www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crisis del euro

¿A quién va a vender ahora los automóviles, señora Merkel?

domingo 12 de agosto de 2012, 09:50h
Si alguien hubiera pasado los dos últimos años en una isla desierta, sin leer las noticias de la crisis del euro, y regresara de repente, quizá se preguntaría: ¿cómo pueden compartir la misma moneda un país al que el dinero le cuesta un 1,3% y otro al que le cuesta un 7%, como es el caso de Alemania y España? ¿Qué pueden tener en común la economía teutona, con un 6,6% de desempleo y la española, con un 24,6%? Sin embargo, esta semana se han detectado signos de que Alemania y España están en el mismo barco, y no sólo de palabra, sino con hechos.

Las dificultades que están atravesando los países periféricos como España o Italia lastran la economía alemana, cuyo principal mercado está en Europa. Los pedidos industriales del país que preside Angela Merkel bajaron un 1,7% en junio, el doble de lo previsto, y, según ha reconocido el Ministerio de Economía alemán, esta caída puede acumular un 8% al final del año.

Las dificultades de los clientes europeos de Alemania han motivado que este mes de julio, los pedidos industriales desde el continente, el 50% de sus exportaciones tienen ese destino, bajaran un 4,6%, según se ha conocido este martes.

En cuanto a la industria automovilística, parece que las grandes berlinas alemanas ya no se venden con tanta facilidad, con la crisis campando en Europa, ya que en julio las ventas de automóviles reflejaban una pérdida anual del 5%.

Son evidencias de que la desaceleración económica también se ha trasladado a la parte que mantenía su prosperidad en Europa. Este mismo miércoles, el Banco de Francia auguraba que la economía gala entraría en recesión en el tercer trimestre de este año. ¿Las razones que aducía? “La ralentización de la zona euro pesa sobre las exportaciones”, afirmaba el banco central francés, no sin dejar de notar que esas ventas se resentían particularmente en “los países del sur de Europa, donde nuestros socios están en dificultades (España, Italia)”.

El Banco Central Europeo también ha constatado la desaceleración de la economía europea, y ha rebajado en una y cuatro décimas, respectivamente, las previsiones de crecimiento de la zona euro, hasta el 0,3% para 2012 y el 0,6% para 2013, en la encuesta que realiza con los principales institutos de estudios económicos de Europa.

Se trata de una proliferación de síntomas de que la crisis de los países periféricos del euro ha saltado al resto y preocupa cada vez más en todo el mundo, desde al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama –que, tras conversar con Rajoy, envió a sus propios ‘hombres de negro’ a Madrid- hasta a las autoridades chinas, que este mismo viernes reconocían que la crisis de la eurozona había hundido sus exportaciones –en concreto, las destinadas a las economías del euro bajaron un 16,2%, con lo que el superávit comercial del gigante asiático bajaba en julio un 16,8% interanual hasta los 20.282 millones de euros.

Datos que sin duda harán reflexionar a las autoridades europeas durante este agosto en el que parece que se han detenido los engranajes para solucionar los problemas de España o Italia. Si las autoridades alemanas dan la alarma porque los problemas ajenos comienzan a repercutir en sus bolsillos, es posible que no pongan tantas pegas al Banco Central Europeo para que actúe y compre la deuda española e italiana para aliviar sus acuciantes problemas financieros. Y es que, aun siendo economías tan distintas, cada vez se evidencia más que Alemania no puede quedarse al margen de los problemas de sus socios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.