www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

mundo árabe

Washington mantiene su apoyo al negociador de la ONU en el Magreb

miércoles 24 de octubre de 2012, 18:39h
Esta semana vuelve de nuevo a la región de África del Norte el negociador especial designado por la ONU para intentar recuperar el diálogo político entre las partes en conflicto en el Sahara Occidental. El rey Mohamed VI de Marruecos le otorgó el pasado mes de agosto de nuevo “su confianza”, tras la entrevista del soberano alauita con el Secretario general de la ONU Ban Ki Moon. Las otras partes aprobaron previamente su gestión.
Entre el 27 de octubre y el 15 de noviembre, Ross cogerá de nuevo el bastón de peregrino para viajar a Rabat, Argel, Nuackchott y Tinduf. Volverá a tantear el estado de ánimo de las partes directamente en conflicto acerca de la soberanía del Sahara Occidental, es decir el Gobierno de Marruecos y el Frente Polisario, y de las partes interesadas en el mismo, Argelia y Mauritania principalmente.

La aceptación por parte de Mohamed VI de la vuelta del diplomático norteamericano a la región, fue el fin del pulso que las Autoridades de Rabat lanzaron al negociador en mayo pasado cuando le retiraron su confianza. Una actitud no nueva, ya que se había producido en anteriores ocasiones con otros Enviados especiales de la ONU, pero que no gustó en Washington, donde lo diferencian del caso de James Baker, ya que éste dimitió voluntariamente de su cargo en los años 90 al constatar la imposibilidad de sentar seriamente a las partes en conflicto en torno a la mesa de negociaciones.

Cristopher Ross no había escondido en los meses que precedieron a su “desgracia” su objetivo de mantener la opción del Referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental como opción imprescindible para la solución del conflicto, tal como lo viene afirmando el Consejo de Seguridad de la ONU en todas las resoluciones adoptadas sobre el caso desde el alto fuero entre las partes en 1991. Sin que por ello hubiese que descartar en las discusiones la propuesta hecha por el gobierno de Rabat de una autonomía para el Sahara en el marco de la soberanía marroquí.

Además, según ciertas indiscreciones procedentes de Rabat, Ross admitía la necesidad de extender el mandato de la MINURSO (Misión de naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental) a las cuestiones humanitarias y de derechos y libertades, como hacen la mayoría de misiones de la ONU desplegadas por todo el planeta. Esta exigencia era pedida sobre todo por parte del Frente Polisario, aunque limitada al territorio del Sahara bajo administración de Marruecos, y no a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en el suroeste de Argelia, donde diversos colectivos han venido denunciando repetidamente las restricciones a las libertades impuestas por “el partido único”, el Frente Polisario, desde hace más de 35 años.

Precisamente Mohamed Abdelaziz, el líder del Polisario, ha expresado este domingo su esperanza de que la nueva gira de Ross en la región contribuya a “reactivar el proceso de paz”. Para el dirigente independentista la MINURSO debe actuar en “un clima de credibilidad, transparencia y libertad de movimiento y comunicación con los ciudadanos saharauis”.

Coincidente con los preparativos de la llegada de Cristopher Ross al Magreb, el Tribunal Militar de Rabat ha aplazado sine die el juicio que debía realizarse hoy día 24 de octubre en contra de los presos saharauis conocidos como “el grupo de Gdeim Izik”. Según el Procurador del Rey “los abogados de la Corte no han tenido tiempo suficiente para estudiar el caso”, después de que se haya unido al citado grupo el ciudadano saharaui Lbakai Laarabi el pasado 11 de septiembre.

Tanto la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos (ASVDH), como la Asociación Saharaui de Defensa de los Derechos Humanos (ASADEH), han manifestado su protesta por esta postergación injustificada. El propio proceso ante la jurisdicción militar suscita muchas inquietudes ya que los detenidos son civiles, que además se encuentran en prisión provisional sin cargos desde hace más de un año.

Al parecer Rabat no quiere abrir el juicio en los momentos en que Cristopher Ross hace su gira en la región. El cambio operado por el Rey sobre la visita del diplomático norteamericano es visto como un varapalo al equipo encargado de supervisar el dossier del Sahara Occidental en el Palacio Real, que previsiblemente hicieron cálculos erróneos sobre la posibilidad de Marruecos de cambiar el perfil del negociador. Este equipo cuenta sin embargo con varios de los personajes mas influyentes de Marruecos en estos momentos, el consejero real Fuad Ali el Himma, el jefe de los servicios secretos Yassin Mansuri y el también consejero real y exministro de Exteriores Tayeb Fassi Fihri. Según fuentes conocedoras de los entresijos palaciegos, el Rey Mohamed VI no habría apreciado particularmente el trabajo de su equipo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.