www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica económica

El FMI revive el “plan Chicago” para la banca

martes 14 de agosto de 2012, 21:18h
La banca mantendría todos los depósitos, sin prestarlos. Esa sería la principal característica de este plan, desarrollado en varias universidades estadounidenses. Una propuesta que han hecho otros autores y que cambiaría la mecánica del mercado financiero.
En los medios de comunicación arrecian las críticas por la ingente cantidad de dinero público que vuelca el Estado sobre los bancos. Tienen, se dice, una situación privilegiada. Lo que no se señala es el principal de los privilegios, que hace referencia a los depósitos.

En un contrato de depósito, el depositante pone en manos del depositario un bien para que lo custodie. En el caso de los bienes fungibles, como el dinero, le otorga una cantidad de ese bien no para que disponga de él, sino para que lo mantenga custodiado. Luego el depositante puede recuperar una cantidad igual de la cantidad depositada (menos una comisión). El privilegio de los bancos es que a ellos se les otorga la facultad de prestar parte de los depósitos. El hecho de que los demás no tenemos ese privilegio está ilustrado por el juicio contra Prisa por no mantener el 100 por ciento de los depósitos de los suscriptores de Canal+. Bien es cierto que Jesús Polanco salió bien librado de aquello, pero porque la justicia juega en ocasiones a hacer política, o viceversa.

Los bancos no sólo prestan sus depósitos, sino que han hecho de eso la principal característica de su negocio. Supongamos que hay un coeficiente de caja del 10 por ciento. El banco A, que recibe 1.000 euros, guarda 100 y presta 900. Estos 900 se depositan en el banco B, que guarda 90 euros y presta los otros 810. Y así sucesivamente, hasta multiplicar por 10, de la nada, la cantidad inicial. Esa multiplicación de depósitos se hace en forma de préstamos. Los bancos, en definitiva, gracias a ese privilegio, tienen la capacidad de crear crédito de forma prácticamente ilimitada. En estas condiciones, los ciclos maníaco-depresivos de auge y crisis son inevitables.

Hay un reciente informe, elaborado para el Fondo Monetario Internacional y escrito por Jaomir Benes y Michael Kumhof, titulado The Chicago Plan Revisited. Hace referencia a las ideas de Henry C. Simons, Fritz Lehmann, Frank D. Graham entre otros, pero especialmente las de Irving Fisher. Este plan de Chicago redivivo recoge las cuatro ventajas que le atribuye Fisher, las asume, y las considera válidas: 1) Se reducirían las fluctuaciones del crédito, 2) se eliminarían las corridas bancarias, y se reduciría 3) la deuda pública y 4) la deuda pública y 4) la privada.

Decía Walter Bagehot, el fundador de The Economist, en su obra Lombard Street, que la labor del banquero es la más fácil del mundo. Consiste en distinguir una letra de cambio de un crédito. En la banca actual depósitos y créditos están confundidos. Según los autores, “al haber de obtener fuera los fondos, en lugar de tener la capacidad de crearla por sí mismos reduciría en gran medida la capacidad de los bancos de crear ciclos económicos debidos a los cambios caprichosos en su actitud hacia el riesgo crediticio”.

Estas ventajas, según los autores, se lograrían “sin disminuir las funciones esenciales de un sistema financiero. Con el plan de Chicago las instituciones financieras privadas continuarían ofreciendo su papel clave de proveer un sistema de pagos, facilitar la asignación eficiente del capital a sus usos más productivos, y facilitar la coordinación intertemporal entre familias y empresas”.

En España, aunque desde una perspectiva diferente, el principal defensor de mantener una reserva del 100 por ciento en los depósitos es el catedrático de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos, Jesús Huerta de Soto, que ha expresado sus ideas en su monumental Dinero, crédito y ciclos económicos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.