www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS SINDICATOS, A HACER DAÑO

jueves 18 de octubre de 2012, 12:28h
UGT y CCOO se han convertido en un gran negocio y en agencias de colocación. No defienden los intereses de los trabajadores de forma preferente sino el de los propios sindicatos. Toxo y Méndez están irritados porque Rajoy les ha recortado algunas de las prebendas de las que se beneficiaban. UGT y CCOO se forran a través de subvenciones directas e indirectas de las cuatro Administraciones, la central, la autonómica, la provincial y la municipal. El 90% de lo que gastan es dinero público. Solo el 10% proviene de las cuotas de los afiliados.

Como ha demostrado el profesor Feito, una parte sustancial del paro es producto directo o indirecto de las actividades y de las exigencias de los sindicatos. La rigidez laboral por ellos impuesta ha conducido al cierre o al ere de centenares de miles de empresas. Ahora, cuando España empieza a salir de la crisis, plantean una huelga general, equiparándonos además a Portugal, Chipre y Malta, lo que ofrecerá en el mundo una imagen distorsionada de España como país económicamente débil.

Los abusos sindicales constituyen uno de los más graves problemas que padece España. Aquí no hemos tenido una Margaret Thatcher que haga frente a las tropelías de los sindicatos. Y Toxo y Méndez con el mayor cinismo, para demostrar que hay que contar con ellos y para recuperar prebendas, están dispuestos a socavar la recuperación económica emprendida por Rajoy.

Los sindicatos son piezas esenciales en una democracia pluralista. Hay que embridarlos y regenerarlos, no destruirlos. Por eso resulta necesario conseguir que pierdan el tufillo verticalista que heredaron de la dictadura. Es imprescindible promulgar una ley que diga: “Los sindicatos no podrán gastar un euro más de lo que ingresen a través de las cuotas de los afiliados”. Y en su caso someter esa ley a referéndum nacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.