www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Francia manda a los ricos al carajo

lunes 10 de septiembre de 2012, 21:24h
Libération, pese a su nombre, es un diario francés de ultra izquierda. O lo era, porque el capital de Rothchild y la necesidad de que no se le escapen todos los lectores lo han ido moderando. La portada puede entroncar con las visiones de la izquierda reconvertida, pero más allá del puro desahogo, no tiene mucha compasión con la lógica.

François Hollande ha anunciado un programa de recortes sobre el que enseguida iremos. Para justificar su espectacular cambio de posición, el presidente francés ha recuperado una vieja, viejísima, y querida, queridísima idea de los franceses: que los ricos lo paguen todo, todo lo que tienen, o que se queden lo suficiente como para mantener su piso en Paris y dejarse ver por los cafés de Saint Germain y los restaurantes del barrio latino.

El protagonista de la portada del diario fundado por Jean-Paul Sartre, Bernard Arnault, es el director de Louis Vuitton. Según Forbes, es la cuarta fortuna del mundo y la primera de Europa, justo por encima de Amancio Ortega. Su fortuna personal ronda los 41.000 millones de dólares. Es una de las personas en las que está pensado el nuevo impuesto impulsado por el presidente Hollande. Se trata de un impuesto sobre la renta que se quedaría con el 75 por ciento de lo que generen quienes ganan un millón de euros o más. Es razonable que Arnault desee visitar París como un belga más a tener que renunciar a tres de cada cuatro euros que gane por el hecho de que en su pasaporte diga que él es francés.

En principio, es lógico que quien genera una renta quiera quedársela. Ya sabemos que el Estado también quiere una parte, y que los ciudadanos lo aceptamos, en gran medida porque no nos queda otra. Pero también sabemos que quien puede se guarda una parte de su dinero. Arnault no será el último. Tampoco el primero. Una información de LibreMercado recuerda que ha sido una constante en Francia los altos impuestos a los ricos y su huida permanente a otros países.

Es el caso, por ejemplo, de Johny Hallyday. No es extraño que Hallyday se haya hecho rico, lo chocante es que lo haya logrado con su música. En cualquier caso se llevó su música, o al menos los beneficios que obtuvo con ella, a Suiza en 2006. La noticia recuerda sus palabras: "Estoy cansado de pagar tanto, eso es todo. Creo que después de todo el trabajo que he hecho durante casi 50 años, mi familia se merece vivir con cierta serenidad... Pero el 70% de todo lo que gano se va en impuestos". Y recoge un informe de Robert Goulder, según el cual la medida de Hollande afecta a unos 400.000 franceses. En Londres, los metres de los restaurantes están ya perfeccionando su francés.

No es el único medio crítico con la medida. Die Welt dedica todo un artículo a explicar que “Hollande sólo impulsa aún más la recesión en Francia”. El autor, Jan Dams, cree que “Los ingresos fiscales disminuirán más y Hollande, o bien subirá los impuestos de nuevo o tendrá que ahorrar aún más. Es un círculo vicioso”. Y sigue: “Lo que Francia necesita realmente, reformas de gran alcance en el mercado laboral y en la economía. Está dominada por los fuertes sindicatos, pero el país necesita modernizar su mercado de trabajo”.

Por otro lado, François Hollande, el campeón del discurso del crecimiento a base de gastar dinero, habla ahora de recortes en el gasto. Lo curioso es que el presidente Francés ha dicho que han que “encontrar” de 30.000 a 35.000 millones de euros de recorte. ¡Como si fuera labor para uno de los famosos exploradores franceses! Lo que va a tener que buscar Hollande a no muy tardar es algún rico al que quitarle el 75 por ciento de lo que gana.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.