argentinos, donde los principales tenedores son un sindicato y un banco, mientras que el resto está concentrado en fondos de inversión de Estados Unidos, Luxemburgo, Italia, Francia y Dinamarca.

"¡Que fantástico negocio hicieron, dos veces se quedaron con el dinero de los argentinos! No seamos más tontos. ¿No vemos que lucran, mienten, engañan, para poder lograr ganancias exorbitantes a costa de los argentinos?", dijo.

También criticó a las calificadoras de riesgo, que mantienen bajas notas para la deuda argentina, y que en 2001, recordó, no alertaron sobre la debacle que se avecinaba en el país.

Para 2012, el Gobierno argentino dispuso a través del Presupuesto el uso de 5.674 millones de dólares de las reservas excedentes del Banco Central para pagar deudas públicas.

Los vencimientos totales de deuda previstos para este año ascienden a 44.808,4 millones de pesos (9.805 millones de dólares) y el de este viernes es uno de los mayores de 2012.

El otro gran compromiso será en diciembre, cuando Argentina debe pagar 3.435 millones de dólares a los tenedores de bonos de deuda con cupones atados al crecimiento de la economía local.